Comunicación científica: la oligarquía de las revistas de lujo

Esta semana me he estado informando sobre las revistas científicas. Igual que ocurre con el resto de medios de comunicación, hay unas poquitas que tienen mucho prestigio (las llamadas revistas de lujo), y luego están las demás. Publicar un artículo en una revista como Science te da reputación, incluso si tienes suerte puede que te caigan subvenciones. Si publicas en las otras, por muy bueno que sea tu trabajo puedes estar seguro que no tendrá la misma repercusión. Esto que podría parecernos de lo más lógico y normal a muchos científicos les trae de cabeza.

nature01403-f6.2

Las modas y los factores de impacto

Con la ciencia pasa algo parecido que con la moda: hoy se llevan los cuadros y mañana las rayas. A la hora de publicar, los directores de las revistas de lujo prefieren artículos que sigan las tendencias, y si son polémicos mejor. Es lo que vende. Pero hay que pensar que lo que se publica en una revista científica lleva detrás una investigación. Si yo quiero que me publiquen algo y tengo una investigación muy buena pero poco llamativa voy a tener que abandonarla y volcarme en el tema que esté de moda. Uno de los indicadores de calidad más famosos es el conocido como factor de impacto, que no es otra cosa que el número de veces que citan un artículo en otro. Evidentemente no siempre que citamos un trabajo es para halagarlo, pero esto parece que no se tiene muy en cuenta. Por si fuera poco se trata de la media de los factores, no es una indicador individual para cada pieza.

 Las otras revistas

Gracias a internet el número de revistas científicas ha aumentado notablemente. Randy Schekman, ahora que ha conseguido una reputación (gracias en parte a la publicación de sus trabajos en Science, Nature y compañía), ha decidido apostar por estas nuevas revistas y declararle la guerra a las que en su día fueron sus aliadas, como explicó en la ceremonia de los Nobel. Sobre este tema hablaban en La Rosa de los Vientos en diciembre: http://castroller.com/podcasts/LaRosaDe/3858788

Espiñeira Forcada, Andrea 141 D03

Advertisements

Posted on 3 Marzo, 2014, in Posts individuais and tagged , . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. El post viene a revelar uno de los problemas de difusión científica actual y de la evaluación de esta en manos privadas (Thomson Reuters). Dichas evaluaciones, aceptadas por gran parte de la comunidad científica, genera efectivamente contratos y subvenciones con los gobiernos y las empresas de los campos relacionados generando un entramado complejo de capitalización y de jerarquización de la ciencia y el valor de los grupos científicos. Como Schekman, que puede que efectivamente aproveche la oportunidad para promocionar su revista, hay científicos que postulan otras formas de evaluación más ecuánimes y no ha habido política de gobierno que, ante el global de las redes científicas y editoriales, se opusiera a esta forma de hacer ciencia y apoyar a la ciencia. O por lo menos yo no conozco esta política. Pueden consultar esto con el profesor que ya les he indicado en dos ocasiones y con algún director de revista científica.

    • Gracias por la sugerencia. Se lo comentaremos a Bermejo y buscaremos alguna forma de ponernos en contacto con algún director de alguna revista científica a ver que nos cuentan porque nosotros también desconocemos si hay políticas como las que describe usted.

      Espiñeira Forcada, Andrea 141 D03

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: