El camino fácil, el difícil y la autopista

Centro de Intervención en Medio Abierto de Arela en Pontevedra

Centro de Intervención en Medio Abierto de Arela en Pontevedra

En una de nuestras visitas al Centro de Intervención en Medio Abierto, Arela nos ofreció la posibilidad de reunirnos con un mayor de edad del centro, por cuestiones de protección de datos no revelaremos su nombre y le llamaremos “M”.

Cuando mi compañera Raquel y yo llegamos al centro, mantuvimos una conversación con los educadores de más de una hora, creamos una atmósfera de confort que hizo que ambas partes nos sintiésemos cómodas y tratásemos con libertad diversos aspectos de la infancia, la familia y las funciones del centro. Más tarde llegó M, y sin preguntas preparadas, sin grabadoras ni cámaras, únicamente un folio y un bolígrafo nos sentamos frente a él. No hizo falta en ningún momento apuntar nada sobre lo que salió en la conversación, fue fluida y tratamos diferentes temas. M no nos contó su historia, pero con sus palabras daba pinceladas que dibujaban sus vivencias de forma indirecta.

Estuvo internado en un centro cumpliendo condena dos meses, su experiencia allí no fue buena y confesó: “prefería estar en la cárcel, eran muy duros y teníamos que hacer todo lo que nos pedían”. Tras su estancia allí, asiste una vez a la semana al CIEMA, donde realiza talleres y charla con los educadores. También nos habló de su familia y nos explicó que en su caso ellos no eran el problema. Él buscaba la libertad, la independencia y no dar más cargas económicas a sus padres, a causa de las malas compañías, M comenzó a meterse en asuntos ilegales. En sus propias palabras “Yo estudiaba, era un buen niño, mi madre estaba contenta conmigo pero yo no quería ser una carga para mis padres. Digamos que había dos caminos el fácil y el difícil y yo cogí la autopista”.

Ahora M vive con su mujer y su hija, a pesar de ser tan joven, de forma madura reconoce que esta experiencia ha cambiado su vida. Ahora quiere dar ejemplo a otros chavales y hacer las cosas de forma honrada, aunque admite que si no le queda otra opción volvería a recurrir a lo ilegal.

OJEA VÁZQUEZ TATIANA  152. F03

Advertisements

Posted on 20 Marzo, 2015, in Posts individuais and tagged . Bookmark the permalink. 5 Comentarios.

  1. Certamente o peor que se lle pode facer a un menor que delinque é internalo nun centro reformatorio. A liña que separa este tipo de institucións do cárcere está moi difuminada. Abusos, violencia, comunicacións intervidas… Un horror. De aí que plans de reinserción como os que propoñen estas asociacións teñan resultados moito mellores: comunícaste, relaciónaste con outra xente nun ambiente aberto, sen muros nin paredes que supriman a túa liberdade. No tocante á maneira que tivestes de entrevistarvos con el, creo que fostes capaces de eliminar a frialdade e a barreira que supón un despregue de medios con gravadora, cámara etc. Un folio e un boli, e a falar como iguais. Creo que así se pode conseguir unha mellor comunicación, eliminando obxectos que poidan resultar “cortantes” para as persoas. Quén non fala con maior liberdade sen unha cámara diante?

    Adxunto unha peza xornalística que ilustra a situación dos reformatorios.
    http://elpais.com/diario/2009/02/04/sociedad/1233702013_850215.html

    FUMEGA GONZÁLEZ ROBERTO 151.A05

  2. Tatiana Ojea Vázquez

    Este chico hablaba de que en esos centros el trato era malísimo, por ejemplo contaba que si te decían que tenias que hacer algún ejercicio físico y no lo hacías te castigaban doblemente. Coincido contigo en que trabajar día a día con un menor que comete un delito para que no reincida es mucho más fructífero que meterlo en un centro interno. Con respecto a lo de la manera de entrevistarnos, al principio pensamos que iba a ser un inconveniente puesto que no íbamos a conseguir material audiovisual, pero era necesario hacerlo así por lo que dijimos de que están protegidos, finalmente se convirtió en una ventaja puesto que se sintió más cómodo a la hora de contarnos sus vivencias. Supongo que para él no era fácil hablar del tema con personas completamente desconocidas, pero se mostró participativo en todo momento.

    OJEA VÁZQUEZ TATIANA 152. F03

  3. seminariocomunicacion1

    Sin duda, un gran testimonio. Habéis tenido una oportunidad de oro de poder hablar con ese chico y, en cierta medida, es normal que no haya querido revelar su identidad.Con respecto a lo que cuenta, lo que comenta Roberto es completamente cierto: un centro de internamiento es un lugar bastante duro (sin haber pisado nunca uno) y, se da cuenta uno, cuando dice que preferiría estar en una cárcel.
    Ante esta desoladora situación, una asociación como con la que estáis trabajando se antoja básica para un tema tan importante como este. Y es que de todo se puede salir, pero si es de una forma lo menos dura posible, mucho mejor.
    GÓMEZ CASTRO DAVID 151.H01

    • tatianaojeavazquez

      Yo tampoco he pisado nunca un centro de internamiento y la imagen que me ha transmitido esta persona de ellos me parece muy dura y poco efectiva. Coincido contigo en que las funciones de estas asociaciones que intentan educar a los niños son básicas y pienso que mucho más educativas.

      OJEA VÁZQUEZ TATIANA 152. F03

  4. seminariocomunicacion1

    En mi opinión, los centros o instituciones siempre son negativos y no aportan casi nada positivo, son el resultado del fracaso del sistema educativos tanto a nivel familiar, como a nivel social. Es cruel, pero a nuestra sociedad cuando no le gusta ver algo, lo esconde y así, tiene la impresión de que no está.

    BARTOLOMÉ FIGUEIRAS, JUAN 151.C01

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: