Arquivo do blog

Más dentro que nunca

Hace un mes que empezó nuestra andadura en el Seminario Mayor San Martín Pinario. Sin duda alguna, no nos esperábamos nada de lo que ha ocurrido a lo largo de este largo camino. Lo que suponíamos que iba a ser algunas horas de clase y otros tantos recreos para coger confianza, acabó siendo una “inmersión” en su vida privada, algo que se nos antojaba casi imposible. Los seminaristas nos habían advertido que casi nadie, exceptuando visitas especiales como la de algún obispo, se adentraba en lo que ellos consideran su casa.

La velada comenzó con una cena que ayudó a introducirnos en la comunicación intercomunitaria en el Seminario, es decir, las relaciones entre ellos incluyendo el rector que los acompaña. Esa noche fue especial porque nosotros también formamos parte de esas relaciones. Cada una de nosotras estuvo en una mesa diferente para poder relacionarnos con los seminaristas con los que aún no conocíamos o como el caso de Sara que tuvo la oportunidad de compartir la velada tanto con el rector como con uno de los seminaristas más jóvenes. Óscar llegó al acabar la cena y mientras lo acompañábamos se creó una sobremesa distendida entre nosotros, el rector y algunos seminaristas, acompañados de pastas y tabaco. La tertulia se alejó de lo más formal y religioso para acercarnos a temas como nuestras clases, viajes y gustos culinarios. Las bromas entre todos no faltaron, lo que daba entender que todos nos sentíamos cómodos.

 Imaxe

Al acabar acudimos a la radio, la vía de comunicación con el exterior en esta comunidad. Aunque trataron temas de religión la música de discoteca no faltó, lo que hizo cambiar el concepto monótono que teníamos de los programas religiosos. Uno de los temas a tratar fue su escapada del Seminario para realizar los ejercicios espirituales anuales que ya anunciábamos en posts anteriores. El silencio y la oración fueron los protagonistas de esta semana de desconexión en Portugal. Esto nos recordó mucho al documental “El gran silencio”, que en dos horas narra la vida de los monjes cartujos en un monasterio francés que se caracteriza por el silencio, la soledad y la oración.

 Imaxe

En el programa también pudimos realizar una pequeña intervención y dedicar un saludo a la clase y a Marcelo. Aquí os dejamos el enlace para que lo escuchéis, seguro que os gusta:

http://www.ivoox.com/sigueme-viernes-noche-companeros-de-audios-mp3_rf_2920585_1.html

Esta semana no pudimos acudir a las clases ya que se celebra el día de San José, es decir, el Día del Seminario, tema también tratado en el programa. Por este motivo la mayoría de los Seminarios de toda España aprovechan estas fechas para realizar una campaña en la que animan a seguir la llamada del señor. Aquí os dejamos un spot titulado “Creer en lo posible” refleja el día a día en el Seminario Menor mirobrigense y anima a las familias a llevar allí a sus hijos:

141 B00

Amado Rodríguez 141 B01

Añon Gándara 141 B02

Barbosa Cancelo 141 B03

Bernárdez Pérez 141 B04

Castro Zapatero 141 B05

Un Seminario, dos enseñanzas

“Para el hombre, la fe es una necesidad. Ay de aquel que no crea en nada”

– Víctor Hugo

La religión ha sido uno de los factores más importantes en el progreso de la cultura y la historia humanas. Por ello, no resulta extraño el asombro de quienes nos preguntan sobre qué estamos trabajando. Explicar el universo, las cosas que lo pueblan y la mecánica que lo empuja nos lleva a pensar que existe una fuerza que no podemos ver, a la que no podemos acercarnos.

En el Seminario Mayor Compostelano imparten una enseñanza que denominan “la respuesta”. No podrían haber escogido un nombre mejor y más acertado para un conocimiento destinado a saciar la curiosidad humana. En efecto, ellos creen tener la respuesta para todo cuanto se genera y se destruye a nuestro alrededor. Y el conocimiento que allí se divulga implica adquirir una serie de rutinas litúrgicas, aprender un modo de vida definido y acatar ciertas normas. Os recomendamos leer aquí en qué consiste el día a día del seminarista: http://www.seminariomayorcompostelano.com/que-hacemos/

Que todos seamos uno, con un solo dios, y dentro de una sola Iglesia. Este ideal monoteísta determina el sentimiento comunitario de los cristianos, motivo que despertó nuestra curiosidad y nos llevó a contactar con las autoridades que rigen el Seminario, una institución que simboliza el deseo de unión.

Image

Fuente: página oficial del Seminario: http://www.seminariomayorcompostelano.com

Pertenecer a un país con una tradición católica tan arraigada hizo el concierto muy sencillo. Conocíamos de antemano la predisposición y los requerimientos de nuestra intervención; con tino y prudencia expusimos nuestros objetivos y enseguida se conformó nuestro proyecto. Desde el principio, la colaboración fue la esperada.

El único escollo fue adecuar nuestras exigencias a las actividades de los seminaristas, lo que nos obligó a dividir nuestros esfuerzos en las dos disciplinas a las que tienen acceso: por un lado, el Grado en Ciencias Religiosas, y por otro, el de Teología. Existen ciertas diferencias en el perfil de estudiante de ambos grados, por lo que se reveló imprescindible participar de ambos.

Image

Fuente: Página de Facebook del Seminario Mayor Compostelano https://www.facebook.com/smcompostelano

Acceder a una u otra enseñanza es una decisión crucial para el seminarista, ya que determinará su ocupación futura. A grandes rasgos, Ciencias Religiosas permite a los graduados convertirse en profesores de Religión o bien formar parte del entramado político-administrativo de la Iglesia Católica (http://www.archicompostela.org/Comun/Pdfs/Ciencias-Religiosas-2013.pdf). Por su parte, quien acceda a Teología se enfrentará a los siete últimos años de la pastoral, con el objetivo de ordenarse sacerdote. (http://www.seminariomayorcompostelano.com/formacion/)

En la fase en la que nos encontramos actualmente, existe ya un primer contacto con la comunidad de seminaristas de ambas vertientes. Esto nos permite extraer una serie de conclusiones primitivas sobre los dos grupos. Por citar las más reseñables, existe una diferenciación en la paridad de sexos, en la edad media del estudiante y en lo que podemos llamar nivel de fe.

141 B00

Amado Rodríguez 141 B01

Añon Gándara 141 B02

Barbosa Cancelo 141 B03

Bernárdez Pérez 141 B04

Castro Zapatero 141 B05