Author Archives: titorizado1c

UN FINAL CON MUY BUEN SABOR DE BOCA

Tras varios meses trabajando con los trabajos del ProT y el TS, los dos han llegado a su fin. Así que en mi último post individual voy a exponer unas conclusiones y finalmente toca despedirse.

La temática que hemos abordado en el TS tiene cosas en común con la del ProT. Una de sus semejanzas es que en la sociedad en la que vivimos hay colectivos que no reciben toda la atención que se merecen y otra es que los afectados por las preferentes son, en su mayoría, personas con edad avanzada, al igual que los residentes de Volta do Castro.

Por un lado os hablo de los afectados pro las preferentes, que hemos estado trabajando con ellos para el TS. Se trata de un colectivo que cada vez lo forman más personas y que, aunque reciben mucha atención por parte de las Plataformas y mucho apoyo por una parte importante de la sociedad, no toda la necesaria. En uno de mis post os hablé de que en Carballo hay muchos habitantes que son afectados directos. Los jueves por la mañana los afectados se juntan en las diferentes sucursales bancarias con carteles como “Quita non, Goberno solución”. Yo misma he hecho el recorrido, yendo por las diferentes sucursales y hablando con los afectados. Se muestran muy agradecidos de que les prestes atención y ayudes a la causa, están dispuestos a darte datos de todo tipo y a sacarles las fotos que quieras. Lo único que quieren conseguir es hacer eco de lo que solicitan y mobilizar a la sociedad.

Por otro lado, en nuestro trabajo ProT hemos estado en la residencia de ancianos Volta do Castro. Antes de comenzar nuestra experiencia los cuatro miembros del grupo teníamos claro los objetivos que queríamos solventar y, en mi opinión, los hemos alcanzado con creces. He escuchado a bastantes grupos quejarse de las organizaciones con las que ha trabajado. En nuestro caso, a pesar de las trabas que hubo primeramente, quedamos muy contentos con la residencia y, sobre todo, con los residentes. Hemos conseguido que la comunicación entre los quince residentes con los que mantuvimos contacto mejorara, ya que antes era prácticamente inexistente; nos hemos ganado su confianza y cariño; hemos aprendido a mejorar la comunicación y abrirnos más con gente de otras generaciones. Y, sobre todo, les hemos prestado toda la atención que se merecen y hemos tenido un trato más cercano con ellos.

Aquí se acaba una muy buena experiencia con un buen resultado. En el trabajo TS he tratado con gente afectada por las preferentes y en el ProT, en la mayoría de los casos, con ancianos afectados por la soledad. No sé que puede llegar a ser más duro, ya que la soledad va quemando el paso del tiempo. En uno de mis post os hablé de que la risoterapia era apta para todas las edades y sigo pensando lo mismo. Me voy satisfecha porque sé que la hemos fomentado.

Ha sido un placer. Gracias por vuestra atención.

Anido Sueiro, Andrea  S1E   T1C

VOLTA DO CASTRO: FIN DE UNA GRATA EXPERIENCIA

Nuestra experiencia en la residencia de ancianos Volta do Castro ha llegado a su fin. Ya sólo nos queda ir un día de la semana que viene a enseñarles el vídeo de la Historia de vida y despedirnos de cada uno de los residentes. Como ya contó Andrea en uno de sus post, el jueves pasado realizamos una especia de “espicha” como diría nuestra compañera asturiana Loreto. Así fue y salimos muy contentos de la residencia, al igual que las cuatro residentes que la compartieron con nosotros.

Por un problema técnico no pudimos enseñaros un par de fotos que creemos que son dignas de ver, así que aquí os dejamos dos fotos de Dolores López y Delfina disfrutando del sol que nos acompañaba el jueves y esperamos que también de nuestra compañía, claro.

dolores

Dolores López

Delfina

Delfina

Como podéis apreciar, las gominolas y, especialmente las nubes, fueron bien recibidas por las señoras, al igual que el té de manzana del Mercadona. Este y muchos otros momentos que hemos compartido con cada uno de los residentes, sin duda alguna, serán recordados por nosotros cuatro.

Todos esos momentos han sido narrados por en este blog con nuestros posts grupales e individuales y si hacemos un repaso podemos ver como los cuatro integrantes de este equipo hemos dedicado más entradas a hablar de Volta do Castro que de otros proyectos de la asignatura. Y es que Dolores Miguens, Manuela, Dolores Lorenzo, Herminia, Delfina, Rosalina, Laura, Floriana, Manuel, Dolores Ramos, José, Lesmes, Ricardo, Luz y Ramón se han ganado un hueco en nuestros corazones y los vamos a echar de menos.

La semana que viene nos despediremos definitivamente no sin antes darles las gracias por todo lo que nos han enseñado y por lo que nos hemos reído y emocionado. Desde aquí, como ya hicimos en nuestra memoria, nos gustaría pedir que el curso que viene se integrase Volta do Catro en la lista de asociaciones de la guía de la asignatura para que nuevos compañeros y residentes puedan seguir disfrutando de esta experiencia de la que hemos puesto la primera piedra.

A vosotros, muchas gracias por seguirnos y por vuestro apoyo.

 

Yo y mis conclusiones

Bueno, este es mi último post. ¿Cómo puedo despedirme de este blog? Creo que lo mejor será hacer unas breves conclusiones de lo que han supuesto para mi tanto el trabajo TS como el ProT:

En cuanto al trabajo TS, si bien, como ya comenté en mi memoria individual de este trabajo al docente, no era un trabajo que me entusiasmara, tanto por la temática como por los compañeros de tripulación (para qué engañarnos), con el paso del tiempo y de la realización de las distintas actividades que formaban parte del guión inicial, aunque unas fueron más fructíferas que otras, conseguimos realizar un trabajo más que decente gracias a nuestro esfuerzo y tesón. Otra cosa no, pero hemos analizado el proceso de peatonalización a fondo, desde el caso concreto de Pontevedra hasta otros casos externos, e incluso al proceso en sí, teorizado. Por mi parte, la indagación y búsqueda de documentación sobre el tema resultó harto cansada, mas productiva, y esto ha formado un poco nuestro conocimiento del tema.

Por el otro lado, el trabajo ProT ha sido mucho más ameno y entretenido, aunque no por ello menos interesante. Lo primero de todo fue perseguir un proyecto que ideamos nosotros mismos y que, finalmente, tras dar mil vueltas, logramos hacer: trabajar con una residencia de ancianos. Si al principio iba con mis reservas a la hora de tratar con gente mayor, finalmente fue un trabajo muy dinámico y sencillo de realizar: los cuatro componentes del equipo nos coordinamos a la perfección, algo que el propio centro y sus residentes percibieron para darnos manga ancha por el edificio y libertad para trabajar con ellos. ¿El resultado? Se condensa en la Historia de Vida que pudisteis ver el viernes pasado en el aula, y que, según a mi parecer, os sacó a más de uno una sonrisa.

En resumen, ambos trabajos, muy diferentes entre ellos pero no por ello uno peor que otro, han terminado con un resultado positivo y, desde luego, considero que he aprendido mucho con cada uno de ellos.

Barreiro Manzano, Óscar S1D T1C

De pícnic (2ª y última parte)

Terminé el anterior post comentando cómo Dolores Lorenzo, una de las residentes que participó en la Historia de Vida proyectada en el aula, se sacó unas cartas de la manga. Literalmente. En un momento dado, Delfina se percató de que esa compañera llevaba algo más aparte de los bizcochos (que repartimos a nuestras residentes para que guardaran para más tarde). Tras preguntarle Loreto a Dolores, esta se sacó una baraja española del bolsillo. Tras preguntarnos si sabíamos jugar a la brisca, y tras declarar Andrea que no, nos sumamos mi compañera asturiana y yo a echar unas partidillas con ella. Cabe decir, sin ningún tipo de rencor, que, aunque no fui capaz de ganar ninguna de las dos partidas que realizamos (¿o fueron tres?), pasamos un gran rato. Dolores es una magnífica jugadora. Loreto, también. Pero Dolores, es una crack.

Tras esas partidas, vimos que estaba a punto de pasar el bus (pasa cada 40 minutos… así, con calma). Recogimos, me llevé la bolsa conmigo para aprovechar las sobras para el aniversario de Beatriz (no es que sea rata, pero no iba a tirarlo), fichamos para anunciar nuestra marcha y dimos tres pasos hasta la parada. Y a esperar media hora a que pase el transporte urbano. Esta, sin contar la inminente proyección de la Historia de Vida en la residencia, que vosotros habéis podido disfrutar en primicia en clase, es la última actividad que realizaremos con ellos. Sabemos que estamos fuera de plazo para llevarles la cinta y para verla con ellos. Pero no nos importa. Les hemos cogido un gran cariño y no tenemos ningún problema en enseñarles el resultado de las grabaciones fuera del calendario establecido desde el primer momento.

Barreiro Manzano, Óscar S1D T1C

De pícnic (1ª parte)

Este es mi último post acerca de mi trabajo para el ProT. Andrea os comentó en su también último post individual acerca de como se desarrolló (o no desarrolló, mejor dicho) nuestra actividad de la semana pasada, es decir, el ya famoso Trivial. Como ya dijo mi compañera, debido a la ausencia de residentes por motivo de una excursión de la cual no fuimos avisados, y tan solo con cuatro de nuestros residentes, cuatro mujeres, cuatro D’s, decidimos, tras hablar con la nueva trabajadora social, salir a tomar el aire al jardín de la residencia.

Para amenizar la mañana bajo un extraño y resplandeciente sol en la capital gallega, decidimos comprar un surtido de “marranadas” al Mercadona (no cobro por hacer publicidad), que está a dos pasos de Volta do Castro, para hacer un pícnic con las tres Dolores y Delfina. Le preguntamos a nuestra prefe (para qué negarlo, todos tenemos nuestro ojito derecho), Dolores Lorenzo, si le apetecía más tomar dulce o salado. “Dame igual”, insistía. Así, puse marcha hacia el supermercado…

… y me cagué en todo. De camino a mi destino pasé por el lado de varios bloques de viviendas, con su piscina. Piscina que era posible ver desde el exterior. Y me volví a cagar. ¡Con el calor que hacía! En fin… Hice una compra amplia en el establecimiento ante la duda de qué querrían tomar (patatas varias, chucherías, bizcocho, zumo y té), y volví de vuelta por el mismo camino.

Así, como os narró Andrea, tomamos algo, entre risas con los masmelos imposibles para Dolores Lorenzo o con el té. Delfina, por su parte, no escatimó en críticas (siempre desde el cariño) a mis dos compañeras, a una por llevar unos pantalones apretados y a la otra por llevarlos rotos. Después de charlar un rato con ellas, cuando nos quedaba poco tiempo de actividad, para recoger e irnos, la residente natural de Teo se sacó unas cartas de la manga…

CONTINUARÁ

Barreiro Manzano, Óscar S1D T1C

Volta do Castro: aventuras con el AVID

Ya queda menos para la exhibición de la historia de vida. No tiene mala pinta, aunque bueno… eso tendréis que decidirlo vosotros. Hasta el momento, tenemos un primer vídeo-prueba en el AVID, y poco a poco vamos añadiendo un poco más; risas no van a faltar. Ninguno de los componentes de este grupo tenía dotes naturales para el uso y manejo del nombrado programa, pero como se suele decir, se aprende a base de golpes, o, en este caso, de borrar contenido o contar mal los frames.

Dejando un poco de lado el tema técnico, vamos a hablar un poco de los protagonistas, pero sin spoilear. Tenemos como principales personajes a dos hombres y dos mujeres que seguramente ya os suenen de algo, pues varios de ellos fueron los protagonistas de algunos de nuestros post a nivel individual. Por un lado realizamos un cambio de última hora, sustituyendo a Ramón por Lesmes, mientras que por el otro organizamos las entrevistas en dos bloques de dos residentes, uno atendido por Loreto y Andrea, y el otro por Ainhoa y Óscar.

Curiosamente, en cada pareja de entrevistados, había una persona mucho más desinhibida que otra; en el caso de los entrevistados de Loreto y Andrea, la persona desinhibida era Dolores Lorenzo, mientras que Ricardo Álvarez se sentía incomodo frente a la cámara; en el equipo formado por Ainhoa y Óscar fue el varón, Lesmes Gutiérrez, el más desenvuelto, y la aún bastante desconocida para vosotros Rosalina se mostró más cohibida.

No por esto ninguno de los cuatro “alumnos aventajados” dejó de aportarnos historias, anécdotas y momentos entrañables.

T1C

VOLTA DO CASTRO: LAS VOCES DE LA EXPERIENCIA

Acabamos la actividad con todos los residentes de Volta do Castro en la que ya es nuestra sala habitual. Uno de los residentes que más nos entusiasma, Ricardo Álvarez, había estado esperando por su mujer Flora en el salón de peluquería y no había podido venir a la actividad. Otro de ellos, Lesmes, estaba en la entrada sentado en uno de los sofás leyendo el periódico. Al verlos a los dos decidimos invitarlos a un café en la cafetería y charlar con ellos, ya que como ya hemos dicho en anteriores post, los dos formarán parte de la Historia de vida. En cuanto se lo propusimos a Lesmes no tardó ni dos segundos en aceptar nuestra invitación, a Ricardo tuvimos que insistirle un poco, siempre sin pasarnos de la raya, y finalmente aceptó.

Entramos en la cafetería, Lesmes nos dijo que eligiésemos nosotros la mesa donde sentarnos; nos sentamos al lado de la cristalera, dónde había más claridad. La camarera vino a atendernos y, aunque la intención era tomar un café, Lesmes pidió un mosto como de costumbre. En un ambiente muy cómodo y agradable comenzamos a charlar con los dos residentes y les explicamos lo que queríamos conseguir con la historia de sus vidas. Debíamos buscar similitudes y diferencias entre la vida que habían llevado cada uno de ellos, tanto de ellos dos como de Rosalina y Dolores Lorenzo, las otras dos residentes que formarán parte de ella.

Cada uno de ellos nos fue contando más de su vida. Lesmes nos dijo que trabajó en una tienda de ultramarinos que tenía en la Rúa do Preguntoiro de Santiago. Él era el propietario, pero a los dos años tuvo que cerrar porque tenía deudas. Sin embargo, se quedó con el camión y fue así como comenzó a trabajar para una empresa de transporte de conservas. También trabajó en Koipe en el País Vasco y después en Santiago de Compostela.  Más tarde, hasta que se jubiló, trabajó en una empresa de papeleo. Lo cierto es que este hombre se ha recorrido toda España. Ricardo nos habló de la posguerra, nos contó que con nueve años se fue a trabajar a Ávila, su madre había muerto cuando sólo tenía dos años y su padre rehizo su vida con otra mujer. Él era el que tenía que cuidar de sus cuatro hermanos pequeños y encargarse del mantenimiento del hogar.

Además del pasado, también nos hablaron del presente. Lesmes dijo que sale a comer todos los sábados con su hijo y que tenía también una hija, a la cual iba a llamar cuando saliéramos de la cafetería, ya que la acababan de operar. Él se encuentra en la residencia porque su mujer había fallecido hace dos años y medio.  Ricardo no sabemos cuantos hijos tiene exactamente, creemos que dos, pero él siempre nos habla de uno de ellos, el menor, que es ingeniero.

Tuvimos una mañana muy agradable en Volta do Castro. Poco a poco vamos descubriendo más sabiduría a través de sus voces, llenas de experiencia. Nos quedan muchas historias por saber y muchos momentos por compartir con ellos, estamos seguros de ello. A partir de la semana que viene comenzaremos a entrevistar a cada uno de ellos por separado y hablaremos también con Rosalina y Dolores.

Esperamos que vosotros estéis tan impacientes e ilusionados como nosotros por descubrir las vidas de estas cuatro personas.

T1C

 

Volta do Castro: Historia de vida

A principios de esta semana Andrea os contaba nuestro proyecto fallido con los residentes de Volta do Castro el pasado jueves debido a problemas técnicos. Problemas que, como  explica Óscar, fueron resueltos con éxito y ayer pudimos desenvolver nuestra actividad (que él mismo narra en su post quincenal).

Imagen

Mostrar a estos ancianos nuestras fotografías nos permitió acercarles a nuestra realidad y a ellos la actividad les encantó. De hecho creemos, por los comentarios de algunos de los participantes, que es la visita que más les ha gustado desde que empezamos nuestro trabajo en esta residencia. Alternar nuestras fotos e historias con las suyas hizo que pudiésemos contraponer de una manera muy clara la gran diferencia generacional que existe entre nosotros y a la vez buscar puntos en común; algunos habían visitado los lugares que les enseñamos en las fotos y eso hizo que intercambiásemos opiniones sobre ellos (tengas 15, 30, 50 o 90 años parece obligatorio fotografiarse empujando la Torre de Pisa).

Imagen

Y este es el principal objetivo de la idea que tenemos entre manos: La historia de vida. Mediante este “documental autobiográfico”, que empezaremos a preparar a la vuelta de Semana Santa, pretendemos mostrar y a la vez comparar las realidades de cuatro personas diferentes, los momentos más impactantes de sus vidas, la forma en la que vivieron los mismos acontecimientos históricos… Nuestra intención es que esto sea útil para nosotros a la hora de analizar las diferencias que existen con nosotros y a la vez darles a ellos la oportunidad de compartir sus experiencias frente a una cámara.

Imagen

Como nos dijo ayer nuestro ya amigo Ricardo: “Tenéis que ganaros nuestra confianza para tirarnos del hilo”.

Las fotos que acompañan este post son las de las personas que participarán en este proyecto y que nuestra compañera Loreto les sacó durante una de nuestras visitas.

T1C

Volta do Castro: Los primeros pasos

Después de tres visitas para ver cómo era el ambiente que se respiraba entre los residentes de Volta do Castro, llegamos a la conclusión de que no se comunicaban entre ellos. Eran sujetos totalmente independientes, ajenos a los demás. Allí estaban, en aquellos grandes salones, sin hablar unos con otros, sin conocerse… metidos en una dinámica diaria, en la misma.

Una vez terminamos las primeras visitas que nos sirvieron – por decirlo de alguna manera – reconocer el terreno y ver cómo funcionaban las cosas en el centro, confeccionamos nuestro cronograma de actividades. La función primordial y nuestro principal objetivo es que ellos se comuniquen entre sí, que se conozcan, que charlen y que compartan sus vivencias.

El jueves realizamos nuestra primera actividad. Consistió en algo muy sencillo para romper el hielo: nos sentamos todos en un corro de sillas; al principio nadie hablaba. Fuimos pasando un balón que daba el turno de palabra a quien lo sujetaba entre las manos; de esta manera, nos presentamos todos y cada uno de los integrantes de ese corro.

Consultándolo con el profesor de esta asignatura, caímos en la cuenta de que este no es un método muy acertado para este trabajo, ya que se acerca más a lo que viene siendo el ámbito psicoterapéutico; lo nuestro tendría más que ver con la palabra, los gestos, la mirada, el contacto… la comunicación, a fin de cuentas.

Aun así, nuestra idea funcionó. Todos acabaron hablando entre sí y el balón quedó olvidado en una esquina de la sala. Las conversaciones iban y venían, al igual que las anécdotas, las canciones, los refranes, los versos o las preguntas que se formulaban unos a otros.

Quizás el momento más emotivo de todos fue cuando un residente se emocionó al recordar momentos pasados de su vida y, al ver que se entristecía, sus compañeros lo animaron con una retahíla de palabras amables y ánimos.

Estamos muy satisfechos, ilusionados y contentos con nuestro trabajo. Tendremos en cuenta las indicaciones de Marcelo y encaminaremos las actividades al ámbito de la comunicación.

PD: En la foto de portada no aparece nuestra compañera Ainhoa Alzola puesto que ella fue quien realizó la instantánea.

T1C

VOLTA DO CASTRO: LOS JÓVENES MAYORES

Intrépidos. Demasiado intrépidos. Quizá ese sea el término más apropiado para calificar al grupo T1C. En vez de conformarnos con algunas de las organizaciones y asociaciones que se nos ofrecían desde el primer momento, preferimos arriesgarnos y encontrar una que realmente nos interesara, nos llenara. Tras dar algunas vueltas, conseguimos contactar con la residencia Volta do Castro, en el barrio de Santa Marta (Santiago de Compostela). Pensamos que habíamos hecho lo más duro, aunque aún no sabíamos que nos quedaba un gran trecho.

Durante los siguientes días, fuimos cerrando con el centro de mayores un primer día para entrar en contacto con los residentes que se habían ofrecido para nuestro proyecto: a partir de progresivas conversaciones, mediante las cuales intercambiaremos información, anécdotas, vivencias, de unos a otros, realizaremos una historia de vida, que filmaremos para una posterior presentación audiovisual.

Ese día llegó. Tras dar una vuelta completa a la capital gallega (¡50 minutos en autobús urbano!) aterrizamos en la puerta de Volta do Castro. Al entrar, la coordinadora social nos mostró, acelerada, parte de las instalaciones de las que dispondremos, y nos presentó a algunos de nuestros futuros compañeros en este proyecto, como Herminia, que ejerció durante el franquismo como maestra en un pequeño pueblo de Lugo, o José, que emigró, como muchos de nuestros abuelos, a Venezuela, país donde trabajaría durante 50 años. Tanto ellos como el resto de residentes son personas llenas de vitalidad, de ánimo y de historias que compartir. Porque ellos aún son jóvenes.

Alzola Piñeiro, Ainhoa

Anido Sueiro, Andrea

Barbón Concha, Loreto

Barreiro Manzano, Óscar

T1C