¿Cómo se comunican y relacionan los usuarios de Itínera?

Ahora que ya conocemos con relativa profundidad el funcionamiento y las actividades de la asociación Itínera, toca centrarse en la comunicación entre sus usuarios. Como ya dijimos en algún comentario, ellos se relacionan como en cualquier grupo más, como nosotros en clase, como unos compañeros de trabajo. Tienen más afinidades con unos que con otros. Algunos usuarios están internos en el hospital psiquiátrico de Conxo, por lo que tienen las salidas al exterior reguladas. Otros ya han salido de allí e intentan recuperar su día a día con su familia y amigos. También están los que ocupan un piso tutelado con otros usuarios y que viven al más puro estilo estudiante: reparto de las tareas de limpieza, de la compra semanal… Debido a estas situaciones, la gente que comparte esas experiencias tiende a unirse más mediante lazos de amistad. De esta forma, no resulta extraño que se produzca más conversación entre las personas del piso tutelado o entre las del hospital, ya que están más acostumbradas a esas caras. Unos se ayudan a otros en las actividades en grupo y ya conocen la personalidad de cada cual. A continuación podemos ver un vídeo de Fátima, la voluntaria que lleva uno de los grupos del taller de habilidades sociales y que nos ha hablado de la comunicación interpersonal entre usuarios:

Teniendo clara las relaciones que se crean, también es interesante ver cómo valoran la labor de la asociación. Muchos usuarios están de acuerdo en que lo que más les beneficia es la compañía y el hecho de que entre las paredes de Itínera nadie los juzgue. “A veces, fuera de aquí, la gente te mira como a un enfermo”, “me tienen llamado incluso pederasta”, “no me gusta cuando la gente me mira fijamente con cara extraña y eso me lo hacen mucho”, “parece que analizan cada uno de tus gestos”, son algunos testimonios de los usuarios. Se preocupan por su evolución y preguntan a otros usuarios, más que a los voluntarios, cómo los han visto ese día exponiendo en debate, por ejemplo: “¿Voy exponiendo mejor? Siempre me pongo algo nervioso”. No dudan en criticar lo que no les gusta. El día que asistimos a la actividad relacionada con el medioambiente nos hablaron del cansancio de estar tantas horas trabajando y, en el taller de habilidades sociales, una mujer criticó la dificultad de los temas de debate. Vemos así una comunidad tan real como cualquiera, con su forma de comunicarse y su organización interna. Predomina el buen trato entre los miembros, lo que no quita que no surja algún enfado como el que hubo que solucionar entre dos usuarios el pasado lunes en el taller de habilidades sociales.

Titorizado 4a 142.EOO

Advertisements

Posted on 7 Marzo, 2014, in Posts grupais and tagged . Bookmark the permalink. 8 Comentarios.

  1. Una buena muestra de que, en el fondo, casi todas las sociedades funcionan igual. Ya sea a nivel de la pequeña asociación que estáis estudiando, como la que estudiamos nosotros, la familia. Tienes más confianza y te sientes más cómodo con quien más convives, se crean lazos afectivos… También es interesante ver que uno de los miedos más comunes, el miedo a hablar en público, también lo es entre los miembros de Itinera.
    Claudia Vázquez Pérez 143 D00

  2. Precisamente en la reunión sobre el Epílogo de Bauman analizamos la creación de comunidades. Se crean diferentes comunidades (para aumentar la seguridad personal) que se pueden subdividir hasta llegar al término “familia”. Esto nos lleva a pensar que dentro de las macrocomunidades, pese a las diferencias entre grupos, existen una especie de microclimas que se repiten. Somos seres humanos con circunstancias diversas pero en el fondo alimentamos la interacción de la misma forma.

    Titorizado 4a 142.EOO

  3. ¿Limitar la convivencia y comunicación en un grupo es positivo o nos debilita? En vuestro post y sobre todo en el vídeo de la voluntaria de la asociación, se resalta como los miembros que comparten vivencias similares se entienden mejor y se agrupan más entre ellos, como los que están ingresados y los que viven tutelados. Es algo lógico y natural. Establecemos lazos con aquellos que nos comprenden mejor, que se acercan más a nuestros problemas, así el proceso de conocer al otro resulta más fácil, más seguro. Es como la simplificación de la sociedad de la que habla Henning Bech, buscamos conocer en profundidad ciertas personas de entre la multitud en que vivimos. Los medios del tercer sector de la comunicación, los comunitarios, también pretenden crear una comunicación interpersonal totalmente horizontal, basada en la igualdad. Aun así, quiero exponer la cuestión de si una comunicación centrada tanto en comunidad, en el asociacionismo, puede llegar a afectar la diversidad de personas, de temas, así como limitar la voluntad del individuo. ¿Realmente se logra una integración? Es interesante y estoy a favor de lo que puntualiza la voluntaria Fátima, en que no se establece la dicotomía “usuarios” y “voluntarios”, sino que las personas se entienden por las situaciones que comparten, independientemente si están trabajando o son los propios pacientes. Creo que el comunitarismo es dinámico, y los lazos pueden romperse, hacerse más fuertes, cambiar, etc.
    Pérez Hernández, Anna 142.F04

  4. Estamos de acuerdo, Anna. Enfocarse mucho en una comunidad reducida hace que realmente nos desintegremos con el resto. ¿Sabes lo que ocurre? Al hablar con los usuarios te das cuenta de que necesitan sentirse dentro de algo. Necesitan un ámbito limitado en el que comunicarse con sujetos parecidos porque afirman que el resto de la sociedad muchas veces los incomoda. Como diría Bauman: inseguridad, miedo. ¿Miedo razonable?

    Titorizado 4a 142.EOO

  5. Supongo que en este caso el miedo está más que justificado. Aunque la mayoría tenemos miedo, miedo a lo desconocido, a lo diferente. Pero, entonces, seria necesaria una labor de integración en la que las personas con trastornos, y aquellas que no, pudieran convivir y establecer lazos entre ellos. Basarse más en los vínculos según criterios de personalidad y afinidades y no tanto por su condición mental, como puntualizaba Fátima, la voluntaria.

    Pérez Hernández, Anna 142.F04

  6. Sí, por ese motivo intentan que se mantenga ese anonimato usuario-voluntario con el argumento de que, al fin y al cabo, todos se benefician. A veces lo consiguen y otras no, ya que muchos de los usuarios reales, como comentaba una vez la voluntaria Cris, lo primero que hacen es preguntar: ¿Tú eres usuario o voluntario?

    Titorizado 4a 142.EOO

  1. Pingback: Medios comunitarios y salud mental: un vínculo cada vez más fuerte | Común (e persoal)

  2. Pingback: Analizando el trabajo en equipo: memorias posts 142.E00 | Común (e persoal)

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: