Comparando el ocio en la aldea y la ciudad

Tras varias semanas de indagación sobre la juventud de nuestros abuelos, ahora es el momento de comparar las diferencias entre las costumbres de las zonas rurales con las de las ciudades. Aprovechando el post de Iván sobre los pasatiempos en los días de invierno he tratado de compararlo con mi abuela, que ha vivido en Vigo toda su vida.

Según mi abuela, el carnaval en Vigo siempre ha sido una fiesta pequeña, “en comparación con lo que se hace por ahí arriba, en Vigo nunca se le ha dado mucha importancia al carnaval”. En su época, apenas se disfrazaban los niños e iban por las casas pidiendo orejas y filloas típicas de la época. Tal como ella cuenta, “no es que no me guste el carnaval, pero nunca le he dado mayor importancia porque la gente de la zona tampoco se la daba”.

Sin embargo, lo que destaca de sus tardes de invierno era la cantidad de veces que se reunía con sus amigas en su casa. “Solíamos merendar todas juntas después de trabajar. Normalmente venían a mi casa  porque era la que quedaba más a mano. Pasábamos el rato hablando y aprendiendo a coser. A todas nos gustaba y nos enseñaba mi madre que fue modista desde pequeña”. Parece que no importa el lugar donde vivas lo importante es estar con los amigos.

Los fin de semana todo era bastante diferente. La gran mayoría de los sábados iban de baile a los  locales del centro. “Era casi una rutina. Lo pasábamos muy bien todos juntos”. He de decir que fue en uno de estos locales donde mi abuela conoció al padre de mi padre y los ojos le brillan al hablar del tema. “Por la semana no nos podíamos acostar tarde ya que al día siguiente todos teníamos que trabajar, por eso el fin de semana era sagrado”.

Máquina de coser

Davila Fernández, Pedro 151.G02

Advertisements

Posted on 4 Marzo, 2015, in Posts individuais and tagged . Bookmark the permalink. 9 Comentarios.

  1. Sempre está ben isto de recordar como cambian os pasatempos dos nos maiores respecto ás diversións que temos hoxe en día. Miña avoa , igual ca túa Pedro, tamén ía as casas de veciñas ou modistas para que lle aprendesen a coser, bordar, cociñar… “Ser unha boa ama de casa” como diría no seu momento.
    Fai pouco fixen un traballo dos xogos tradicionais de antano que vos poderían servir de axudar para comparar a que xogaban antes os nenos e a que se dedican agora. Espero que che resulte de axuda. https://noelia5895.creatavist.com/xogostradicionais
    SALGADO BARBOSA, NOELIA 152.E04

  2. seminariocomunicacion1

    Os costumes e formas de ocio cambiaron ao longo dos tempos. Ademais, sendo Galicia unha terra tan diversa, está ben a comparación entre o ocio no rural e nun ámbito máis urbano.
    Os meus antepasados e mais eu pertencemos ao rural, polo que, as historias que me contaron os meus avós arredor do seu ocio son case todas de festividades relixiosas. Saían unicamente nestas datas sinaladas posto que a maioría deles traballaban no campo. Ben se sabe que na gandería e na agricultura non existen días festivos e menos naquela época. Así pois, desprazábanse ás aldeas máis cercanas e comían e disfrutaban da verbena para logo voltar. Hai moitas anécdotas sobre esta temática que tiven a oportunidade de escoitar na boca dos meus avós, sen dúbida unha gran herdanza.

    RÍO OTERO, HELENA DEL 152.D04

  3. As formas de traballo, a maior produtividade dunha cidade industrial (coma Vigo) fai que moitas formas de festa desaparezan ou sexan difuminadas a prol do traballo, que regula e predeseña a nova maneira de vivir daqueles anos. O concepto de traballo, traballo externo á familia como se vive no rural, (e máis tarde, agora, de emprego) condiciona tamén as formas do lecer (os bailes da panda dos meus pais no local dos Exploradores de Pontevedra; logo os nosos guateques en fincas deshabitadas).
    Ainda que Vigo non deixou nunca de ser un aluvión ourensá de formas tradicionais de relacións comúns, por exemplo, iso que se relata da costura nas mulleres e que ten que ver coa economía doméstica e familiar (a foto da Singer faime lembrar ese segundo ou terceiro traballo que miña nai tiña que era a de facer roupa de bebés para vender nas boutiques de roupa de nenos, ademais de exercer de patrona de pensión- a miña casa era un zoo-).
    Velaía importancia do contexto e das situacións que fan mudar o mundo da vida e a maneira de se relacionar.
    MM.

  4. Este trabajo es como un viaje por la historia y las costumbres de nuestros antepasados. Un viaje al pasado sin necesidad de máquina del tiempo, basta con hablar un rato con los abuelos. Cuando le pregunto a la mía sobre el tema lo primero que dice es que antes no tenían tanto libre, que se trabajaba mucho más y que me corte el pelo. Mis abuelos son del rural, por lo que creo que la diferenciación que hacéis rural/ciudad es completamente necesaria. Las formas de ocio no tenían casi nada en común. En la aldea no había ni locales para bailar ni sala de fiestas. La época para bailar eran las fiestas de pueblo de toda la vida, que se celebraban en verano y a las que iban después de trabajar. La fiesta de la aldea era el acontecimiento más importante del año. La matanza también era una oportunidad para disfrutar,además del trabajo realizaban cenas que duraban hasta la mañana siguiente. Estas cenas las recuerda mi abuela con especial emoción. Durante el resto del año el ocio iba asociado a las festividades religiosas. En cuanto al Carnaval, no tenía mucha tradición en su aldea y casi nadie se disfrazaba. La excepción era mi bisabuelo, que se disfrazaba de vieja e iba asustando casa por casa a todos los niños. Distintas formas de pasarlo bien, y no menos divertidas.

  5. Está genial este tipo de investigación, con los familiares, para darse cuenta de lo que cambia la vida, generación tras generación. Para completar el trabajo y darle un toque más informativo, os dejo un enlace de una noticia que refleja las consecuencias de este cambio generacional, espero que os sirva de algo:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/31/galicia/1333191137.html

    RIVEIRO COUSILLAS, JOSE. 152.B04

  6. El trabajo que estáis llevando a cabo me parece uno de los más bonitos. Conocer la historia de nuestros abuelos, sus costumbres, y como hablan de todo lo que hacían cuando tenían nuestra edad. Cuando le digo a uno de mis abuelos que voy a salir de fiesta o de “parranda” como dice él, siempre me contesta: “pero vosotros no bailáis como nosotros, eso no es bailar, y eso que escucháis no es música”. Está claro que los gustos han evolucionado y lo seguirán haciendo, por eso me encanta sentarme con mis abuelos y escucharlos a hablar, ya que siempre están dispuestos a contar cosas de su vida, aunque lo hayan hecho otras 50 veces lo cuentan con el mismo entusiasmo.

    Luengo Martínez, Diego 151. D05

  7. Chamoume moito a atención esta entrada xa que comezas a falar de que na túa zona o entroido non tiña moita importancia inclusive para a túa avoa xa que na miña terra o entorido é a festa máis imprtancia e viviese dende hai moito tempo con demasiado entusiasmo. É unha cousa que a diferenza de moitas outras tradicións que poideron cambiar, se mantén ó longo do tempo e estou segura de que se seguia mantendo.
    Hai cousas que por moito tempo que pase xamais cambiaran e nas cales desfrutaran dos máis vellos os máis novos.

    VILLAMARÍN ALONSO, MARÍA ISABEL 152.E05

  8. seminariocomunicacion1

    Este artículo me parece muy interesante, aunque no puedo comparar la vida en un pueblo y el ciudad aquí en España, puedo hacer esta comparación entre los pueblos y ciudades en la República Checa. Mis abuelos son del aldea y ellos vienen a visitar nos (padres y mis hermanas) a la ciudad a menudo, especialmente durante algunas fiestas, aunque antes nosotros les pasaban en la aldea con nuestros abuelos durante la niňeza. Yo recuerdo que los maneros de ocio no tenían mucho en común, porque en aquellos tiempos cuando estabamos en el aldea durante las fiestas había muchos niňos alegres en los calles y todo fue muy ruidoso. En la ciudad no hay muchos diferentes entre el día normal y el día de fiesta. Por ejemplo durante las festividades religiosas como la Pascula hay muchos tradiciones en el país como es trenzar mimbre del sauce en la forma de fusta, echar aqua a los hombres o pintar los huevos, pero los tradiciones no continuan en los ciudades mucho, sólo en los puebles se conservan en este forma.
    Mis abuelos me dijeron que en la aldea había pocos lugares para pasar el tiempo juntos, pues toda la gente de la aldea conocen a otras y celebraran las fiestas juntos, porque lo fue una gran oportunidad para disfrutar sus tiempo libre sin trabajo durante las noches por el fin de semanas. En la ciudad los acostumbres siguen solo a veces en la familia, no es una cosa normal celebrarlo juntos con otra gente.

    PIPKOVA LINDA, 151.G05

  9. É incrible a de cousas que descubrimos falando con xente maior, especialmete cos avós que poden ser un libro aberto. Teño falado disto cos meus e sempre me chama moito a atención como se entretiñan no seu tempo sen o avance tecnolóxico, sen play e sen móvil. Ademais das romerías que eran os eventos sociais da época, o noso xoves compostelano, téñenme contado moito de xogos populares que organizaban co pouco que tiñan. Eu fixen unha reportaxe disto que vos podo pasar se vos interesa. Cada ano Nikis Galicia, a das camisetas, organiza un evento para recuperar os xogos tradicionais galegos, ao que acuden novos e vellos, algúns a recuperar a infancia e tamén a dar máis ideas de xogos para que incorporen os organizadores. Podedes encontrar ben noticias deste acontecemento e déixovos aqui un enlace co vídeo desta xornada http://www.nikisgalicia.com/ga/pages/videos.html

    Amosa Tato, Cristina 151.D01

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: