Arquivo do blog

Frost vs Nixon: dos objetivos y una sola televisión.

pastedGraphic.pdf

La película “El desafío: Frost/Nixon” recrea la batalla televisiva que mantuvieron ambos personajes a finales de los años 70. Nixon necesitaba lavar su aspecto después del escándalo Watergate y Frost quería conseguir lo que nadie había logrado: Destapar los escándalos del ex presidente norteamericano. Y ambos, querían hacerlo frente a las cámaras para que las masas conocieran la hazaña personal de cada uno.

Esta película presenta dos puntos fuertes. En primer lugar, plantea  la entrevista como algo mucho más complicado de lo que a priori puede parecer. Deja en evidencia las complicaciones que hay para ejercer esa faceta periodística de una manera extraordinaria. La necesidad de investigar y conocer a la perfección a la persona que se sentará en frente, además de la necesidad de crear una elaborada estructura de preguntas para que el individuo no pueda salirse por la tangente.

Por otro lado, y más interesante aún,  refleja  la capacidad que tiene la comunicación para cumplir ciertos objetivos que de otra forma serían imposibles. El hecho de que el presidente vea en la televisión la posibilidad de engañar a las masas y hacerse un lavado de cara pone de manifiesto, los abusos de poder que se pueden ejercer sólo con una cámara. Por otro lado, el periodista, David Frost, ve la oportunidad de destapar un escándalo y de triunfar. Su objetivo no es aclarar al país las dudas que tenía sino ser él quien consiguiera la ansiada confesión de Nixon.

En resumidas cuentas, ambos necesitaban algo uno del otro y ambos conocían el poder de un medio de comunicación como la televisión para lograrlo. Un intercambio, una necesidad recíproca, un código,  un canal común  y una comunidad sin la que nada tendría sentido: los pilares de la comunicación.

GARCÍA VÁZQUEZ, ANA 142.C02

Una metralleta contra el sistema

Indiferencia, manipulación y medios comunitarios: esta es la esencia de la película Radio Favela. Jorge Dos Santos, el protagonista,  es un joven que proviene de una favela brasileña.  Cansado de que los medios de comunicación no presten atención a los problemas que sufren en esos barrios marginales, Jorge se da cuenta del poder que puede tener la radio: “Esa antena puede ser una ametralladora contra el sistema”. Y así, monta Radio Favela una emisora comunitaria que escucha los problemas reales de la gente de a pie. Los acompaña en su día a día e intenta ayudar a su pequeña sociedad a prosperar. Busca soluciones tanto para cosas tan importantes como la violencia callejera como para el dolor de muelas de un vecino.

De esta forma la película nos plantea un gran error en el que caen  los medios cada día: olvidarse de su verdadero cometido, informar a las personas. Y es que pocos medios buscan dar voz a “los otros”, a la gente que los lee o los escucha. E, incluso peor, cuando lo hacen, se encuentran con piedras en el camino. Todos sabemos que existen poderes económicos o políticos que manipulan, de alguna forma, los medios de comunicación. Y aunque parezca que haya desaparecido, todos los días nos encontramos con algún caso de censura.

pastedGraphic.pdf

Sin ir más lejos, Radio favela me ha transportado al problema que se vive con la comunicación en la problemática de los astilleros gallegos. Lo cierto es que todos esos trabajadores de Navantia o Barreras son los eternos olvidados. En concreto en Ferrol sólo los medios locales se preocupan de reivindicar la precaria situación en la que se encuentra la comarca y el sector naval. Es cierto que no se ha montado, por el momento, un gamonal en las calles de Ferrol pero no por eso es un caso menos grave. Pero la conclusión es que no hay “lío”, no hay morbo y por lo tanto no hay repercusión nacional. Y como Jorge Dos Santos, seguirán siendo Raúl Salgado, Beatriz Couce u otros periodistas locales quienes les tengan que dar voz a nuestros obreros y a su drama personal.

GARCÍA VÁZQUEZ, ANA 142.C02