Crucitas también dice NO

3101301029_dcbbbec8f9_o copia

Fuente: Flickr

Como bien sabréis, la mina de Corcoesto actualmente está parada. Las razones de la Xunta en un principio fueron que la empresa no es todo lo solvente que debería, pero el problema no acaba ahí. El tema de la solvencia, como bien supondréis, es un pequeño bache que pueden resolver. Quizás no sea Edgewater, la empresa matriz de Mineira de Corcoesto que planteaba abrir la mina, sino que quizás sea otra empresa. Por si acaso fuera así, recientemente el ayuntamiento del Cabana de Bergantiños, concello del que forma parte Corcoesto, ha incluido en su PXOM (Plan General de Ordenación Municipal por sus siglas en gallego) el espacio dedicado a la mina. Les da igual que sea Edgewater u otra empresa. Parece que el ayuntamiento quiere mina (por desgracia en la visita que hicimos se nos escapó el alcalde).

Pero la ironía de la vida nos enseña una vez más la otra cara de la moneda. En contraste con Cabana de Bergantiños y la Xunta de Galicia que realmente quieren mina -aunque no siempre lo digan tan rotundamente-, encontramos una pequeña localidad en Costa Rica llamada Crucitas que ha dicho NO a la mina.

La localidad es pequeña, por no decir minúscula. Según el artículo de El País de dónde obtuve la información el pueblo apenas tiene diez casas -lo que me hace pensar una vez más en Corcoesto-, pero no es sólo que tenga diez casas, sino que se encuentra en medio de la selva, sin nada de civilización realmente cerca. Los pobladores han luchado desde el comienzo de la mina, que llegó a iniciar su actividad, siendo paralizada a posteriori.

La explotación es muy similar a la que Edgewater iba a hacer aquí. La empresa que explotaba el yacimiento también es canadiense y, por cosas del destino, la extracción también era de oro. Es un ejemplo de lo que podía haber pasado aquí. En el post grupal que hicimos ayer, comentábamos como un vecino nos contaba que vinieron los ecologistas y en sus charlas les decían que las vacas abortarían. Para ser sinceros fui escéptico. Pensé para mí: “les cuentan cuentos del lobo para que luego no duerman”. No dudo que pueda pasar eso, pero sólo si ocurre una desgracia y las balsas de cianuro se rompen. Nunca pensé que podría pasar por la actividad cotidiana de la mina. Pero según recoge El País, un habitante del lugar afirma que se le murieron “siete vacas en un día”. No niego que pueda ser mentira lo que cuenta este hombre, o parcialmente verdad, dado que es un opositor confeso al proyecto. Pero sin duda me ha llamado la atención.

En Crucitas, un pueblo prácticamente fantasma, han dicho que no. Y eso que más que dar un impulso a la economía del lugar, la crearía. De su actividad se beneficiarían todos. Los habitantes estarían orgullosos de que a su pueblo llegara gente nueva. Abrirían comercios, reabrirían la escuela, construirían casas… Una nueva vida para el lugar que es fundamentalmente pobre.

La verdad es que nosotros, simple gente de la calle, poco podemos decir con toda seguridad qué pasará. Sólo los expertos lo saben, o quizás ni ellos. No podemos saber a ciencia cierta si el funcionamiento o la instalación de la mina en Corcoesto provocaría una contaminación en los acuíferos o provocaría la muerte del ganado. Pero “si el río suena, agua lleva”, por lo que si hay problemas en otras minas, ¿no los habrá en esta? Quizás el no estar seguro no convence a muchos, pero: ¿estamos dispuestos a arriesgarnos?

Portela Rodríguez 143 B01

Advertisements

Posted on 7 Marzo, 2014, in Posts individuais. Bookmark the permalink. 6 Comentarios.

  1. Cuando visitasteis Corcoesto Selena me contó la opinión popular. La verdad que me sorprendió bastante, pero en estos tiempos la gente mira más a corto plazo -el trabajo que pueden obtener- que a largo plazo, y por lo tanto por su salud. Además está el tema de la manipulación, que nunca se llegará a saber de todo cuan perjudicial es la mina ni quién está detrás de todo. Lo de las vacas es una buena historia para contar alrededor de una hoguera como fábula, pero tengo mis dudas sobre eso -por lo menos que fuera por eso-.

    NEIRA CARBALLO, EVA 142.B03

  2. Dudo que de la explotación minera “se beneficien todos”,al menos a largo plazo. No creo que la salud de los mineros, del medio ambiente y del resto de la población, perjudicada por esta actividad; se vea compensada por un mayor impulso económico. Tenemos la manía de pensar que el progreso se traduce en más casas, más comercios, más gente. Quizá el progreso es precisamente cambiar nuestro concepto de progreso. Darnos cuenta de que una decisión precavida a tiempo, aunque no signifique más dinero, puede ser un paso adelante.

    PARDO CREGO, ALICIA 142.A04

  3. En otro post introducíais una situación similar: gente que se verá afectada directa o indirectamente por la mina y que no tiene o dice no tener una opinión formada sobre el tema. De aquí no puede salir nada bueno. ¿Cómo es posible que gente que vive en un pueblo pequeño no esté informado sobre las consecuencias de algo como una mina? Parte de la culpa la tienen los medios, que manipulan al antojo del mejor postor la opinión pública, pero es que también es muy cómodo dejarse manipular. Seguramente más de la mitad de la gente no quiera posicionarse públicamente a favor o en contra, no lo dudo. Aún así temas como este son los que deberían tratarse con especial cuidado en los medios, para evitar que a la hora de la verdad la gente ignore lo que es mejor, ya no digo para su comunidad, sino para uno mismo.

    Espiñeira Forcada, Andrea 141 D03

  4. A min este tema inponme bastante respeto. A explotación dunha mina, como todo, ten as súas partes positivas e negativas. Pero neste caso vais máis alá, posto que a decisión que se tome vai trascender á vida de moitas persoas. É certo que a curto plazo pode que sexa unha boa idea, posto que pode traer moitos ingresos ao pobo, pero a longo plazo as consecuencias na saúde e no medio ambiente poden ser terribles. Na miña opinión o mellor sería non arriscarse, sen ningunha dúbida, posto que non xogaría a miña vida nin a de outras persoas por nada. Pero o que máis medo dá e que a algunha xente antepoña a súa saúde e a da natureza por un puñado de cartos.
    Orge Fernández, María 142 A02

  5. Efectivamente, tenéis razón. Por el medio ha habido mucha manipulación, tanto en los medios como entre los propios vecinos. Corrían muchos bulos y el hecho de que a la gente le de miedo decir su opinión en público dice mucho. Está claro que los beneficios a largo plazo de una mina no son muchos, “pan para hoy, hambre para mañana”. Pero… ¿y si hoy no tienes nada que comer? Es decir, a veces es fácil decir lo políticamente correcto, pero la necesidad es necesidad.
    Por otra parte estoy de acuerdo al 200% con Alicia. En ocasiones el desarrollo no siempre tiene q ser más casas, dinero… hay muchos tipos de desarrollo…

  6. Portela Rodríguez, Pablo. 143 B01

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: