Mi reflexión final (y la de Lidia)

Para dar por finalizada mi colaboración en esta actividad decidí subir una última vez a la sede de COGAMI en Monteporreiro. Aprovechando lo discriminatoria que me ha parecido la última campaña de la ONCE (de la cual os dejo el enlace al final del post) decido escucharla y debatirla un poco con Lidia, una usuaria invidente de COGAMI, a continuación podréis leer un resumen de los puntos más importantes que tocamos.

Valeria: El anuncio comienza con la frase “para que una persona ciega pueda ser uno más…”¿A caso tu no te sientes ya una más?

Lidia: Si y no, creo que hago todo lo puedo por intentar ser una más en la sociedad pero siempre existirán algunas diferencias imposibles de solucionar, pero tampoco me gusta que en un anuncio en la televisión que verá todo el mundo se hable de ciegos como de inadaptados.

Valeria: Personalmente creo que en los medios de comunicación no se trata el tema de las discapacidades con toda la claridad que se debería ¿tu qué opinas?

Lidia: Bueno, hay que entender que hay gente muy susceptible y es un tema delicado para muchos pero tienes razón en que a lo mejor se trata con “tanto cuidado” que muchas veces quedan dudas sin responder o parece que se trata con miedo. También yo prefiero que se trate con miedo a que se trate sin ningún tacto.

Valeria: En ese caso ¿te parece adecuado este anuncio?

Lidia: No, de ninguna manera. Es distinto parece que no podemos ser uno más de la sociedad, yo se que tu y yo somos distintas pero somos tan españolas y tan humanas como otras dos personas cualquiera. Me duele que la gente que escuche este anuncio sin ponerse en el lugar de cualquier invidente piense que hay una barrera tan grande entre nosotros.

Valeria: Además, me parece que este anuncio busca tocar la sensibilidad para hacer marketing ya que su fin no deja ser vender cupones. ¿No crees que ya que tanto se insiste en vuestra adaptación y si eso es lo importante, deberían hacer anuncios sin ningún interés detrás (tan solo el de que “seais uno más”)?

Lidia: Yo la verdad de marketing poco sé y aunque no me había planteado antes esto creo que tienes razón, a lo mejor a este anuncio le interesa más subir las ventas tocando un tema delicado que ayudar a la gente ciega y eso si que me sienta mal, no se a ti pero a mi me parece que no es la mejor idea para hacer publicidad y además publicidad camuflada en buenas intenciones.

La entrevista estaba formada por 14 preguntas de las cuales he elegido estas para no hacer demasiado pesado el post y resumir lo más importante. A lo largo de este proyecto quizás he sido el miembro de mi grupo que ha sido más crítica con el tratamiento que recibe la discapacidad en los medios y este anuncio hace que me reafirme en mi posición, como ya he dicho anteriormente no se puede pedir aceptación y no practicarla porque quien de verdad la busca y merece jamás conseguirá sentirse completamente integrado. Quienes trabajan y queremos trabajar en los medios debemos tratar cada tema con la claridad, respeto e interés que merece y abogar por la igualdad en los medios de comunicación, tras estos meses informándome sobre los medios y la discapacidad, la verdad, me he sentido a veces impotente, orgullosa o decepcionada ya que he visto de todo pero si he sacado una conclusión es que queda mucho por trabajar, muchísimo, nunca somos conscientes de la repercusión que tienen los medios en la opinión e ideas de la sociedad por lo que esto requiere un esfuerzo extra por todos nosotros para influir de la manera más positiva que nos sea posible, ya sea tratando el tema de la discapacidad como otro cualquiera, sigamos trabajando y sigamos avanzando.

Gracias a todos por la atención y aquí os dejo el enlace del desafortunado anuncio:

GIRÁLDEZ RODRÍGUEZ, VALERIA 151.C02

Advertisements

Posted on 10 Abril, 2015, in Posts individuais and tagged , . Bookmark the permalink. 4 Comentarios.

  1. seminariocomunicacion1

    Como en todos los proyectos que tocan el tema de las discapacidades, sea cual sea, es muy difícil determinar qué es correcto decir y qué lo es menos.

    Creo que cae de cajón que cualquier persona, solo por el hecho de serla debe ser tratada con igual respeto. Elaborar programas que ayuden a integrar a estas personas, o que se les faciliten los medios necesarios para poder desenvolverse en su día a día de la misma manera que lo hace una persona sin discapacidad, es lo correcto y a lo que se debe llegar. Esto es algo que, en mi opinión, no es discutible.

    En cambio, discrepo en algo: las personas actuamos guiándonos por los sentimientos. Y la realidad es que cuándo no se tiene un problema, uno no se suele parar a pensar en la existencia del mismo. Puede que este anuncio intente llegar a nuestra fibra sensible, pero lo hace con un fin lucrativo que en teoría beneficiará a las personas que necesitan de los medios que menciono en el párrafo anterior. Probablemente si este anuncio no recurriese a cierto sensacionalismo, muchas menos personas se quedarían con el.

    RIVERA MOLINS, IRMA 152.D05

  2. O sensacionalismo que contén este anuncio é moi grande, e ONCE o que busca, ademais de axudar ós invidentes, é vender cupóns. Coincido con Irma en que, ó mellor, se non empregasen ese “sentimentalismo” nas súas campañas publicitarias non conseguirían vender tantos cupóns cuxo fin é axudar a persoas cegas.

    Por outra banda, o tratamento que se lle da, amosa ós invidentes como integrantes febles dentro da comunidade. Partindo da base de que todos os cidadáns somos iguales, eu penso que se podía tratar doutro xeito o tema, sen necesidade de poñer ós cegos como alguén que non está na sociedade é hai que adaptalos.

    É certo que contan cun handicap moi importante, a carencia do sentido máis importante, pero son cidadáns totalmente incluídos dentro da comunidade e que hoxe en día contan con moitas facilidades para axudalos.

  3. seminariocomunicacion1

    Terrible Valeria. Terrible. Un anuncio donde se trata la discapacidad de todas las formas en que creo que no debería tratarse. En primer lugar por estarlos tratando de diferentes cuando lo que se pretende es la integración social. Ellos son conscientes de que son distintos, pero de algún modo, ¿no lo somos todos?.
    En segundo lugar por emplear este tipo de personas con fines lucrativos. Es sencillamente asqueroso y no puede ser calificado de otra forma.
    En tercer lugar, el hecho de que si no compras un cupón eres la peor persona del mundo y no estás cumpliendo tu “papel”. Eso creo que es lo que menos me gusta. El hecho de que parezca que somos los ciudadanos los que tenemos toda la responsabilidad. Y nada más lejos de la realidad. Nosotros debemos centrarnos en que se sientan incluidos socialmente e integrados.
    Pero no es mi culpa, por ejemplo, que ante mi ascensor haya 5 escalones. Que si ahora una amiga mía está en silla de ruedas tenga que pedir ayuda para poder acceder a mi piso. O que algunas facultades o colegios no estén preparados para acoger a personas invidentes. Eso tampoco es mi culpa.

    En resumidas cuentas, desafortunado es poco. Y me llama la atención que no se haya quejado nadie ante esta descarada forma de hacer dinero. Pero a la ONCE se le ve el plumero: http://utrempresa.com/noticia/29768

    MIGUEZ TORRES, LAURA 152.G01

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: