¿La ficción supera la realidad?

Todos hemos oído hablar de programas como “SuperNanny” o “Hermano Mayor”, en los que aparecen historias de distintos niños y adolescentes que muestran problemas de comportamiento. Nos gustaría cuál es la opinión de la gente de la calle sobre ellos, después de haber conocido la reacción de los profesionales con los que hemos hablado. A continuación les mostramos un vídeo con el resultado de nuestro trabajo de campo.  También nos gustaría saber vuestra opinión, así que todos podéis animaros a responder.

Como podemos ver en el vídeo, la mayoría de la sociedad piensa que estos programas son irreales. Pero, tras nuestra experiencia con ARELA, nosotros nos hemos dado cuenta de que la realidad es otra. En una de las reuniones que hemos hecho a un CADI aquí en Santiago, hemos descubierto que ellos tienen una labor parecida, con muchos matices, a la que se puede observar en programas como Supernanny, aunque, precisamente ellos mismos los odian, porque no muestran la verdadera realidad.

Mila, la coordinadora del CADI de Santiago nos contaba que lo que más le choca es que se muestre esta situación como irreal cuando hay niños en esa misma situación y en peor estado. En el caso de Hermano Mayor, cree que imposible que aparezca alguien con una varita mágica, que cambie radicalmente y mejore su vida, ya que para lograr esto es necesario un trabajo continuo durante mucho tiempo. Ellos tienen casos de dos o tres años, en los que día a día van ayudando a que la situación inicial mejore.

En el caso de SuperNanny, nos muestra un trabajo más real al que se lleva a cabo, pero como ya hemos dicho, tiene muchos matices ficticios.

Por otro lado, Suso, el director del CIEMA de Pontevedra, nos cuenta que existe una relación entre el contenido televisivo de este tipo de programas y en general de aquellos de carácter violento con el aumento de la violencia filio-parental.

En próximos post iremos aumentando la información que hemos obtenido de estas reuniones y que os puede ser interesante.

Por último, nos gustaría llamar a la reflexión. Si la mayoría de estos reality shows son una farsa y no aportan nada a la sociedad, ¿por qué se siguen emitiendo? Está claro que si se siguen proyectando es porque niveles de audiencia lo apoyan, por lo que cabe reflexionar sobre lo siguiente: ¿Somos la sociedad del morbo?  ¿Nos da igual con qué temas jugar a cambio de un programa de televisión con el que pasar el tiempo?

GRUPO 152.F00

JORGE MICHELENA GRANDÍO 152.F01

MARÍA MULEIRO FERNÁNDEZ 152.F02

TATIANA OJEA VÁZQUEZ 152.F03

RAQUEL OTERO FERNÁNDEZ 152.F04

TANIA VÁZQUEZ FLORES 152.F05

Advertisements

Posted on 26 Marzo, 2015, in Posts individuais and tagged , . Bookmark the permalink. 8 Comentarios.

  1. seminariocomunicacion1

    En cuanto leí el título de vuestro post supe que sería uno de los que finalmente comentaría. Empezaré respondiendo a la pregunta que nos hacíais tanto a nosotros como a los participantes en el vídeo, y en mi opinión, sí existe ficción, o al menos en cierta medida. El verdadero secreto de este tipo de programas reality es un guión bien realizado, que en la mayor parte de los casos responde a lo que los espectadores esperan oír. Al ver varios programas seguidos de “Supernany” o “Hermano Mayor”, enseguida te percatas de que siguen exactamente el mismo patrón. En el caso de “Hermano Mayor” comienza siempre con una gran escena dramática (por llamarlo de algún modo), seguido de una pequeña calma ante la llegada del imponente García Aguado, después el gran altercado del episodio, el juego de terapia en el que se sueltan, y por último, el GRAN arrepentimiento al ver los vídeos de su comportamiento. Pero lo que verdaderamente me sorprende es que todos los protagonistas reaccionan de la misma manera en el mismo momento, algo que en mi opinión no puede ser tan frecuente y previsible al tratarse de problemas de comportamiento.
    A pesar de todo esto, no creo que se trate de actores, al igual que tampoco creo que los jóvenes sigan un guión escrito, simplemente considero que todas las imágenes filmadas están pensadas y seleccionadas para que se muestre la imagen que nos quieren transmitir. Aún así, estoy casi convencida de que existen casos como esos en la vida real, por lo que mostrar (aunque sea de forma ficticia) una realidad existente no puede ser algo malo. Os recomiendo “Relatos Salvajes”, un gran ejemplo de historias increíbles y ficticias que podrían ser reales.

    http://www.filmaffinity.com/es/film809035.html

    COSTA CUÍÑA, NURIA 151.A03

    • Como dices Nuria, es muy difícil que todos los casos respondan de la misma manera, es lo hace que sea raro. Tu dices que no pede ser malo que emitan un programa si hay casos así en la vida real. Yo creo que distorsiona bastante la realidad y que ayuda a que se creen estereotipos que no hacen más que hacer que la gente vea a estos colectivos de otra forma. Por eso creo que, no debería ser retirados, pero si deberían tratar este tema desde otro punto de vista.
      Gracias por tu aportación!
      MULEIRO FERNÁNDEZ MARÍA 152.F02

  2. Personalmente, me sorprende la reacción de una de las entrevistadas al afirmar que ese tipo de programas le parecen ficticios ya que no cree que existan niños tan conflictivos. Ésto deja claro lo alejado que está un tema como este de la sociedad convencional, y de la necesidad que hay de darles la oportunidad que todos merecemos: la de la integración.
    En mi opinión, y como respuesta a lo que preguntáis, son programas hechos por y para el morbo, con un fondo real difuminado por el exceso de artificios que se le da al guión. Es muy probable que esos chicos que aparecen como protagonistas tengan conflictos en su hogar y en su familia, pero que todos sigan el mismo recorrido a lo largo de su “recuperación” es lo que hace sospechar acerca de su credibilidad. Dudo que todos los casos que trata García Aguado salgan así de bien, pero ahí entra el negocio de las audiencias. Hay que seleccionar las escenas que se sabe que van a ser bien recibidas por los espectadores, y aunque alguno de los casos necesitase de meses, o incluso años, de tratamiento, no se va a retransmitir todo el proceso por razones más que obvias.
    Programas como éstos pueden ser casos reales adornados para lo que los telespectadores quieren ver.

    GONZÁLEZ VÁZQUEZ, AIDA 151.H02

    • Es cierto Aida, y como esa entrevistada seguro que hay mucha mas gente que piensa como ella. La mayoría, cuando ponen la televisión, dirán que es imposible que cosas así ocurran.
      Es cierto que es muy raro que todos los casos sigan el mismo patrón y es ahí donde está el problema. Tratan todos los casos del mismo modo, y siempre obtienen buenos resultados en tan poco tiempo. Eso también es lo que enfada a los profesionales que tratan estos problemas.
      MULEIRO FERNÁNDEZ AMRÍA 152.F02

  3. seminariocomunicacion1

    Respostando a unha das cuestións que plantexades, considero que o morbo, o querer coñecer aquilo que non se percibe, é o motor da sociedade. Estes programas que analizastes no post mesturan realidade e ficción dunha maniera perigosa, que acaba creando ao espectador, non documentado sobre o tema,unha imaxe totalmente equívoca do trato e da evolución que se lle da a estes menores. Este tipo de espazos televisivos contan con demasiada audiencia, son programas fáciles que tocan a parte sensible das persoas. Sinceramente, creo que estades realizando un bo traballo dende un punto de vista correcto.

    LAREU PEREIRA, IREA REXINA 151.E02

    • Como tu dices Irea, tienen un gran nivel de audiencia porque tocan pa parte sensible de la gente. Lo que es sorprendente es que la gente no se de cuenta de lo equivocada que es esta visión. Como os hemos enseñado en el vídeo, hay personas que no creen que lo que muestran esos programas sean reales, que en la vida real no pasan cosas así. Y es eso lo que debería cambiar, cómo hay tan poca gente que sabe la realidad que hay detrás.
      Gracias por dar tu aportación al debate que hemos abierto!
      MULEIRO FERNÁNDEZ MARÍA 152.F02

  4. Na miña opinión e experiencia, morbo e narrativa teñen a mesma importancia neste tipo de espectáculos. Explico:
    Xa dende tempos antigos as historias épicas e tráxicas eran populares nas culturas europeas e asiáticas. Estas historias, de ton moi serio, servían unha función didáctica a través da manipulación das emocións dos espectadores cara unha resolución moralista; poño como exemplo a obra Edipo Rei de Sófocles (misterio, violencia e incesto). Estas historias estaban estruturadas en partes diferenciadas situadas entre os extremos do comezo e do final. Esta delimitación da historia ten a vantaxe de crear unha mensaxe concreta e relativamente sinxela de descifrar. Os reality shows (e outros produtos máis ou menos informativos) cobren eventos reais dunha pátina de melodrama e ademais os estruturan (polo menos no caso de que sexan documentos en diferido) de maneira que cumpran coas regras da narrativa e, polo tanto, convirtan este suceso nunha historia lineal comprendida dentro dun discurso que comeza cunha formulación e remata nunha conclusión ou síntese. Sen embargo a realidade é moi diferente: certos eventos, como dicides, teñen unha duración máis extensa ou incluso indefinida, e ademais conectan con outros fenómenos que as estruturas convencionais do relato, concisas e intelixibles, non admiten. Os realities, no seu afán por crear espectáculo e de paso simplificar, non fan xustiza á realidade que lles dá o nome. Gústannos as historias, e xamais deixaremos de cumplilas, pero nunca debemos aceptalas como reais, no mellor dos casos son pouco máis que esquemas de conduta.

    PEREIRA VILA, JORGE 152.H02

    • Es cierto lo que dices Jorge, en la antigüedad pasaba lo mismo con los relatos que contaban. Pero aún así, esos libros no se venden como historias reales, son, como la mayoría de los libros, historias, aunque tengan algún componente real. La sociedad no los tomaba como reales. Del mismo modo, la sociedad cree que estos programas son irreales, cuando en la vida real ocurren cosas que realmente nos harían alarmarnos. Lo que deberíamos ver en la televisión son programas que muestren cuál es la realidad al completo, no jugar con temas tan delicados para tener a la sociedad entretenida los viernes por la noche.
      Aún así, estoy de acuerdo contigo en que son realities y sólo son esquemas de conducta.
      MULEIRO FERNÁNDEZ MARÍA 152.F02

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: