A nosa primeira rolda de prensa

Esta mañá, tres compañeiras e mais eu (do noso grupo de traballo e Paula, do Canal BCP) tivemos a oportunidade de acudir ao Concello de Santiago xunto con xornalistas de diferentes medios para asistir as diferentes roldas de prensa que se daban esta mañá.

Pola miña parte, estiven con Lara Salgado, unha xornalista en prácticas da Cadena Ser que se encarga da información local en Santiago.

Ás 11:00, pasamos á sala de prensa do Pazo de Raxoi, onde posteriormente chegarían o alcalde de Santiago, Agustín Hernández, e a concelleira de Servizos Sociais, María Corral. Ambos presentaron unha proposta chamada “Santiago Suma”, que pretenden levar a cabo e a que abarca, entre outras medidas, unha renda de solidariedade ofrecida a aquelas persoas que non teñen os recursos suficientes.

Nós, como unhas xornalistas máis, tomamos nota do que alí dicían. Cando chegou a hora das preguntas, pola miña parte gustaríame apuntar outra relación interpersoal nesta profesión que observei e que me pareceu moi importante: os xornalistas dun medio cos de outro, é dicir, como respaldaban uns as preguntas doutros ou como as completaban para obter (ou “sacarlles”) a máxima información posible.

Vimos polo tanto o proceso que se leva a cabo nunha noticia deste tipo: A rolda de prensa, unha conexión en directo dende o Concello á radio, e, despois, como se elabora a información na redacción para o informativo de mediodía. Houbo tamén unha rolda do voceiro da oposición e outra mais, de información cultural sobre o festival Santiautor.

En canto a relación da xornalista coas fontes, soubemos que aínda que a rolda sexa por vontade do goberno local, non todos os días contan algo, polo que hai que conseguir alguén para obter información dos distintos grupos e dos distintos partidos.

A continuación, déixovos o resultado da noticia principal que se emitiu no informativo das 14:00h.

PLATERO PÉREZ, CLAUDIA 152.D02

Advertisements

Posted on 5 Marzo, 2015, in Posts individuais and tagged . Bookmark the permalink. 14 Comentarios.

  1. Paula Sánchez Álvarez

    Sin duda una gran experiencia, una buena primera toma de contacto. Conocer de cerca el trabajo de los profesionales de la información y poder analizar y estudiar su comportamiento en encuentros como estos es más que interesante.

    Estando allí, sentada entre periodistas de varios medios y escuchando sus preguntas y sus dudas, ver ese interés por saber más y no dejar de preguntar hasta estar satisfecho, no pude evitar acordarme de los plasmas de las ruedas de prensa de nuestro gobierno, caracterizadas por cortar de raíz cualquier tipo de comunicación interpersonal.

    Pero, como miembro del Canal BCP, me gustaría añadir un par de enlaces a dos páginas que pueden resultar de interés para la próxima vez que cualquier acuda a una rueda de prensa. Primeramente, el capítulo sobre las ruedas de prensa en el Manual de Comunicación de la página Bolunta (voluntariado en Vizcaya).
    http://www.bolunta.org/manual-comunicacion/comunicacion-7-3.asp

    Por otra parte, el artículo de la colaboradora de la página On The Reccord, Nadia Iglesias, titulado “Cómo sobrevivir a una rueda de prensa”.
    http://www.ontherecord.es/como-sobrevivir-a-una-rueda-de-prensa/

    SÁNCHEZ ÁLVAREZ 152.H04

    • Está claro que el ejemplo que pones, Paula, deja ver la realidad de nuestro Gobierno y, por extensión, de nuestro país. ¿Es una rueda de prensa un discurso a través de una pantalla en el que no se admiten preguntas? En mi opinión, no.

      En cuanto a los enlaces, te doy las gracias, ya que aunque no volvamos a ninguna rueda de prensa en este trabajo, sí lo haremos en un futuro, y todo lo que nos pueda ayudar para formarnos, bienvenido sea.

      PLATERO PÉREZ, CLAUDIA 152.D02

  2. Em, bueno, Platero eso de que en una rueda de prensa los periodistas van a sacarles algo a los políticos, es una farsa macabra. En un espacio institucional tan controlado es difícil que se les escape algo a los políticos que no quieran decir. Y sobre todo cuando están vendiendo carnaza pre-electoral del tipo que les vendieron, y ellos seguramente compraron con gusto. Esto más que una relación entre periodistas y entre periodistas y políticos, más bien se puede interpretar como una relación institucional entre empresas de comunicación y representantes públicos. Dinero-propaganda.

    • Puede que me haya explicado mal y por eso no me ha entendido, o puede que sí esté equivocada. La cuestión que “vendieron” está claro que es por estar cerca de unas elecciones municipales pero, en cuanto a lo que los periodistas preguntaron sobre el tema, no estoy de acuerdo en que lo “comprasen con gusto”: preguntaron que qué pasará cuando se acabe el presupuesto, que si va a llegar a todo aquel que lo solicite y en que plazo… También hay que tener en cuenta que esto fue un jueves, y después de toda una semana allí es probable que se tocasen otros temas los días anteriores. A lo que yo me refería no es que los periodistas vayan a “sacar algo” a los políticos, si no que cuando no ofrecen ruedas de prensa o no hay noticias, son ellos los que van en busca de la información.
      De todas formas, si estoy equivocada me gustaría saber cómo reconducir mi trabajo ya que esto nos ha llevado un tiempo (de 11 de la mañana a 3 de la tarde por mi parte) y no me gustaría que fuese en balde. Pienso que es un primer paso para acercarnos a los periodistas y saber cómo se relacionan con las fuentes, que es el enfoque que le hemos dado al trabajo.
      Un saludo

      PLATERO PÉREZ, CLAUDIA 152.D02

      • Efectivamente ha sido una expresión poco afortunada (a pesar del mucho tiempo que le llevó, y, es lógico que sea así. Yo en equivocarme tardo mucho menos y me equivoco a gusto). Y sí, los periodistas que van a ruedas de prensa “compran con gusto”, de la misma manera que la gente que está en gabinetes de prensa “vende con gusto”. Es una pulsión que tienen los que trabajan en este tipo de empresas. Es el mercado al que están acostubrados y al que le estamos buscando otras alternativas en el aula, precisamente.
        Digamos que valoro la intención de aprender (que sin duda tiene) y la facultad que tenemos de errar, valoro también la crítica y la autocrítica, aún más la experiencia que ha tenido, pero creo que es mi trabajo orientarle su percepción acerca de lo que cree haber visto (y sin ánimo de herirla personalmente, aunque sí puede verse como una crítica personal, pero no lo es). Nada es en balde y estoy dispuesto a llenárselo de sardinas, es mi empeño. Respecto a reconducir su trabajo: bueno, una vez visto como se comportan con fuentes institucionales los periodistas de empresas informativas (una rueda de prensa es un espacio institucional sujeto a determinados protocolos o acuerdos tácitos entre empresas e instituciones para empoderarse mutuamente) estaría bien observar (y comparar) la relación con fuentes más a pie de calle, con aquellas fuentes que constituyen la voz de la ciudadanía (por ser poéticos), ajenas a instituciones e incluso ajenas a la realidad periodística, a su rutinización. En esa comparación, explicar las situaciones, los entornos y las estrategias de relación, debería encaminarla a describir cuáles son los límites de la información y del diálogo, cuáles las competencias del periodista y lo que desperdicia, cómo, siendo así, puede argumentar sus historias. Y si necesita otro cubo, pídamelo.
        Un saludo cordial.

    • En ningún momento mi intención era mostrarme herida personalmente, si no que pretendía explicar cómo vi el proceso. Entiendo por lo tanto que no ha estado mal el trabajo realizado, si no que el enfoque debe ser diferente. En mi próximo post quería explicar cómo fue el proceso al día siguiente tal y como me contó la periodista: Buscó a los portavoces de la oposición (Paco Reyes, PSOE y Rubén Cela, BNG) para que hiciesen una valoración del tema y este fin de semana tenían previsto entrevistar a algún trabajador social como fuente experta. Además, lo que el alcalde y la concejala “vendieron” el jueves era, según me dijo, el resultado de varios meses con este asunto. Fue necesario también hablar con el edil de Facenda (Ramón Quiroga), además del alcalde y la concejala presentes el jueves.
      Es a esto a lo que me refería en el post con lo de tener fuentes en el Concello de Santiago, pero ahora he entendido el error.
      Sin extenderme más, asumo por supuesto las críticas constructivas y tomo nota del futuro trabajo que debo realizar. Hago también la autocrítica necesaria. Me gustaría, de todas formas, hablarlo en clase para no volver a equivocarme.
      Un saludo

      Platero Pérez Claudia 152.D02

  3. Me parece que el hecho de que acudierais a una rueda de prensa, y que personalmente presenciaras el proceso posterior que llevó a cabo la periodista, es la mejor manera de aprender esta profesión. En mi opinión, estamos aprendiendo a hacer noticias, a documentarnos, a investigar, etc., pero la mejor forma para aprender un oficio es haciendo prácticas, desde el momento en que comienzas la carrera, en diferentes medios de comunicación. David Cheda, especializado en la comunicación corporativa, dijo en la entrevista que me concedió hace una semana que es así como de verdad puedes conseguir ser un gran periodista, puesto que en el momento en que finalices la carrera ya estarás lo suficientemente familiarizado con la forma de trabajar en los medios de comunicación. Aquí te dejo un enlace en el que cuestionan si sirve de algo tener un título para ejercer el periodismo: http://www.cuadernosdeperiodistas.com/lectura-critica-de-los-estudios-universitarios-de-periodismo/

    PÉREZ RODRÍGUEZ, CRISTINA 152.G05

    • Estoy totalmente de acuerdo contigo, Cristina. En ese día, que acudí después al estudio de radio, aprendí tanto o más que en un cuatrimestre en la Facultad. Está claro que tenemos que formarnos teóricamente pero es fuera de las aulas dónde aprendemos cómo es el mundo en el que tendremos que trabajar.
      Respecto al enlace, se habla mucho del intrusismo en el periodismo. No se hasta que punto alguien que no estudia esta carrera puede ejercer este oficio pero, aún así, hay casos que demuestran que es totalmente posible.

      PLATERO PÉREZ, CLAUDIA 152.D02

  4. seminariocomunicacion1

    Es cierto que cada vez más las ruedas de prensa no son ruedas de prensa, si no monólogos del político de turno que cita a todos los periodistas en un lugar y a una hora determinados para darles lo que quieren escuchar pero a su manera. Como investigadores sociales que somos los periodistas debemos intentar meternos más de lleno en las noticias que ocupan la agenda del día, pero por culpa de la sociedad mercantilizada en la que vivimos esto es casi imposible, si algo no vende ese algo no interesa, y muchas veces el periodista polivalente o el que tiene que cubrir en 5 horas 7 noticias no le da el tiempo para todo, coge la información de una agencia, la redacta a su manera y trabajo listo. Se está perdiendo la rueda de prensa como un acto comunicativo donde prime la comunicación, estamos pasando de comunicarnos con los políticos a que simplemente ellos nos brinde información, provoquen esa causa que en el receptor (periodista en este caso) provoca el efecto de escribir, llegar a la redacción y plasmarlo en un ordenador. Si ni siquiera en un acto hecho para hacer preguntas, estas se pueden hacer, dónde pretenden que las hagamos. Busco una cierta relación con el tema tratado por mi grupo, el famoso “Observatorio de medios”, y la verdad que cada vez más estos acaban siendo marionetas del poder y el dinero, que al final y al cabo lo mueve todo, y lo seguirá haciendo.
    Por último os dejo aquí un breve artículo sobre “La rueda de prensa como género de la comunicación política” de Yanes Mesa (seguro que lo recordaréis por Géneros Informativos en Prensa, ya que era el mismo que decía eso de que el “reportaje es una fusión de géneros), donde explica que en una rueda de prensa debe existir el diálogo entre los que preguntan y los que responden, algo esencial para crear comunicación: https://pendientedemigracion.ucm.es/info/especulo/numero33/ruedapre.html

    VALVERDE CABALEIRO, DAVID 152.B05

    • Está claro que el concepto actual que tenemos sobre las ruedas de prensa tiene que cambiar. Como dices, no podemos ser sumisos ante el poder, nuestra profesión no se trata de eso. Lo has explicado perfectamente, David. Ojalá tengamos el poder de cambiarlo.
      Muchas gracias por la aportación de tu texto, sin duda complementa perfectamente todo lo que estamos hablando.

      PLATERO PÉREZ, CLAUDIA 152.D02

      • En este sentido, conviene no asistir a ruedas de prensa donde no se pueden hacer más preguntas que las encauzadas por los convocantes. Esto no depende de los periodistas, por supuesto (o también, pero allá ellos), sino de las empresas de información que son las que negocian la agenda con las instituciones que le son convenientes para sus fines comerciales o de reconocimiento social. Últimamente las ruedas de prensa se han convertido en eso, no en el rendimiento de cuentas que los administradores de bienes deben de hacer ante los administrados, que era su objeto en origen.

  1. Pingback: Making Off | Común (e persoal)

  2. Pingback: Making Off | Canal BCP

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: