Prejuicios fuera, por favor

Muchas son las personas que aún a día de hoy en el siglo XXI hablan y tratan con desprecio a lo emigrantes. Los españoles no han pasado desapercibidos ante la invasión de los prejuicios basados en estereotipos que, de forma “normal”, suele hacerse de las personas y colectivos que emigran a otro país. Incultura, temor a lo diferente, falta de humanidad… la escala de razones resulta de lo más diversa pero las consecuencias de estas manifestaciones siempre son las mismas: hacen sufrir a los protagonistas y empobrecen a quienes emiten dichos juicios de valor gratuitamente.

No sólo se habla con desprecio de gente de color, musulmanes o rumanos. Ser gallego, ayer y hoy, ha sido y es un blanco fácil para insultos y comentarios ridiculizantes para muchas cortas mentes. Además, en este absurdo concepto de gallego parece no haber diferencias entre el hombre y la mujer pero, como en todo, si miramos un poco más hallá, sí que las hay.

cand

Como ejemplo tenemos la famosa serie de películas sobre Cándida, una criada pobre que desde tierras gallegas emigra a Cuba. Gallega pobre e inculta que protagonizaba situaciones absurdas y que parecía llevar como apellido la tontería. Esta película batió récords de audiencia en tierras cubanas y récords de protesta por parte de los emigrantes gallegos. Algo que era de esperar o esperado ya que sin duda lo que más molestaba de este personaje era que todas las mujeres gallegas pasaban a ser “Cándida”. Este es un claro reflejo de la opinión hacia la mujer gallega desde países que no son el nuestro. Aunque dicho sea de paso, en el primer país donde se ridiculiza este papel es en la propia España. Pero lo, también, rudo y cruel es que si quitamos el gran ápice de injusticia en torno al ridículo papel que cobra esta mujer, la imagen no se aleja mucho de la realidad. Papel que simboliza a las primeras mujeres gallegas emigrantes de las que hay constancia. Mujeres que trabajaron duro desde el primer momento que pusieron el pie en otro país para mantener a sus familias, a la vez que los hombres, en trabajos más costosos y de aquellas con menor grado de importancia como es la limpieza doméstica.

Así bien, si los prejuicios y los estereotipos que dañan nuestra imagen no nos gustaron y nos siguen sin gustar, tengamos cuidado con los que formamos sobre los que intentan adentrarse en nuestro país a día de hoy. Ya sabéis, no tachemos sin razones a los demás si no nos gusta que nos tachen a nosotros. Al fin y al cabo todos somos personas.

Acabemos con los prejuicios si en nuestra mano está.

Rodríguez Bello, Cora 143 C02

Posted on 10 Marzo, 2014, in Posts individuais and tagged , , , , . Bookmark the permalink. 11 Comentarios.

  1. Los prejuicios están profundamente arraigados en el seno de una sociedad carcomida por decadentes convicciones culturales. Liberarnos de todos ellos, sean culturales, sexuales o políticos, parece una quimera, pero es el entendimiento humano el único capaz de liberarse de sí mismo. La concepción del gallego está infravalorada por la consideración que sobre ello se ejerció durante numerosas etapas de la historia, más o menos reciente, y cada detalle, finalmente, contribuye a crear esa serie de estereotipos irrevocables. Sin embargo, replantearse a uno mismo y a nuestras propias ideas es el camino para lograr una sociedad libre de ataduras y prejuicios.

    Viéitez Torrado, Adrián 143 D04

    • En base a los prejuicios que yo expongo no creo que tengamos que ser nosotros los que debamos replantearnos a nosotros ni nuestras ideas. Más bien deben ser los que emiten esos estereotipos los que han de plantearse la imagen que dan de los demás. Acaban siendo ellos los que dan una mala imagen de si mismos, no de las personas a las que tachan.

      Rodríguez Bello, Cora 143 C02

  2. E o feito de seguir falando acerca deste tema -o galego “peyorativo” etc…-, non cres que contribúe precisamente a restrotraernos na historia e que non nos desvinculemos deses prexuízos?

    Aínda así, tes razón.

    GÓMEZ SAL, LUCAS. BCP 203

    • En parte sí y en parte no. Para deshacerse de esto no es tanto que dejemos de hablar del tema sino que aún hablándolo y estando al tanto de ello podamos sacar una conclusión del porqué y defender nuestra imagen y cultura a partir de ello. No siemre pasando de las ideas se les resta importancia.

      Rodríguez Bello, Cora 143 C02

  3. Estoy con Lucas. Los prejuicios nunca desaparecerán si lo que pretendemos es matarlos de raíz. No podemos ir en contra de la mentalidad de ciertos sectores culturales, sobre todo cuando el cine o la literatura han ayudado a la difusión de dichos estereotipos. En cambio, si directamente los rechazamos en el momento en que se nos enuncian y además nos los tomamos como un tema de gente que no ha sabido evolucionar a la par que la sociedad, poco a poco puede que vayan desaparenciendo.

    NEIRA FEÁNS, CAROLINA 142 B04

    • Como venía diciendo, las ideas sin argumento pueden ser rechazada de primeras y no tenemos porque ensalzar nuestra cultura e imagen con el fin de zanjar estereotipos o prejuicios pero a partir de la contraposición a dichos prejuicios y abriendo cara el exterior lo que representamos podemos mostrar a esa gente que escucha de nosotros por bocas ignorantes la idea de lo que realmente es “ser gallego”.

      Rodríguez Bello, Cora 143 C02

  4. Hace un tiempo me contaron una serie de anécdotas sobre el “ser gallego” en algunos países latinoamericanos. En concreto, de Argentina. La familia, parte gallega por padre y argentina por madre, sufrió en sus primeros años el hecho de “ser gallegos”. Sin embargo, no dejaron el orgullo al lado: siempre han hablado de Galicia como su tierra madre, pero en ocasiones tuvieron que plantearse el ocultarlo o no debido a la presión y a la posibilidad de integración. Ellos mismos me contaron que, aunque antes solo se utilizaba este adjetivo utilizado peyorativamente solo para los verdaderos gallegos, no se tardaría mucho en emplearse para cualquier extranjero europeo. Curioso cuando, en muchas ocasiones, ellos mismos, los argentinos -o cualquier habitante de otro país-, han emigrado a nuestro país buscando cobijo y un nuevo hogar. Pero no hace falta irnos a Argentina o Cuba para toparnos estos casos, en el propio territorio español somos tachados de “tontos” por ser gallegos, de hecho la RAE incluso creó polémica por el mantenimiento de dicha acepción en el diccionario. Gallego es el habitante de Galicia, de la tierra verde. Somos ciudadanos del mundo, nacidos cada uno en un lugar diferente, pero del mundo al fin y al cabo. Que nadie nos quite ese orgullo.

    Pérez Seijo 142. E04

    • Me parece muy oportuno sobre lo que tú dices formular la pregunta de si habría que dejar el orgullo de la tierra a la que perteneces a un lado o esconderlo de alguna manera cuando tu adaptación e integración corre peligro. Mi respuesta de primeras sería un no rotundo pero como en todo, la empatía nos ayuda a entender situaciones y realmente no sabes como puedes actuar para sobrevivir en un momento dado.

      Del mismo modo como estamos exponiendo, parece haber más prejuicios con los gallegos en el territorio español y con esto me ha venido a la cabeza unos comentarios dichos en Twitter con el accidente ferroviario de Angrois donde más de un personaje soltaba alguna barbaridad como “ah que son gallegos, entonces no pasa nada” “imaginaros a los gallegos pidiendo auxilio en el momento del accidente con ese acento que tienen, jajaja”. Cosas como estas me parecen repugnantes. Si esos personajes, como decía, se hacen llamar personas, apaga y vámonos.

      Rodríguez Bello, Cora 143 C02

  5. Penso que sempre houbo e sempre haberá estereotipos sobre os emigrantes e isto débese a que son un blanco fácil. Cando lle preguntas a unha persoa maior porque non hai traballo sempre haberá algún que che contestará que isto débese a que os estranxeiros traballan por menos e isto destrúe o empleo. O que non están pensando é que esa persoa traballa máis ca nadie por conseguir ese posto. Quizais se fosemos unha sociedade con máis vitalidade estas cousas non pasarían, pero, no noso país polo menos, sempre fumos de botarlle a culpa ao outro.

    Por outro estaría ben en que poiderades facerlle unha entrevista a algún emigrante que viva por aquí pregúntadolle si se sinten despreciados pola xente ou se sofren algún tipo de vexación por parte da xente.

    FERNÁNDEZ OJEA, BRAIS 141 C04

    • No todo inmigrante lucha más que un gallego a la hora de buscar un trabajo yo creo que también entra el grado de importancia en un puesto de trabajo y ahí a lo que aspiran unos y otros difiere, pero nunca podemos generalizar y menos en temas así en los que los casos personales cobran importancia. Pero es cierto que si la sociedad fuese más dinámica en casos como el de lo laboral no tendríamos que entrar en temas tan inhóspitos.

      Con respecto a lo segundo, hemos tenido la oportunidad de organizar un coloquio el pasado viernes 14 con cuatro emigrantes retornados. Muchos que emigraron a Suiza en su día nos hablaron de que allí fueron tratados de forma estupenda sin ningún tipo de menosprecio siempre y cuando respetaras las normas pero sí que el racismo a las personas de color era más generalizada. Nos apuntaron que hay de todo y que 1 de cada 100 podían emitir un juicio desacertado sobre ellos pero por el resto tuvieron muy buen trato y no parecían ser estereotipados de ninguna manera despectiva. En cambio, los que antes emigraron al País Vasco, nos alertaron de que la idea de “galllego2 estaba muy contaminada y que al escuchar a una persona con acento gallego o hablando gallego en seguida saltaban y la menospreciaban burlándose de ella.
      Replanteémonos pues, el trato que tenemos antes en este “nuestro país” para mirar luego al exterior.

      Rodríguez Bello, Cora 143 C02

  1. Pingback: Analizando el trabajo en equipo: memorias posts 142.E00 | Común (e persoal)

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: