El futuro del periodismo

El documental Page One, que trata sobre el periódico estadounidense New York Times, hace un retrato del estado precario del periodismo actual a través de la figura de una de las cabeceras de referencia más importantes del mundo. Resaltando el hecho de que el NYT sufre una de sus peores épocas, se da a entender que el periodismo necesita renovarse. Sin embargo, se incide mucho en que la “Dama Gris” sólo atraviesa una crisis y que el periódico sigue siendo la fuente principal de todas las noticias.

Hay algo claro: el periodismo tal y como lo conocemos ya no es viable. Ha de adaptarse a os tiempos que corren, a las redes sociales y a la tecnología, pero sigue anclado en el pasado. Lo vemos, por ejemplo, en uno de los columnistas más importantes de NYT, David Carr, que se negaba a abrirse una cuenta en Twitter hasta que se dio cuenta de que era necesario. Este personaje, por otro lado, es uno de los más firmes defensores del Times y no acepta una crítica negativa sobre él.

Medios como WikiLeaks han demostrado ser la cara de una nueva forma de informar más próxima al activismo y mucho más alejada del poder y los medios pecan al considerarlo una fuente (como lo definen los trabajadores del NYT) y no un competidor o un igual. Por otra parte, es cierto que la prensa no concibe la manera de sacar tajada económica en internet. El NYT ha optado por el sistema de suscripción, en el cual no puedes acceder a a información si no eres socio y pagas una cuota. Bajo mi punto de vista, esto es un error. Levan años dejándonos acceder gratis a sus contenidos, estamos demasiado acostumbrados a ello. Pocos son los que se dignarían a pagar por algo que pueden ver en otro sitio. El modelo de negocio del nuevo periodismo debe ir por otro camino: fidelizar audiencia en internet y vender el producto en papel a aquellos que estén dispuestos a comprarlo. Esta es una estrategia que le funciona muy bien a la revista cultural española Jotdown.

Siempre se ha definido periodismo como la búsqueda de la verdad a través de la objetividad. Quizás debamos alejarnos de eso, sacar a la luz cosas que puedan comprometer a las altas élites sin suavizarlo con una lupa de cristal neutro. Julian Assange se considera a sí mismo más activista que periodista porque el activismo lucha por la justicia mientras que el periodismo tiene una definición más difusa. Deberíamos reflexionar sobre ello.

ARIAS RIAL, ARIADNA 151.F03

Advertisements

Posted on 7 Maio, 2015, in Posts individuais. Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

w

Conectando a %s

%d bloggers like this: