LA COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO


“Aunque por su propia naturaleza toda comunicación podría asumirse como conectada -per se- a alguna forma de desarrollo, esto no es así. Debe estar intencionalmente dirigida y sistemáticamente planificada a la consecución de cambios concretos, tanto en la sociedad como en las instituciones y los individuos, con vocación por el cambio, el bienestar, la calidad de vida, la organización, la esperanza, el servicio público y la democracia”

CONTRERAS, Adalid (2000). Comunicación-desarrollo para otro occidente. En: Razón y palabra.


Fue en Estados Unidos donde se estudió por primera vez la importancia que podían tener los mensajes de los medios de comunicación de masas en la conformación del pensamiento de la sociedad. En un principio se orientó hacia la consecución de dos objetivos, uno económico y otro político. En lo económico se buscaba medir el grado de recepción de los mensajes propagandísticos que llevasen a una ampliación de los mercados y en lo político se procuraba medir la influencia ideológica de la propaganda con la que expandir el modelo democrático de gobierno.

Posteriormente, Wilbur Schramm (que es considerado a día de hoy como el primer erudito en el campo de la comunicación y que fue de los primeros impulsores del estudio de la misma) defendió que la comunicación debía buscar el desarrollo de los países del Tercer Mundo mediante un constante flujo de información que abogase por el desarrollo. La propuesta de Schramm fue acogida por la UNESCO, que afirmó que los mensajes de medios de comunicación eran decisivos a la hora de mantener en status quo y el equilibrio internacional, por lo que podían tenía enorme relevancia en los procesos económicos y educativos en pro del desarrollo.

En América Latina la figura de Paulo Freire fue fundamentale en el cambio del concepto de comunicación, así como en la elaboración de planes gubernamentales y de ONGs. El pensamiento de Freire, del que ya hemos hablado en el post grupal de hace un par de semanas, se resumir en el concepto de comunicación entendido como un diálogo (y no como un mensaje unidireccional) y la autoconcienciación de la realidad social que vivían las personas, así como la mejora de la misma por los mismos individuos de la colectividad. “El movimiento de comunicación popular en América Latina, con todo su desarrollo y los aportes teóricos y prácticos de grandes nombres como María Cristina Mata, Mario Kaplún y Alfredo Paiva llevan el espíritu freiriano, su concepción de comunicación como proceso de humanización y la educación como práctica de la libertad”. (SERIANO, Vladimir (2007). Causas del ausentismo ciudadano en el Presupuesto Participativo municipal desde un enfoque de comunicación para el desarrollo. Tesis de Licenciatura. UAP. Lima.)

De estas primera aportaciones nace el concepto de Comunicación para el Desarrollo, que afirma que los medios de comunicación de masas no solo tienen la capacidad de crear una actitud positiva hacia el cambio sino que llegan a ser indispensables en la modernización de los países del Tercer Mundo. Una definición más amplia de la Comunicación para el desarrollo podría ser la siguiente propuesta por la UNESCO:

“La comunicación para el desarrollo (CPD, Communication for Development o C4D por sus siglas en inglés) es uno de los modos más importantes para ampliar el acceso a estas nuevas oportunidades. CPD es más que una estrategia: es un proceso social que fomenta el diálogo entre las comunidades y los responsables de la adopción de decisiones locales, nacionales y regionales. Su objetivo es el fomento, desarrollo e implementación de políticas y programas que mejoren la calidad de vida de todas las personas.”

Mario Kaplun, que aplicó el pensamiento de Paulo Freire a la comunicación, apunta lo siguiente sobre la Comunicación para el Desarrollo:

“Si se desea comenzar un real proceso de comunicación, el primer paso debiera consistir en poner al destinatario, no sólo al final del esquema, sino también al principio, originando los mensajes, inspirándolos, como fuente de pre-alimentación. La función del comunicador en un proceso así concebido ya no es la que tradicionalmente se entiende por ‘fuente emisora’. Ya no consiste en transmitir sólo sus propias ideas. Su principal cometido es el de recoger las experiencias de los destinatarios, seleccionarlas, ordenarlas y organizarlas y, así estructuradas, devolvérselas, de tal modo que ellos puedan hacerlas conscientes, analizarlas y reflexionarlas”.

Una de las grandes cuestiones que se nos plantean en la Comunicación para el desarrollo son las distintas teorías sobre como llevarla adelante, teorías que se han modificado y reorientado a lo largo de las últimas cuatro décadas. Aquí os dejo dos vídeos breves sobre el concepto:

En la actualidad la revisión de la terminología y de los procesos es el eje central del Periodismo Social que lleva a cabo proyectos de Comunicación para el Desarrollo. Con el tiempo han surgido propuestas de medios muy fuertes, sobretodo con la radio por su capacidad de traspasar las barreras de la alfabetización, como las Radioescuelas de Colombio, las Radiosmineras de Bolivia, la Radiocicleta o las Radios autoparlantes en las ferias agroecológicas. Os dejo dos vídeos de estas realizados por AGARESO:

 

NAVARRO OTERO, PEDRO 152.H01

Advertisements

Posted on 7 Abril, 2015, in Posts individuais and tagged . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: