Arquivo do blog

Menos nunca es más

Pushing Time

Una minoría es, por definición, un grupo reducido de personas que comparte una serie de características comunes. La cuestión es, ¿cómo deben estas minorías hacerse escuchar? A lo largo del texto de Raquel Paiva “Política de minorías: comunidade e cidadanía” observamos ejemplos de cuál es el camino que no se debe recorrer: el de la violencia y el terrorismo. Las minorías, como tales, deben asumir su condición y, obviamente, también deben tener voz y voto. Lo que no es ni moral ni asumible es que éstas pretendan situarse por encima de la mayoría.

Quizás el trato con las minorías sea uno de los puntos ciegos de un sistema democrático. La mayoría es la que impone su ley, mientras que la minoría debe asumir este dictamen. Obviamente, estas minorías también deben tener el derecho a expresar su conformidad o disconformidad con los designios de la mayoría. Personalmente, creo que aquí es donde el papel de un periodista es vital: debe dar voz a los que no la tienen, transmitir los deseos y peticiones de estas minorías. Se las debe tener en cuenta y se debe trasladar a la mayoría la problemática de éstas, hacer a todos partícipes de los problemas que afectan a esas pequeñas partes de nuestra sociedad y que repercuten en todos nosotros. Para ello, es tan importante la disposición a escuchar de la mayoría como la capacidad de comunicarse de la minoría. La palabra es la única respuesta posible, nunca la imposición por parte de las minorías. Hay que pensar en las minorías pero, al final, es la mayoría la que prevalece.

Buscando una salida (I): Lindeiros

El trabajo que mi equipo (formado por Marta Rodríguez, Natalia Saavedra, Fátima Souto e Iago Suárez) y yo estamos realizando y la forma de llegar a él representan a la perfección lo que muchos periodistas están viviendo en su vida profesional. Comenzamos buscando asociaciones con las que trabajar, lo mismo que la mayoría de nuestros compañeros. Los impedimentos no eran pocos: lo interesante ya estaba cogido, lo demás no nos valía… Así que, finalmente (previa reunión con nuestro señor profesor), nos decantamos por el trabajo que ahora mismo ocupa buena parte de nuestro tiempo: elaborar una guía de salidas alternativas al periodismo. Buscamos todo aquello que sea viable a nivel profesional, más allá de radios generalistas, grandes periódicos o la televisión de toda la vida. Periodismo freelance, digital, prensa gratuita… Son muchas las posibilidades que nos encontramos lejos de los muros de la facultad, que abandonaremos más pronto que tarde.

Imagen

El primero de los encuentros que organizamos para documentarnos al respecto fue una grata sorpresa. Entrevistamos a Manel Pardo, secretario del Sindicato de Periodistas de Galicia, aunque su cargo es lo de menos. Nos centramos en conocer su faceta emprendedora: en mayo de 2013, Manel creó Lindeiros, un periódico gratuito de publicación mensual. Se trataba de un proyecto personal, que él realizaba por su cuenta y riesgo. A día de hoy, ya son nueve los números que se han publicado de Lindeiros. A pesar de no reportar beneficios (todavía), ya se ha convertido en un periódico sostenible que cubre los gastos de su impresión.

Aunque muchos piensen (y tampoco les falta razón) que el futuro del periodismo está en las nuevas tecnologías, está claro que el papel está lejos de morir. En un lugar como Galicia, con poblaciones tan dispersas y una media de edad muy alta, el acceso a internet dista de ser universal y el papel sigue siendo la forma mayoritaria de acceso a la información. La era de la tecnología ha hecho que los medios más pequeños intenten ampliar sus horizontes más allá de donde realmente pueden, dejando libre un nicho de mercado: la prensa local. La típica teoría de que si te tapas la cabeza con la manta dejas descubiertos los pies, vaya.

De este modo, a base de entrega y sacrificio, Manel Pardo ha conseguido sacar adelante este proyecto. Un periódico repartido por él mismo que cubre información de Santiago de Compostela y sus alrededores. Un periódico que vuelve a dar una información que algunos se olvidaron de ofrecer y todos quieren conocer.