Daily Archives: 9 Abril, 2015

Los no escuchados

A lo largo de este proyecto, fuimos peinando sectores para analizar qué mejorar de estos a nivel comunicativo. Y haciéndolo, fuimos encontrando nichos de mercado potencialmente rentables.

Esos sectores son bastante homogéneos. Hablamos del periodismo de interpretación -slow journalism-, la ciencia, la mujer emprendedora… Pero en esta recta final, nos situamos ante una comunidad muy heterogénea y nuestro reto es fomentar su contacto con la ciudadanía.

Como ya presentó Belén el martes, esa comunidad son los jóvenes que tienen ganas de demostrar su talento al mundo, los que están empezando, pero no tienen un altavoz que hable de su trayectoria.

¿Por qué no conocemos a esta comunidad?

Aquí está el meollo del asunto. ¿Se valoran estas iniciativas en los medios? Los que realmente necesitan ése impulso, darse a conocer, no tienen cabida en la agenda informativa.

Tras abrir un debate interno, creemos necesario un análisis para poner solución a esta falta de comunicación. Y, dentro de toda esa comunidad, vamos a centrarnos en uno de los ámbitos más silenciados en los medios a nivel general: la cultura de calidad.

Los periodistas, comprometidos con su figura de comunicadores, tienen que empezar a proyectar estas pequeñas iniciativas; jóvenes con talento musical, artístico, dramático, como escritores…

cultura

Estos grupos necesitan un espacio; una sección donde sean criticados. Como ciudadana, estoy cansada de leer críticas del cine embutido en las carteleras por las productoras americanas, conciertos de pop stars y un largo etcétera. ¿Qué pasa con los que no conocemos porque nadie habla de ellos? Para bien o para mal, pero tienen que sentirse escuchados. Crear un espacio donde hablar de ellos, analizar sus proyectos y darles voz. Como estudiantes y para estudiantes. Alguien que ejerza como crítico de cultura local, que esté en contacto con las nuevas iniciativas, las analice y las proyecte al público.

ARIAS MÉNDEZ, ANA. 151.F02.

Palabras con sentido

Esta última semana contactamos co Colexio de psicólogos de Galicia e tras dialogar coa técnica de coordinación e comunicación, o mércores vindeiro temos unha entrevista cun psicólogo finalmente, tras recibir negativas ou falta de interese por parte doutras

 asociacións. Ademais, proporcionounos unha guía de estilo e información sobre cómo deben tratar os medios todo aquilo referente a saúde mental, tema central deste post.

Cada vez son máis os medios de comunicación e os xornalistas que consideran que a mellor vía para elevar a calidade da información e o seu talante ético é a autorregulación. En España cóntanse con códigos éticos da profesión xornalística que dan algunhas pistas de carácter xeral acerca dese difícil equilibrio entre o dereito  á  información e o respeto a outros dereitos dos cidadáns.   No campo que nos atinxe, considérase prioritario que se faga todo o posible por erradicar estereotipos e tópicos que afectan as persoas que padecen unha enfermidade mental e ao seu entorno.Os profesionais dos medios de comunicación deberían asumir unha responsabilidade neste sentido.

A Organización Mundial da Saúde declarou recientemente o seguinte:  o 25 % da poboación sofre un trastorno mental ao longo da súa vida; preveese que os trastornos mentais aumentarán considerablemente nos próximos anos; as enfermidades mentais   representan o 12´5 % de todas as patoloxía; o 22 % da poboación padece episodios de ansiedade e depresión nalgún momento da súa vida; entre o 70 e o 80 % das persoas con enfermidade mental están en situación laboral de desemprego, entre outras.

Existen  noticias sobre saúde mental nas cales parece que o xornalista non se   documentou nin recurriu a distintas fontes como seguramente faría con outras temáticas, limitándose deste xeito a reproducir os falsos tópicos da sociedade. Deste xeito, refórzase unha visión estigmatizadora da enfermidade mental. Os titulares son tamén un foco perxudicial xa que soen ser alarmistas ou morbosos e nesta mesma liña, as persoas que sofren alguna enfermidade  son etiquetadas sustantivando a súa condición (por exemplo, maníacos depresivos). Por outra banda, os medios tenden a crear imaxes negativas e pouco normalizadas xa que adoitan presentalos en actitudes pasivas, sen ningún tipo de interacción social, trasmitindo sensación de lástima, etc. Pódese observar tamén que existe un notable confusionismo no que atinxe a tipificación das enfermidades e con demasiada frecuencia mestúrase información de saúde mental con outro tipo de discapacidades e patoloxías. En canto  a veracidade da información, poucas veces provén directamente de persoas con enfermidade mental e só ocasionalmente  de asociacións de familiares, psiquiatras e psicólogos dos hospitais.

Asemade, parece que violencia e saúde mental van da man. Porén, non hai base científica que o demostre. É normal atopar noticias que vinculan sucesos violentos con este tipo de patoloxía cando a realidade é moi distinta.  Son breves na que se sintetiza a información de maneira incorrecta, de xeito que queda simplificada e pérdense datos relevantes. Ademais, téndese a empregar termos do ámbito da saúde mental noutros contextos que están totalmente fora de lugar.

Para erradicar isto existen dez principios básicos que todo xornalista debe manexar, en resumen do citado anteriormente:

  1. Aumentar o coñecemento social a través dunha información exacta de conceptos e termos.
  2. Mostrar unha visión positiva da enfermidade mental.
  3. Contemplar todas as facetas, mostrar as persoas de forma integral.
  4. Menos compasión e máis recursos.
  5. Darlle importancia aos verdadeiros protagonistas.
  6. Desmontar falsas crenzas, mitos ou prexuizos.
  7. Alonxar a enfermidade mental da crónica de sucesos.
  8. Coidar a linguaxe
  9. Facilitar información normalizadora.
  10. Lembrar que a maioría das enfermidades son visibles.

Debemos ter en conta que todos temos probabilidades de padecer unha enfermidade mental aínda que teóricamente poida haber persoas con máis predisposición xenética que outras. Como xornalistas, debemos comprender isto e tratar as persoas que as sofren sen caer en tópicos e coa maior documentación posible.

LAREU PEREIRA, IREA REXINA 151.E02

Ariadna: “Hay gente que piensa que una mujer no puede ser tan cañera como un hombre porque tienden a ser más delicadas y dulces”

Ariadna Brandón Muíño es una joven música compostelana, integrante y vocalista de la asociación con la que trabajamos, “Mulleres Galegas Kañeras”. Así ha respondido a las preguntas que le he realizado.

Ariadna cantando en el estudio

 

 

P: ¿Que es para ti el proyecto MGK?

R: Para mí el proyecto MGK es una forma de reunirnos las chicas de Galicia que hacemos o que nos gustaría hacer metal y rock, para conocernos entre nosotras y también darnos a conocer. Así  se impulsa un poco más la figura femenina del rock’n’roll y metal, no como “mujer florero”, sino como un músico más.

P: ¿Como entraste a formar parte de “Mulleres Galegas Kañeras”?

R: Pues por Facebook. Yo ya conocía a Patty Castro desde hacía un par de años, así que en cuanto colgó el cartel en su muro, no lo pensé dos veces, decidí meterme de cabeza.

P: ¿Crees que la sociedad asocia el estilo rock y metal a una figura masculina?

R: Por desgracia sí, porque las bandas más conocidas están compuestas mayoritariamente por hombres y también debido al estereotipo que aún existe de “mujer perfecta”. Hay gente que piensa que una mujer no puede ser tan cañera como un hombre porque tienden a ser más “delicadas y dulces”. En mi opinión, se puede ser delicada y dulce y a la vez ser cañera, subirse a un escenario con su micro o su guitarra o lo que toque, y hacer música porque disfruta al máximo sin tener que marcar figura o enseñar canalillo. Lo hace porque sí, porque puede y lo hace tan bien como un tío. Afortunadamente las nuevas generaciones ya empiezan a pensar de otra manera, tienen la mentalidad más abierta y ya en la adolescencia le echan un par y deciden tocar rock y heavy.

P: ¿Recuerdas alguna experiencia personal en la que te vieses menospreciada en estos géneros musicales por el hecho de ser mujer?

R: La gente con la que he cantado en JAMs nunca me menospreció, pero sí hubo alguno que otro que no creía que yo pudiese cantar heavy metal o rock, que mi voz era más bien para pop y coros. Una vez también escuché que hay muchas chicas que se están haciendo bajistas porque el bajo es lo mas “fácil” de tocar.

P: ¿Que se debería hacer, en tu opinión, para cambiar o combatir el machismo en el rock?

R: A ver, vivimos en un país que siempre ha sido y sigue siendo muy machista. Creo que dando más a conocer a las chicas en este mundo, con proyectos como el MGK se puede llegar a la gente y lanzar el mensaje de que nosotras también valemos, hay chicas con muchísimo talento que merecen ser escuchadas y valoradas igual que un hombre. Es un trabajo duro, pero poco a poco y con el paso del tiempo podemos conseguir que a la gente ya no le resulte tan raro ver a una mujer en un grupo de rock o metal. Igual que hace mucho tiempo se decía que la mujer no podía por ejemplo ser mecánica, ni podía desempeñar otros muchos trabajos considerados “para hombres” hasta que un día una mujer dijo basta.

P: ¿Ayudó en algo el proyecto MGK a cambiar esta situación?

Aún queda trabajo por hacer, pero por lo que veo, las reacciones de la gente ante esta iniciativa están siendo muy positivas, y gracias a este proyecto a algunas de nuestras chicas las han fichado ya para algunos grupos.

P: ¿Cómo te ves a ti misma en el futuro, en relación con la música?

R: Bueno, yo todavía estoy superando un pequeño…”miedo escénico”, por llamarlo de alguna manera, ya que sólo llevo un año cantando heavy y rock. Nunca me había atrevido antes, nunca salía de estilos más suaves. Hasta que un día decidí apuntarme a una JAM a cantar dos temas que son de mis favoritos, “Run to the hills”  y “Wild child”. Por lo que me dijeron el resultado fue bueno, así que me decidí a seguir cantando este estilo, quiero seguir aprendiendo y crecer mucho como vocalista para algún día cantar ya sin miedo en un grupo.

chicas mgk

COSTA CUÍÑA, NURIA     151.A03

Comunicación y seguridad

58766

Como ya os comentamos al principio, en nuestro grupo estamos investigando las salidas profesionales que tendremos al salir de la facultad.
Para esta última semana, hablamos con Marcelo para que nos aclarase un poco más el tema y los campos en los que él creyese que no habíamos indagado lo suficiente. Entre sus indicaciones y vuestros comentarios, cada una nos hemos centrado en alguna de las temáticas que no habían sido tratadas previamente.
Mi post de hoy se centra en la comunicación hacia los ciudadanos desde las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.
Tras haber hablado con dos Policías Nacionales y un Guardia Civil, (han pedido que no desvelemos su identidad), notamos ciertas diferencias entre estas dos instituciones.
Por un lado el Cuerpo Nacional de Policía; ellos se definen como una institución renovada, juvenil y con los pies en el siglo veintiuno.
Por otro lado, la Guardia Civil, también intentan mostrar una imagen moderna aunque nos comentan que hemos de tener en cuenta que no dejan de ser una institución militar.
Les preguntamos qué opinaban sobre el tratamiento mediático del terrorismo en España. Desde la Guardia Civil, sin pensarlo dos veces nos contaron que se da una visión distorsionada de la realidad y que en la mayoría de los casos los medios atienden a cuestiones políticas sin preocuparles la opinión de las víctimas. Que juegan con todos los hechos y personajes para modificar la realidad. En la Policía Nacional nos dieron una opinión parecida, aunque no se les veía tan molestos con la situación mediática, simplemente convivían con ella.
Sin embargo cuando tocó hablar de la representación de la institución cara al público, los dos grupos nos comentaron que se sienten muy bien representados mediante asociaciones y que creen que sus voces sí que tienen cabida fuera de sus círculos.
Cabe destacar que a la Guardia Civil no se le permite formar sindicatos profesionales y en el año 2007 optaron por el asociacionismo creando la Asociación Independiente de la Guardia Civil (http://www.aigcnet.com/). Nos comentan que esta asociación les permite estar más unidos, aunque también pone cierto freno a sus “libertades profesionales”, porque, vuelven a recalcar, son una institución militar.
En la Policía Nacional sí que cuentan con un sindicato, el SUP (Sindicato Unificado de Policía)http://www.sup.es/  y también con apoyo y voz por las redes sociales.
NOVO OLIVERA, PATRICIA 152.G02

Labregas non asalariadas

mulleres labregas

Para completar unha parte fundamental do noso traballo, no post de hoxe temos unha entrevista cunha muller labrega. A diferenza doutras entrevistas deste tipo que fixemos noutros posts con mulleres labregas que traballan empresas agrarias, a de hoxe, Josefina Lorenzo, é unha muller do rural que traballou no campo toda a súa vida, pero nunca o fixo de maneira remunerada ou  a través dunha empresa.

Josefina está agora xubilada, pero non por iso deixou de lado as labores agrarias. Na súa casa continúa tendo un grande horto con todo tipo de produtos que ela mesma, coa axuda do seu marido, se encarga de sementar, coidar e recoller. Estas labores son algo que ela esta acostumada  a facer ano tras ano e que forman parte da súa vida como ben afirmou nesta conversa.

“Eu traballei sempre no campo, toda a miña vida. Desde os 20 anos dediqueime sempre a facer o que tiñamos na casa, dende plantar patacas ata coidar os animais. Antes non me dedicaba solo a isto, traballei tamén nunha fábrica de madeira, nun serradoiro. Cando me casei e tiven fillos meus pais eran xa moi maiores e tiven que quedar na casa atendéndoos a eles, á casa e á horta. O meu home e mais eu encargabámonos de botar o millo, plantar as patacas, cultivar hortalizas e verduras, atender as viñas… Él traballaba fora da casa, polo que a maior carga de traballo levaba eu. Antes tiñamos tamén animais aos que había que atender, polo que ter leiras axudábache, xa que non tiñas que mercar nada para alimentalos. Coas leiras tiñas como alimentar aos animais e con eles tiñas como alimentarte ti.

Na actualidade a xente cada vez dedicase menos a estes labores. As persoas maiores cada vez poden menos e os mozos prefiren buscar outros traballos que quedar na casa dedicándose a coidar a horta. Nas aldeas cada vez vive menos xente, vaise para as cidades. Os mozos prefiren comprar as cousas que poñerse eles mesmos a cultivalas. Eu claro que tamén compro cousas, pero teño a sorte de poder ter produtos cultivados por min mesma”

A historia de Josefina non é unha excepción nin un caso illado, xa que cando falamos de mulleres labregas na maioría dos casos falamos de mulleres como ela, que non reciben do seu traballo máis que o froito do que elas mesmas sementan. A maior parte das mulleres rurais de Galicia que traballan no campo non teñen un xefe, un salario ou un horario, senón que traballan por propia vontade neste sector que cada vez está máis esquecido.

 

RIVEIRO COLLAZO, PAULA 152.E02

Traballamos co público (parte II)

Como xa indicou a miña compañeira Lucía Montáns fai uns días no seu post, esta semana ela e máis eu saimos á rúa para facer preguntas ao público sobre os medios de comunicación que adoitaban escoitar, ver ou ler. A principal diferencia que atopamos foi que nas franxas de idades mais xoves, ler prensa escrita en soporte non electrónico é case inimaxinable. Os nativos dixitais obtemos información mediante internet, redes sociais ou calquera soporte similar. Son os medios convencionais protagonistas, pola contra, no ámbito dos deportes, como moitos dos entrevistados destacaron. Porén, a poboación de idades maiores afirmou preferir sen dúbida a prensa escrita en papel, a televisión e, en menor medida a radio. Moitos deles non nos permitiron que filmáramos a súa imaxe, pero dispoñemos dos audios coas súas respostas ao que lle preguntamos.

Gustaríame facer fincapé no feito de que na actualidade Internet e as redes sociais sexan unha fonte de información que se actualiza constantemente, á que estamos expostos en todo momento. É fiable toda a información que consumimos polo feito de estar publicada na web? Esta é unha das principais cuestións que analizamos tras facer o traballo de campo: por moito que sexamos nativos dixitais e esteamos adaptados a estas tecnoloxías, deberíamos ser conscientes de que non toda a información ten por que ser veraz ou contrastada, é isto pode supor unha falta de información para o pobo. Concluímos tamén, a raíz desta cuestión, que saber informarse é unha asignatura pendente da nosa sociedade: se non aprendemos a informarnos dende a nosa formación básica, pode que nunca cheguemos a facelo co mínimo de precisión que se require.

Déixovos a continuación un par de vídeos dalgúns dos enquisados máis novos.

https://youtu.be/5qqM-nkcISI

https://youtu.be/zPgZxzIttfw

https://youtu.be/jB9LMHoykYA

PLATERO PÉREZ, CLAUDIA 152.D02

De ciencia, sociedade e xornalistas

Na entrevista que lle realizamos a Yolanda Casal, xornalista de “El Correo Gallego” que se encarga maioritariamente de cubrir os temas relacionados coa Universidade e o seu contorno, quedou unha cuestión no aire que consideramos importante tratar. A profesional da comunicación abriu a polémica sobre se realmente a sociedade demanda a publicación de noticias científicas.

el-correo-gallego-19304_01_gra

Yolanda é consciente de que é certo que cando preguntas á poboación que tipo de publicacións bota en falta as respostas de “noticias sobre ciencia ou noticias culturais” non son precisamente escasas. Pero ela pon sobre a mesa a dúbida sobre a veracidade destas declaracións. A xornalista afirma que a gran parte das persoas que aseguran estar interesadas neste tipo de temas acaban por non ler os artigos relacionados cos mesmos. Non obstante, tamén incide na pasividade de algúns xornalistas con respecto á hora de publicar sobre temas científicos. Yolanda opina que esta pasividade deriva nunha transmisión de coñecementos proporcionados, por exemplo, por grupos de investigación que non adxunta unha previa comprensión da realidade que se está contando por parte do propio xornalista. E, como consecuencia, a audiencia ou lectores potenciais destas noticias redúcense a expertos ou coñecedores do tema.

Polo tanto, esta situación lévanos a pensar sobre cal é a causa do problema: É a sociedade, por natureza, a que non se sinte en xeral atraída realmente por informacións de carácter científico ou son os medios os que non saben como converter os feitos deste carácter de maneira que sexan atractivos para o público?

Caamaño Deus, Sofía 151.B02