Cando a información ten un prezo

”É verdade que hai dificultades, a ciencia teno difícil para saír nos medios. Aínda así, non é algo exclusivo dela. Pasamos olimpicamente de moitísimas cousas que son importantes. Temos unha fixación por certos temas, en especial polos políticos, e esquecémonos doutros restantes posiblemente máis importantes.” Así definía a presenza da ciencia nos medios a xornalista de El Correo Gallego, Yolanda Casal, nunha entrevista concedida na que nos recalcou a importancia de temas tratados en anteriores entradas: a complexidade da linguaxe científica, o feito de que estes escriban para si, a baixa preparación do profesional no ámbito…

Cando comezamos a traballar con HistAmérica, Eduardo Rey, integrante do grupo, contounos unha historia bastante curiosa que nin a tiros saiu da nosa cabeza. Non quixemos falar dela ata agora porque pensamos que o mellor sería contrastar a nosa información e non lanzarnos sen ter moi claro que era o que pasara.

A inexistente relación entre o grupo de investigación e os medios de comunicación levounos a unha conclusión: algo grave tiña que pasar. Eduardo non se cortou en ningún momento, e quixo que souberamos, dende o primeiro día, o conflito que tivo HistAmérica hai uns anos co xornal el Correo Gallego. O medio e o grupo intercambiaban informacións e, de cando en vez, o xornal publicaba algunha información de importancia. A boa relación non durou moito tempo, porque un día El Correo Gallego non quixo publicar un tema que a HistAmérica lle interesaba bastante que saíse en prensa. Posiblemente isto aconteceu porque a información non tiña cabida no medio. Como alternativa a isto o xornal ofreceu ao grupo que a información saise publicada como publinoticia. É dicir, que HistAmérica pagase por algo que, en principio, era información. Eduardo Rey e os demais integrantes non tomaron ben este feito, xa que consideraban que hai cousas que non se poden permitir, e que quixesen cobrar a información como se fose publicidade, era unha delas.

Quixemos falar co xornal porque cunha versión non estabamos en condicións de afirmar nada. Na entrevista a Yolanda Casal non puidemos chegar ao fondo do asunto, xa que ela non é a encargada dos grupos de investigación de Historia. Aínda así, afirmounos que aínda que ela nunca o fixo nin o fará, non sería nada raro que se unha persoa quere que unha determinada información saia nos medios e esta non ten cabida neles, pague por ela. Mellor dito, que o xornalista ”a compre” (no sentido literal da palabra).

Nós, despois de pensar detenidamente neste feito, preguntámonos: canto de vós estariades dispostos a comprar información como se fose publicidade sabendo que realmente é información? Considerades isto un atentado contra a ética do xornalismo? Como sabedes isto é algo que vai no criterio, unha vez máis, do xornalista, e está só nas nosas mans aceptalo ou rexeitalo.

elCorreoGallego

BRANDARIZ PORTELA, TANIA. 151.B01

Advertisements

Posted on 7 Abril, 2015, in Posts individuais and tagged . Bookmark the permalink. 11 Comentarios.

  1. No es la primera vez que nos cuentan una información como la que vosotros nos acabáis de confesar. Es más, me atrevería a decir que la primacía de la información sobre la publicidad se tambalea.Gabriel Tizón nos comentaba que le era muy díficil colocar sus fotográfias en medios informativos, porque si la foto perjudicaba al anuncio que había al pie de la página, conduciría a que el anunciante no volvería a pagar a ese medio para que le publicitaran. Como también es cierto, aún nos comentaban ayer en el Correo Gallego, que los propios redactores jefes revisaban los titulares, y muchas veces los mandaban volver a titular, por que el que se había puesto primeramente “no vendía”. Aunque nos cueste creerlo todo gira en torno al dinero, y lo que los dirigentes consideren noticia ya que no es la primera vez que se le da importancia a temas poco relevantes, o se le da demasiado bombo a un tema, dejando al descubierto otros quizás más interesantes.
    En resumen, no debemos olvidar que los medios son empresas y lo que quieren es ganar dinero. Una espiral de la que creo que es muy complicado salir,pero quizás,no imposible.

    MERA DIZ, CRISTINA 152.B03

  2. O eterno debate :que ten cabida ou non nun medio? O feito de comercializar con información, con opinión, con contido crea intrínsecamente problemas. Un articulista vencellado económicamente a un medio debe rexerse medianamente ás súas directrices e absterse de facer valoracións que disintan da liña editorial do mesmo. Un freelance que se encargue de vender o seu “producto” debe seguir unha estratexia seductora para vendelo ao mellor postor. E isto é así: unha compra- venda dun “producto” que hai tempo se afasta do vello concepto de información. O suceso que apuntas non é un feito illado (sería oportuno facer unha análise sociolóxica de canto pasa isto cada día e en cantos medios). Pero por outra parte coido que debemos entender que un medio é unha empresa e o difícil neste caso é manter intocable a ética do bo “quefacer xornalístico”. O de ser un atentado contra a ética do xornalismo non sei ata que punto pode tratarse de tal, o que si é que non é fácil lidiar con intereses propios (no caso que describes a divulgación científica) que se distancien dos executivos (neste caso referidos á “cabida” del Correo). A deslexitimidade que consegue con este acto o xornal forma parte do pan de cada día de moitos medios. Que facer? Como xornalistas intentar non venderse e como divulgadores probar outras vías para difundir os seus contidos e poñer en tela de xuízo a actuación do medio ( criticar este feito a través das redes sociais, por exemplo) Se a crítica ten efecto na xente, quen sairá perdendo?

    En suma, todo pasa por intentar mudar e denunciar situacións que se consideren inxustas. E no caso do xornalismo (e dos xornalistas) pasa por unha boa dose de trasparencia e de compromiso:

    GÓMEZ VALES, LAURA 151.D04

  3. seminariocomunicacion1

    Los medios de comunicación representan el cuarto poder en la sociedad de la información, sociedad en la que el ciudadano quiere enterarse de lo que pasa a su alrededor. A ninguno nos sorprende ya esto de lo que habláis porque somos conscientes de que es verdad; existe la compra de la información y periodistas que se venden fallando, como decís, a la ética profesional. Creo que debemos preguntarnos hasta que punto podemos creernos la información que se pone a nuestro alcance ya que, por encima del hombre de a pie, están los intereses de políticos, grandes mandatarios, grandes empresas… que actúan sobre nosotros. Os dejo un artículo de Periodismo Digital en el que tratan la manipulación del tema ébola con las noticias falsas que llegaban salir en portada de periódicos como el ABC o El País.
    http://www.periodistadigital.com/periodismo/internet/2014/10/12/hay-gente-manipulandose-la-informacion-con-el-ebola-para-alarmar-a-la-poblacion.shtml

    Rodríguez Rey Noelia, 152.H03

  4. seminariocomunicacion1

    “El Correo Gallego non quixo publicar un tema que a HistAmérica lle interesaba bastante que saíse en prensa”

    Me gustaría partir de lo que para vosotros es la causa de la mala relación entre el medio en cuestión y el grupo con el que trabajáis. Pues bien, el Correo Gallego no es santo de mi devoción pero el hecho de que rechazasen publicar ese tema quiero pensar que pudo haber sido porque consideraban que no tenía la importancia necesaria como para hacerlo. Tal y como se indica en el post la parte interesada en que ese contenido fuese publicado era HistAmérica. Si la parte interesada por difundir ese contenido no fuese un grupo de investigación y fuese, por ejemplo, una farmacéutica que ha añadido un componente extra a su multivitamínico,¿estaríamos ante la misma situación? ¿Verdad que en el caso de la farmacéutica no nos sorprende la oferta de la publinoticia?

    No tengo ningún interés en defender a El Correo Gallego porque no voy a poner la mano en el fuego por algo que desconozco pero considero que en este caso no contáis con la confirmación de que esa situación haya sido como la estáis planteando ya que tal y como añadís “Na entrevista a Yolanda Casal non puidemos chegar ao fondo do asunto”.

    Desde mi posición de estudiante no puedo afirmar ni desmentir que este tipo de prácticas sean habituales en los medios de comunicación ya que no tengo constancia de ello. No imagino el periodismo como una realidad perfecta donde la ética y los principios del oficio sean la piedra angular del día a día de los periodistas como tampoco me imagino un mundo corrupto donde se trafica con información.

    Dicho esto, considero que los periodistas y los medios deben comprometerse con las minorías y dar voz a aquellos colectivos que tienen algo que contar pero sin olvidar nunca que eso que se cuente debe ser relevante y debe ajustarse a unos mínimos de calidad. Quizá deberíais haber confirmado totalmente que lo que os contaban en HistAmérica era cierto antes de lanzar la bomba pero está claro que esa es mi opinión.

    GARCÍA BARRAGÁNS, NEREA 151.F04

  5. seminariocomunicacion1

    Los medios informativos son empresas y como tales, han de buscar el beneficio económico. Por eso no es nada sorprendente lo que exponéis en este post. Como decía mi compañera Noelia, ¿hasta qué punto debemos confiar en lo que los medios nos cuentan cada día? Por encima de la ética profesional de un periodista siempre se encuentran lo “jefes”, aquellos a los que le tiene que gustar lo que escribes y cómo lo escribes. Y a estos jefes les caerá mejor o peor un político u otro, por ejemplo, y esto ya condicionará la noticia.
    A su vez, coincidiendo en lo que comentaba Nerea, la parte interesada en la publicación de la investigación era HistAmérica pero puede que la investigación no tuviera la importancia y repercusión que debiera como para ser publicada.

    Sobral Diz, Amanda 152.A05

  6. Estoy seguro de que situaciones como esta pasan día a día pero nunca salen a la luz. Es muy triste que ocurra, sobre todo para los periodistas, o en nuestro caso, futuros periodistas. Pero el dinero tiene una mayor importancia para muchos, como vemos en ese caso. En cuanto a la pregunta sobre la ética, desde mi punto de vista un periodista que permite eso falla totalmente a esta ética de su profesión, vendiendo aquello que es información. Pero queramos o no, nuestro trabajo siempre se va a ver influenciado por muchos aspectos por los que estaremos luchando durante todo nuestro recorrido profesional.

    Luengo Martínez, Diego 151. D05

  7. seminariocomunicacion1

    Fai moito tempo que a información deixou de ser meramente iso para pasar a ser un produto de compra-venta, e é unha realidade que aínda que non saia en tódalas ocasións á luz, aí está, e da que debemos ser conscientes.
    Como di Nerea, descoñezo a situación exacta que se vive nos medios, e menos en El Correo Gallego, polo que tampouco me farei a súa defensora, aínda que debo dicir que para poder unha opinión máis fundamentada acerca deste tema deberiamos coñecer en profundidade ambas perspectivas. É evidente que para os membros de HistAmérica era unha información relevante a que querían poñer en coñecemento dos lectores do diario, pero era o suficientemente importante para eses lectores?
    Un dos factores que se debe ter en conta para publicar determinado tema é que debe achegarse á realidade da nosa audiencia, que sexa de interese para esta. É este o caso? Posiblemente si, e posiblemente non.
    Estaría ben pensar que os medios de comunicación teñen xustificación para cada unha das decisións que toman e que os principios deontolóxicos desta profesión son respetados en todo momento, aínda que é algo que con bastante seguridade, non ocorre.
    O xornalista non debe estar ao servizo de ningún poder, nin político, nin económico e tampouco científico. Tan so debería estar a disposición da súa audiencia, respetando os intereses desta, e tentando ofrecerlle toda a información posible a cambio de nada. Mais non debemos esquecer que tristemente é un negocio.

    IGLESIA CASTIÑEIRA, SILVIA 151.H03

  8. seminariocomunicacion1

    En efecto, Cristina. El mundo en general y por supuesto el periodismo (que no se queda atrás), se mueven por el dinero. Si un titular no vende no va a salir en prensa, y a modo de comentario personal, considero que la publicidad tiene más peso que la información. Lo digo por el simple hecho de que la información si no estuviese pagada por publicidad no podría tener lugar. Es muy triste que se compre de esta forma algo que forma parte de un derecho de la ciudadanía, pero bueno, todos sabemos que negar esto sería caminar con una venda en los ojos, y que en nuestro mundo el dinero lo compre todo es algo que todo el mundo sabe.

    Laura, me gustaría plantearte una pregunta. El buen periodismo del que hablas, que en tus palabras pasa por denunciar injusticias, puede ser posible en un mercado en el que el periodista no puede tener la plena libertad de expresarse porque el medio para el que trabaja siempre le está condicionando a través de una determinada línea ideológica? Quizás ahí esté el problema. Muchas gracias.
    BRANDARIZ PORTELA, TANIA. 151.B01

  9. seminariocomunicacion1

    ”Hasta qué punto podemos creernos lo que nos cuentan?” Bien, Noelia, esta es una pregunta muy complicada de responder. Personalmente considero que los intereses políticos, los grandes mandatarios, influyen mucho en la cantidad y en la forma de redactar la información por parte de los medios de comunicación. Aún así, me gustaría creer que lo que es la esencia de la información en sí se mantiene. En definitiva, no es que piense que nos engañan en el sentido literal de la palabra, simplemente creo que lo que nos plantean solo es 1/4 parte de todo lo que nos deberían contar, y que obviamente lo que sale en los medios viene determinado por los intereses de los que nos nombras.

    BRANDARIZ PORTELA, TANIA. 151.B01

  10. seminariocomunicacion1

    En cuanto a tu comentario, Nerea, nos gustaría dejar aclarar alguna cuestión. En primer lugar quiero aclarar esta frase de tu comentario: ”Quiero pensar que no salió en prensa por no ser interesante”. De acuerdo, obviamente la información que HistAmérica pretendía que saliese en prensa no salió porque al medio de comunicación no le interesó que saliese. Pudo ser por muchos motivos, desde falta de calidad de la información hasta poco interés de él entre la ciudadanía. De todas formas, ese no es el caso. El problema no es si el medio no quiso que esto saliese en prensa por tener más o menos calidad, más o menos interés en la ciudadanía. El problema surge porque el Correo Gallego ”ofreció” (y lo pongo entre comillas para no dar lugar al equívoco en el que caiste y que explicaré a continuación) que la información saliese como publicidad. Es decir, planteó la opción de una compra de la información. (Me gustaría poner eso último en cursiva porque no es algo que sepamos al 100% si fue así, pero ya expliqué ese tema y lo volveré a explicar a continuación).

    En cuanto al tema que nos planteas cuando nos preguntas que si el caso fuese el de una farmaceútica que consigue añadir un componente extra a su multivitamínico, nuestra respuesta es la misma: nos da igual si estamos ante una farmacéutica o ante un grupo de investigación. Partimos de la base de que saldrá en los medios si tiene un interés general en la sociedad, y que no saldrá si no lo tiene. Comprar noticias es algo que no entra entre nuestros planes, por lo que, respondiendo a tu pregunta, veríamos igual de mal tanto si ofrecen esta compra a un grupo como si se lo ofrecen a una farmacéutica. El medio de comunicación decidirá, en base a los valores noticia, si sale en prensa o no, si tiene un interés suficiente. Insisto, en base a los valores noticia y a otros criterios irremediables como los intereses de los políticos o de los máximos mandatarios.

    En tercer lugar queremos dejar muy claro otro tema. Nos dices que tendríamos que haber comprobado que esta ”oferta” de compra de la información fuese cierta. Vale, nosotros dejamos claro en todo momento que no conseguimos llegar al fondo del asunto porque la versión de HistAmérica no llega para afirmar nada, no hay contrastación. Dejamos también muy claro que Yolanda Casal dijo que no sabía nada del asunto y volvimos a repetir, por si quedaba alguna duda, que no sabíamos si era verdad o no. Entiendo tu postura de no sacar a la luz algo si non estás al 100% seguro, pero es que ese no fue nuestro caso. Nosotros nunca dijimos: ”El Correo Gallego compra información a HistAmérica”. Nunca lanzamos esa bomba, siempre dijimos que era la versión de HistAmérica. Por qué lo hicimos? porque pese a todo es el grupo con el que estamos trabajando y nos pareció un buen tema para el post y para que todos conocieseis.

    Y por último, en mi humilde opinión tengo que decir que no soy tan positiva como tú. Yo sí que pienso que, por desgracia, se trafica con la información. El periodismo, aunque nos pese a todos, es un negocio más.

    BRANDARIZ PORTELA, TANIA. 151.B01

  11. seminariocomunicacion1

    Diego, Silvia y Amanda, el contenido de vuestro comentario nos lleva a una misma conclusión: la información parece que tiene un precio. Coincido contigo, Diego, y es que yo también considero que situaciones como esta pasan a diario y se escapan de nuestra vista. Es triste que tengamos que renunciar a la ética para no perder nuestro puesto de trabajo, pero considero que así es. ”Hace mucho tiempo que el periodismo dejó de ser eso para ser un producto de compra-venta”. Mi pregunta es: en algún momento no lo fue? Desde el momento en que existe periodismo tiene que existir alguien que lo financie, y mi cabeza tristemente no es capaz de concebir un mundo en el que nuestra profesión, así como el resto, no estuviesen dominadas por el dinero. Y por último, como bien dices, Amanda, la parte interesada en que se publicase la información era HistAmérica, pero el medio de comunicación lo tenía tan fácil como decir: no estamos interesados en la información, no queremos que salga publicada. Nunca, insisto, nunca se debe ”comprar” la información. Desde nuestro punto de vista es una falta de respeto hacia el receptor y, sobre todo, hacia la ciudadanía. Posiblemente muchos pensarán que es otra forma de hacer periodismo y que vivimos en el mundo de ”yupi” en donde la información prima sobre todas las cosas y en donde comprarla es lo peor del mundo, pero esta es nuestra perspectiva y no consideramos que sea la buena ni la acertada, simplemente la nuestra.

    BRANDARIZ PORTELA, TANIA. 151.B01

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: