¿Debo dicir que teño algunha enfermidade mental cando vou ligar?

Despois dos comentarios que estades facendo veume á cabeza Neil Hilborn, un poeta con trastorno obsesivo compulsivo. Mellor escoitalo a el.

Nun dos debates da asociación xurdiu o tema do ligar. ¿É unha complicación ir a un bar ou a unha discoteca un sábado pola noite e flirtear con alguén se se ten unha enfermidade mental? Moitos dos usuarios que participaron naquel día contestaron: “Todo vai ben ata que lle conto que padezo isto ou o outro. Nese momento foxen de min”. Isto é o que adoita acontecer. No momento no que a outra persoa descobre a enfermidade mental da primeira, independentemente do demais, reacciona con rexeitamento. Polo tanto, ¿debe un enfermo mental confesa-la súa enfermidade á hora de ligar nunha discoteca?

youtube.com

youtube.com

A maioría dos usuarios manifestaron que non. “Non vou casar con ela, non o ten que saber”. Pero algún outro usuario considerou que é de xustiza facerlle saber á outra persoa con quen está a tratar, de igual xeito que sería de xustiza facerlle saber que ten unha enfermidade como a sida. Daquela, ¿unha enfermidade mental aseméllase máis a un rasgo de personalidade (irrelevante no contexto dunha discoteca) ou a unha enfermidade como a sida?

Este rexeitamento produce inseguridade nas persoas con enfermidades mentais e que recorran a outros sistemas de contacto máis superficiais, como a internet. Aquí unha persoa pode ser quen queira ser, e o contacto é máis doado evitando o cara a cara. Ademais, como podedes ver na ligazón anterior, internet proporciona portais de contactos especializados: para guapos , para feos, para fumadores de herba, xente con semellanza física, mulleres en prisión e tamén persoas con enfermidades mentais. Eu pensara que o conto de que cada ovella coa súa parella quedara atrás.

Volvendo ao tema, ¿está inxustificado o rexeitamento cara ás persoas con algún problema mental neste contexto? Honestamente, creo que si está inxustificado e que xulgamos a unha persoa antes sequera de concederlle unha oportunidade.  Isto chámase prexuízo, pero desgraciadamente temo reaccionar igual que a maioría se me vise na situación.

MOSQUERA MONTOYA, ANTONIO 142.E01

Advertisements

Posted on 7 Marzo, 2014, in Posts individuais and tagged . Bookmark the permalink. 17 Comentarios.

  1. Vivimos en un mundo marcado por cánones sociales. Una chica tiene que ser alta y delgada, de pelo liso y occidental. Un hombre tiene que ser alto y fuerte. ¿Por qué? Yo cuando conozco a una persona, me da igual si ha llegado al bar en coche privado o en un autobús público, no me importa si odia la cebolla o si tiene un gato que se llama Guantes. Es decir, ¿tienes que contar toda tu vida en los primeros cinco minutos en los que conoces a alguien? Yo opino que no. Quien quiera saber mi vida, ya se interesará por saberlo. Del mismo modo que si te interesa una persona, le haces preguntas para conocer su pasado, sus gustos, si estudia… surgirá ese tema y será ahí, cuando se tiene la suficiente información sobre la persona que está en frente, cuando debamos escoger si irnos o seguir conversando.
    Por otro lado, no me parece adecuada la relación de una enfermedad mental con el sida. Lógicamente, hay tipos y tipos de enfermedades mentales, pero, desde mi limitado conocimiento, creo que en su mayoría no son contagiosas. El sida sí. Obviamente no llegas a esa persona que te parece atractiva y le dices, “hola, me llamo Sabela, tengo 19 años y tengo el VIH”. Pero sí que se dirá más adelante, cuando se vayan a mantener relaciones sexuales, básicamente porque puedes contagiar a la otra persona. ¿Pero en el caso de una enfermedad no contagiosa? Me parece una estupidez.

    Hay una cosa que está clara, quien algo quiere, algo le cuesta. Y si a ti te gusta una persona, no sales huyendo cuando escuchas que está enferma.

    Y ya para terminar, me gustaría relacionar este post con la película “Un paseo para recordar”, que creo que viene al caso totalmente.

    González García, Sabela 142.C004

    • Estou de acordo contigo, Sabela. Aínda que podemos dicir que na nosa cultura non existe o matrimonio por conveniencia, creo que moitas veces a sociedade marca como debe ser unha persoa ou con quen debe estar. A min encántame o fútbol pero, ¿fun eu quen escolleu iso? Nunca o plantexara pero se cadra eu sería un estupendo bailarín de ballet, se cadra levo un Billy Elliot dentro.
      Tampouco creo que teña que confesar que teño unha enfermidade mental cando falo con outra persoa nun bar. Incluso considero que non teño por que dicilo nun contexto de amizade. Só debo dicilo se a min me apetece contalo, pero non creo que sexa algo que se deba facer.
      Anoto a película. Intentarei vela pronto.

      MOSQUERA MONTOYA, ANTONIO 142.E01

  2. É triste ver os estereotipos que se xeran e que toda a sociedade contribúe a xerar. En caso de non dicilo, de agochar o que es e refuxiarse en xente á que lle acontece o mesmo derivase nun certo fenómeno de “guetización”, o cal perpetua o aislamento social. Eu creo que os efectos disto é a aparición do “autoestigma”, é dicir, que a propia persoa chegue a asumir os estereotipos negativos como algo normal. E nisto creo que os medios de comunicación poderan ter un papel moito máis relevante do que teñen, pois eles teñen capacidade de contribuir á normalización.

    • TUBÍO REI, OLAIA 143 C04

    • Si. Creo que o conto de que cada ovella vaia coa súa parella pode ser tamén un refuxio e pode derivar no illamento. Pero tamén creo que é complexo romper cos estereotipos e que o máis perigoso é que a propia persoa crea eses estereotipos. Pasa algo semellante co machismo ou coa violencia de xénero. O máis perigoso é que a muller acepte ese machismo e non o combata. ¿O papel dos medios de comunicación? Clave. Eles tamén son os encargados de denunciar certas condutas sociais e facernos reflexionar.

      MOSQUERA MONTOYA, ANTONIO 142.E01

  3. Totalmente de acuerdo con Sabela. En una primera toma de contacto también veo totalmente innecesario el hecho de tener que decir lo que tienes o dejas de tener. Si una persona se ve interesada en ti, ¿por qué vas a tener que decir que padeces el VIH, o que tienes -por ejemplo- síndrome de asperger, o lo que tengas? En cierto modo es como presuponer que el otro se va a ver condicionado por ello, y no tiene por qué ser así. Es como si a mi se me acerca un chico y le digo: oye mira, que tengo miopía, me falla un poco la rodilla…. Ya tendrá tiempo y tiempo para ver tus puntos fuertes y tus puntos débiles si la cosa llega a salir bien. ¿Por qué estropear un momento “especial” con una persona con la que igual no llega a pasar nada más contando nuestros problemas? Disfruta del momento.
    Ah y la relación con “Un paseo para recordar” o con “Una mente maravillosa” (de la imagen que pusiste, Antonio), me parece la idónea.

    Barbosa Tarrío, Carlota 141 A02

    • Vale. Non se deben dici-los defectos cando unha persoa vai ligar con outra. Non debo dicir que teño miopía, nin que me falla o xeonllo, nin que padezo esta enfermidade mental. Basicamente porque se lle conto os meus defectos á outra persoa corro o risco de escape de min. Pero, ¿por que tratamos unha enfermidade mental coma un defecto do que queramos escapar? Acábome de lembrar dun vídeo de Neil Hilborn, un home con trastorno obsesivo compulsivo. Adxúntoo ao post.

      MOSQUERA MONTOYA, ANTONIO 142.E01

  4. Precisamente tratar una enfermedad mental como un defecto es el origen del prejuicio. Es decir, en algunos comentarios se está presentando una idea que se contradice con la propia comparación que se utiliza para defenderla. Personalmente, creo que el que las personas teman contar su enfermedad está bastante justificado. Tendemos a huir de todo aquello que no consideramos perfecto o fácil, así que convertimos la enfermedad mental en un obstáculo, no solo para el enfermo, sino también para nosotros.
    Mi respuesta a la pregunta sobre si se debería o no contar, es que cada persona debe decirle a los demás tan solo lo que desee. No creo en ninguna ley moral que obligue a la gente a contar sus enfermedades, y menos a alguien que acabas de conocer en un bar (a no ser casos como el sida, que ya apuntaba Sabela). Existe, conozco, y me entristezco con el sentimiento de inferioridad que muchos enfermos sienten, con el pánico que sufren cuando la confianza con su pareja les lleva a decidirse a contarlo. Con el temor, en los primeros instantes, a que los desechen como si una enfermedad anulase todo lo que son a los ojos de la otra persona.
    Tanto Neil Hilborn como cualquier otro, aman. Y pueden querer y hacer feliz a otra persona más y mejor que el más sano del mundo. Convertir a una persona en su enfermedad, rechazarla por ella, es una forma horrible de hacer que el enfermo se avergüence de sí mismo, de provocar que no se valore y sea incapaz de darse cuenta de que no debe considerarse menos. Porque no lo es.
    Desechemos esta idea nociva de que los enfermos tienen que “disculparse”, que deben “prevenir” a los demás. Empecemos a ver a las personas y a comportarnos como tales.

    PARDO CREGO, ALICIA 142.A04

    • Quédome cunha frase túa: “Mi respuesta a la pregunta sobre si se debería o no contar, es que cada persona debe decirle a los demás tan solo lo que desee”. O que desexe. Iso é o que importa realmente. Todo o demais é secundario. Se unha persoa quere abrirse para contar algo debe poder facelo. Sen complexos. Sen axuizar. Simplemente porque quero contar algo de min que non é nin positivo nin negativo. Son eu.

      MOSQUERA MONTOYA, ANTONIO 142.E01

  5. Yo también estoy de acuerdo con los comentarios anteriores. Cuando una persona sale a ligar, la primera impresión es algo momentáneo, y el primer contacto también es muy superficial. Si la enfermedad mental no afecta en primera instancia al acto de ligar, no entiendo porqué se debería contar. Como cuando conoces a alguien no le vas contando todos tus problemas, tampoco es necesario contar que tienes ese problema si va a ser algo esporádico. Otra cosa es si pretendes empezar a conocer a esa persona. Las dos personas empezarán a conocer más de la otra persona, y sopesarán si quieren estar con ellos.
    Lo de la justificación de este rechazo yo creo que es que, al fin y al cabo, todos buscamos un buen partido que nos ofrezca estabilidad y el menor de los problemas. Cuando conoces a una persona enferma permanentemente, hay muchas posibilidades de que surjan problemas y eso echa para atrás. Cuando salimos a ligar todos nos ponemos nuestras mejores ropas, nos maquillamos e intentamos ocultar los defectos para atraer a la gente. Los enfermos hacen lo mismo y yo lo veo justificado.

    Saavedra Nieto, Natalia 143 A03

    • Estou de acordo na primeira parte: non hai por que confesarse cando vou ligar cunha persoa nunha discoteca. ¿Pero por qué pensamos que ter unha enfermidade como a de Neil Hilborn, un trastorno obsesivo compulsivo, é algo que se deba maquillar? ¿Acaso non me podo namorar dunha persoa que ten que apaga-las luces dez veces antes de deitarse ou bota-lo pecho á porta vinte veces? Obviamente debo ocultar que son un maltratador se quero pillar cacho. É algo negativo, está claro. Pero, ¿por que debo ocultar que son coma Neil Hilborn? Aínda que é verdade que nunha discoteca probablemente o que menos importan son as palabras.

      MOSQUERA MONTOYA, ANTONIO 142.E01

  6. Qué horror lo de los grupos de Internet y que se sientan limitados a ligar por ese medio. La base del problema aquí es que rechazarlos de primeras es claramente superficial, ¿pero qué es más superficial que el mismo acto de ligar? Al menos tal y como aquí se trata. Me parece innecesario que en esas circunstancias, en el flirteo entre desconocidos en una discoteca, tengan que dar más datos. Están en las mismas circunstancias que todos, es incomparable con una enfermedad como el sida que puede ser perjudicial para terceros. A las personas se las conoce, y después si quieres, se liga. Ahí es cuando tienen que contarlo y poner todas las cartas de la mesa. En estas circunstancias no creo que estén en condiciones desfavorables, las personas se enamoran de todos modos y siempre hay una persona para todos. Ahí es cuando se exige la sinceridad, y una vez aceptado y conocido todo, cuando sí que ya estamos hablando de ligar.

    • Estou de acordo en que os grupos de contacto de internet son un horror. Porque te “encasillan”. Guapos con guapos, feos con feos… incluso entre enfermos mentais para que se coñezan entre eles. ¿Que clase de realidade é esa?
      Eu non creo que se me atopo contigo nunha discoteca deba dicirte: “Ola, son Antonio, teño trastorno obsesivo compulsivo. ¿Bailas?”. Pero tampouco creo que non o teña que dicir. ¿Por que me teño que avergoñar delo? Se poño tódalas cartas sobre a mesa corro o risco de que fuxas antes de darme unha poortunidade. Entón mellor calar.
      Sempre hai unha persoa para todos…, pero esa persoa non vou ser eu.

      MOSQUERA MONTOYA, ANTONIO 142.E01

  7. Ana Barbosa Cancelo 141B03

  8. Me parece un tema muy interesante. Personalmente yo no lo restringiría solo al tema de ligar sino también al de hacer nuevos amigos.
    En mi opinión, “debemos ser justos y concederle a todo el mundo el beneficio de la duda” es algo que queda muy bien pero, ¿ocurre realmente esto en la vida real? ¿O simplemente son tópicos que cuando llega la hora de la verdad son substituídos por los prejuicios que todos negamos tener?
    Desgraciadamente, la segunda opción es la más frecuente y, por mucho que queramos negarlo, la única forma de cambiar nuestra mentalidad es mediante la educación.
    Souto Taboada Fátima 143 A04

    • É interesante o que escribes aquí, Fátima. Supoño que ter prexuízos moitas veces leva a non recoñecer que se teñen, ou incluso a non reparar que se teñen. A maioría das persoas racistas non se consideran racistas. Tamén considero que a educación ten un valor fundamental á hora de inculcar unha serie de valores. O descoñecido sempre nos asusta e xera rexeitamento. Polo tanto, se coñecemos máis sobre as enfermidades mentais será máis doado normalizalas. Tes moita razón.

      MOSQUERA MONTOYA, ANTONIO 142.E01

  1. Pingback: Analizando el trabajo en equipo: memorias posts 142.E00 | Común (e persoal)

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: