Inside The New York Times

new-york-times-hed-2013

El documental gira en tornoa la crisis que vive el mundo del periodismo.  Un año dentro del mítico New York Times deja patente el miedo que existe ante la posible quiebra del mismo y cómo este tiene que ir reinventándose para poder subsistir.

Internet ha revolucionado todo, y el mundo de la comunicación no se ha quedado exento. La aparición de las nuevas tecnologías está apartando el papel de la escena y ahora es casi una obligación la presencia de los medios en las redes sociales. La inmediatez que estas ofrecen es una ventaja en muchos sentidos, sin embargo es también una realidad la pérdida de calidad de la información que se ofrece.

La pérdida de publicidad que aparece en los periódicos es otro de los factores que de algún modo ha contribuido a que la crisis se asentara en el sector, ya que los beneficios obtenidos por la venta de ejemplares no son suficientes. En esto ha influido también el acceso gratuito que ofrece Internet a la información.

La figura de David Carr es especialmente destacable. Su forma de ejercer el periodismo y de relacionarse con las fuentes es clara y directa, no se corta y encuentra la información que ha ido a buscar. Las relaciones interpersonales en la redacción se evidencian en las reuniones de para estructurar el periódico, donde se ponen el común las noticias y se llega a un acuerdo.

La aparición de la famosa Wikileaks y lo que supuso que sacase a la luz vídeos sobre la guerra de Irak planteó un paralelismo con lo que había hecho ya el NYT cuando sacó a la luz documentos secretos sobre Afganistán, siendo calificado como un “enemigo” por el gobierno de los EEUU.  Ambos se enfrentan al  biopoder y ponen en primer lugar la importancia de una información que creen que la sociedad ha de conocer. Tal y como decía el fundador de Wikileaks  Julian Assange decía que el fin último del periodismo es la justicia, y por eso él se consideraba de alguna, manera un periodista. Es en este contexto donde se empieza a plantear que Wikileaks pase de ser una mera fuente informativa a ser participe en el propio periódico, lo que deriva en que la relación con las fuentes está cambiando.

Se trata también el prestigio implícito que lleva ir asociado al NYT, y la fiabilidad que se presupone, o al menos lo hacía, en sus noticias. Sin embargo, grandes escándalos, como haber publicado información que finalmente resultó ser errónea ha provocado que la desconfianza de uno de los periódicos más afamados mundialmente cale en la sociedad. Esto demuestra que el prestigio no puede darse por hecho, no puede ir ligado a un nombre, hay que ganárselo, ya que toda una vida de un trabajo bien hecho puede venirse abajo con un solo error.

Personalmente, no creo que el NYT vaya a desaparecer. No quiero negar lo evidente no mucho menos, el problema está ahí, la pérdida de valores en la profesión es evidente. Sin embargo, tal y como se dice en el documental El New York Times sigue siendo una fuente de información en sí mismo, muchas de las noticias que se publican, ya han estado en el NYT. La clave ahora está en dar con la fórmula que le permita mantenerse de manera indefinida.

SILVA TROYÓN, YOHANA 152.C04

Advertisements

Posted on 7 Maio, 2015, in Posts individuais and tagged . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: