Arquivo do blog

Remediar la soledad

“Mi gran problema fue que no quería dejar el alcohol. Me dio una vida mejor de la que tenía. Aunque lo cierto es que había salido de un infierno para meterme en otro”. Tomó su primera copa a las catorce años, aunque ya sabía de cerca lo que eran las bebidas destiladas. Su padre también era alcohólico.

El botellón es una práctica muy usual en nuestros días, donde la gente empieza a beber  muy jóven

El botellón es una práctica muy usual en nuestros días, donde la gente empieza a beber muy jóven

El jueves, 27 de febrero, el sol, por raro que parezca, bañaba la terraza de la Plaza Roja en la que nos sentamos a tomar un café. Hablamos de Alcohólicos Anónimos y de su experiencia en la organización, tanto en su rehabilitación como colaborador. A día de hoy, son 35 años los que acumula a sus espaldas sin beber.

Su travesía con la bebida empezó joven, en México, su país natal. Tal y como él narra, en un principio supuso un descubrimiento fabuloso, una catapulta hacia la vida social dentro de su colegio, agrandando sus relaciones sociales y adquiriendo status, llegando a convertirse en el representante de los estudiantes. Cada vez la ingesta era mayor y el efecto menor, con excepciones. Llegó a sufrir un coma etílico, momento en el que sus compañeros de borrachera temieron por su vida y empezaron a dudar de su control. A pesar de vivir un infierno, al día siguiente siguió bebiendo. Poco a poco, entró en una espiral destructiva en la que el resto de los amigos le dejaron aislado, teniendo que buscar nuevas compañías para beber.

Su caso no es diferente al de otros alcohólicos. Hay muchas causas por las cuales una persona decide darse a la bebida, entre ellas problemas a la hora de relacionarse. La personalidad débil de una persona tímida, aislada de su círculo social por no tener las aptitudes suficientes, la carencia de la destreza en las relaciones interpersonales, la conduce a una situación de soledad muy dolorosa. Y esta situación desaparece con un par de copas encima.

Él ha conseguido superar su adicción con la ayuda de AA. Y ahora ayuda a otros a llegar a la meta en la que él se encuentra. En el próximo post, hablaremos de cómo el apoyo entre personas que sufren la misma problemática es decisiva.

Neira Feáns, Carolina. 142 B04

En tierra de nadie y mundo de todos

“Aprendí pronto que al emigrar se pierden las muletas que han servido de sostén hasta entonces, hay que comenzar desde cero, porque el pasado se borra de un plumazo y a nadie le importa de dónde uno viene o qué ha hecho antes”, Isabel Allende

the-visitor-2

Las personas nacemos para después crecer y desarrollarnos como tal. En ese desarrollo se crea la identidad, la necesidad más primaria del ser humano. Ser alguien. Y dentro de ella se engloban múltiples factores: la personalidad, la familia, los amigos…nuestra tierra. De dónde venimos nos define como un lápiz que perfila un lienzo. Nos dibuja una cultura propia, haciendo que encajemos con otras piezas del puzzle que comparten nuestras formas de vivir y de entender la vida. Pero no todas las tierras son fértiles. Ya sea por motivos políticos o económicos, hay lugares que dejan de ser hogares para convertirse en desiertos de violencia condenados a la masacre. Y te tienes que marchar, debes abandonar tu casa, tu vida, tus costumbres…para sobrevivir.

Tarek es sirio. Zainab es senegalesa. Ambos son inmigrantes ilegales afincados en Nueva York. Él es músico de profesión, revienta su djembé con ritmos africanos que llenan de color y calidez los parques neoyorkinos. Zainab es diseñadora de joyas, piezas exóticas hechas a mano que desbordan el estilo del continente negro. Walter Vale es un hombre gris, falto de ilusión por vivir desde el fallecimiento de su esposa.

El cruce de sus historias sirve como hilo conductor para hablar de una problemática real: la inmigración y sus consecuencias, como la deportación de Tarek tras un malentendido con los agentes del metro. No importaba que tuviera su vida. Fue totalmente obviado el hecho de que tuviera proyectos de fundar una familia junto a su novia. En una deportación sólo importa una hoja con sello institucional. Si no la tienes, no eres nadie.

Quisieron ser alguien en sus países, pero la situación no les dejó. Abandonaron todo en busca de un futuro sin olvidar sus raíces, pero América, la tierra de las oportunidades, les arrebató la suerte. Y todo porque los musulmanes están bajo el punto de mira desde el 11-S. Nueva York, esa ciudad que se jacta de su cosmopolitismo y su interculturalidad, pone barrotes a aquellos cuya cultura no encaja en su modelo de paleta cultural ideal.

Walter Vale en un momento de la película, tocando el djembé junto con Tarek en el parque

Walter Vale en un momento de la película, tocando el djembé junto con Tarek en el parque

Para el gobierno es un mero movimiento burocrático. Son cifras, no personas. Walter, en cambio, lo vivió desde otra perspectiva, experimentando en sus propias carnes cómo la mezcla de culturas y el respeto mutuo fue un puente hacia una amistad incomparable. Gracias a ella Walter recuperó su identidad, algo que a Tarek quitaron a golpe de deportación y cárcel. Esto me recuerda a la simbiosis que se establece entre los personajes de otra gran película, Intocable, en la cual la manera de ser de uno y su manera de enfrentar la vida ayuda al otro a tomar las riendas de la suya y enfocarla de una manera diferente. De nuevo el factor de la interculturalidad beneficia a ambas partes, construyendo una cultura en común que no desvirtúa a ninguna de las dos.

Fotograma de la película Intocable

Fotograma de la película Intocable

EL DESPERTAR DE UN PUEBLO

En la actualidad, puede dar la impresión de que todo el mundo está en pié, dirigiendo el timón de su destino a pie de calle. Diversas revoluciones han pasado y están pasando ante nuestros ojos: la primavera árabe, el 15M, Occupy Wall Street, Turquía, Brasil….y ahora, Ucrania. Cada pueblo con sus motivos y su historia, pero todos con el común objetivo de luchar contra el orden establecido y arrebatar de las manos de la casta política unos privilegios que son del pueblo llano.

Occupy Gezi

Occupy Gezi

Detrás de todas estas revoluciones se esconden historias personales, con nombres y apellidos. Auténticos dramas que hacen imposible una vida digna. Pino Solanas en “La dignidad de los nadies” ha ido con cámara en mano por toda Argentina para dar voz a los protagonistas de la crisis financiera y política vivida por el país en diciembre de 2001.

El 19 de diciembre de 2001 tuvo lugar la ya conocida como protesta de los Cacerolazos. Fue el estallido de la revuelta social más convulsa y masiva vivida por los argentinos. Su consecuencia más inmediata llegó el 2 de enero de 2002, día en que asumía la presidencia del país Alberto Duhalde. El recién elegido presidente debía enfrentarse al pago del coste de la devaluación y el quebranto económico y debía gestionar cómo atenuar la movilización social y sus demandas. Pero a pesar de sus promesas, todo quedaba en castillos en el aire.

Pino Solanas en “La dignidad de los nadies” ha ido con cámara en mano por toda Argentina para dar voz a los protagonistas de la crisis financiera y política vivida por el país en diciembre de 2001.

El pueblo sigue en la calle reclamando trabajo, exponiendo su repulsión a las políticas neoliberales y pidiendo la renuncia de la Corte Suprema de Justicia. Toda Argentina está en estado asambleario, donde sus integrantes cuestionan enormemente la democracia representantiva. “La marcha grande” se da el 29 de enero de 2002. Los piqueteros y la cacerolada recorren 40 kilómetros hasta alcanzar la Plaza de Mayo, demandando puestos de trabajo para reducir un paro considerablemente alto.

La técnica del "cacerolazo" es ahora muy utilizada

La técnica del “cacerolazo” es ahora muy utilizada

El “argentinazo” ha sido fuente de inspiración para otros movimientos, como el movimiento libertario internacional, que ve en el antipartidismo, pero sobre todo en la formación de asambleas de democracia directa, una muestra de posibilidad de autogobierno. Por otro lado, económicamente el “argentinazo” fue el detonante de la crisis bancaria de 2002 en Uruguay, puesto que una enorme mayoría de argentinos tenían depositadas cifras millonarias en cuentas del sistema bancario uruguayo y ante la necesidad de utilizar su dinero, se hicieron masivos retiros.

En la actualidad, Argentina sigue siendo un pueblo defensor de sus derechos. En 2012, una cacerolada se repitió contra las políticas de Cristina Fernández. Fue bautizada como el 8-N y convocada a través de las redes sociales. Los motivos que la impulsan son, fundamentalmente, las restricciones cambiarias impuestas por el Gobierno y la posible reforma constitucional que abriría la puerta a un tercer mandato de la presidenta.

“La verdad es revolucionaria”, decía Henri Barbusse. No le falta razón. Conocer la cruda realidad es algo insólito cuando todo está politizado. De ahí la importancia de los testimonios directos de gente cuya lucha vital por salir adelante es el mayor símbolo revolucionario.

Pancarta aparecida en una manifestación en Argentina en 2013

Pancarta aparecida en una manifestación en Argentina en 2013

Un mundo hostil

En el epílogo de “Comunidad”, Zygmun Bauman hace un recorrido por la tesis principal de su libro, la desengranación de nuestras aspiraciones basadas en una utópica comunidad que nos proteja de las inseguridades asentadas en la vida urbana. Su teoría coloca al mundo en un rol malicioso, el cual desprende inseguridades que provocan ansiedad en sus habitantes, incapaces de enfrentarse a una fuerza superior que desestabiliza su ideal de convivencia.

Zygmun Bauman, puede que algo abrumado por la  inseguridad de la vida urbana

Zygmun Bauman, puede que algo abrumado por la inseguridad de la vida urbana

Ante esto, Bauman asegura que el primer impulso humano es aferrarse a nuestra propia persona, único punto estable dentro del mundo caótico del que pretendemos huir. La consecuencia de la aferración devota a nosotros mismos es la consideración de los demás como extraños o sospechosos, es decir, como posibles causantes de la temida inseguridad reinante en un mundo hostil. Canalizamos por tanto nuestra ansiedad a través de sus identidades, lo cual nos reporta una inmensa calma al imponernos un objetivo, el rechazo a esos extraños. Convertimos, pues, una inseguridad intangible en algo tangible, lo que nos provoca la sensación de tenerlo todo bajo control. Este es el primer paso para superar los miedos.

Otro mecanismo de autodefensa ante los peligros anidados en la vida urbana es la utilización de estereotipos para identificar todo aquello que no conocemos. A día de hoy, los estereotipos no son tan fuertes como en épocas pasadas, pero lejos de desaparecer, han sido sustituidos por otras variables: la forma de vestir, de hablar, de comportarse… Por tanto, lo que nos asusta y empequeñece es una vida urbana, peligrosa por su variedad.

Cómo fiarnos de la "superficie" o estereotipo puede jugarnos malas pasadas, prejuzgando equivocadamente

Cómo fiarnos de la “superficie” o estereotipo puede jugarnos malas pasadas, prejuzgando equivocadamente

La solución ideal la proponen las comunidades, prometiendo conservar un grado de diversidad que dinamice la vida urbana a la vez que asegura neutralizar  ese exceso de variedad que provoca inseguridad y temor. Sin embargo, son objetivos contradictorios que quedan en el tintero. Según Bauman, lo que realmente debería hacer a comunidad es apoyarnos ante los problemas que no seamos capaces de enfrentar de motu propio, pero sin fagocitarnos, es decir, permitiendo que nos valgamos por nosotros mismos ante situaciones de inseguridad. En resumen, la conservación de dos derechos igual de fundamentales: la seguridad y la libertad. O, si se prefiere, el comunitarismo y el individualismo.

Llevado al ámbito de Alcohólicos Anónimos, podemos observar como ese mundo hostil del que habla Zygmun Bauman es todavía más arisco para una persona adicta al alcohol, porque es un mundo que le abre las puertas a su adicción para más tarde cerrarlas a cal y canto ante una enfermedad no comprensible para el resto de la sociedad. Además, sobre el alcohólico recae el estereotipo social de que su situación es culpa suya, sin ver más allá de circunstancias personales. Por tanto, su ingreso en la comunidad que suponen las reuniones de Alcohólicos Anónimos es el arma más fuerte y eficaz que tienen para enfrentarse a las inseguridades que le causa el mundo, un mundo que, lejos de ayudarles, les condena a una vida de exclusión mientras no superen su adicción.

Los lazos que se establecen en una comunidad son un arma eficaz para enfrentarnos a nuestros miedos, siempre que no nos anulen como individuos libres

Los lazos que se establecen en una comunidad son un arma eficaz para enfrentarnos a nuestros miedos, siempre que no nos anulen como individuos libres

Neira Feáns, Carolina       142 B04