Arquivo do blog

Un pequeno reflexo do noso acercamento ao retorno

GALERÍA FOTOGRÁFICA / MARUSÍA

Rodríguez Bello, Cora (143 c02)

IMG_0939 IMG_0943 IMG_0971 IMG_0998 IMG_1220 IMG_1238 IMG_1456 IMG_1513 IMG_1556 IMG_1566 IMG_1004 IMG_1493 IMG_1590

Santos Villaverde, Andrea (143 C03)

DSC_0012 DSC_0014 DSC_0016 DSC_0024 DSC_0027 DSC_0058 DSC_0108 DSC_0127

 

Tubío Rei, Olaia (143 C04)

DSC_6481DSC_6581DSC_6151DSC_6062DSC_6044DSC_5853DSC_5708DSC_5694DSC_5669

Veiga Franco, María (143 C05)

coloquio marusía DSC_0299 DSC_0301 DSC_0303 DSC_0304 DSC_0312 DSC_0314

Loitando contra a inxustiza

A Coruña, 5 de Marzo do 2014

 

A abordaxe final

DSC_0132

Xa son case dous meses traballando coa asociación Marusía de emigrantes retornados e o tempo faise notar. Mentres que nun principio nos era difícil establecer conversacións persoais con eles, por mor da falta de confianza, agora xa somos coma cinco membros máis da asociación. Alá onde están eles, estamos nós, e comeza a crearse un forte vínculo. Do reparo inicial a ser entrevistados por nós, uns descoñecidos, a botar unhas bailas connosco hai bastante diferencia.

Mais, como ben sabedes, a esta colaboración pouco lle queda. Este é o noso derradeiro post neste blog, no cal xa fomos dando conta, de xeito individual e grupal, das actividades que realizamos en conxunto con Marusía. Xuntanzas, reunións, comidas, manifestacións… Volver a incidir en todo isto sería percorrer de novo o camiño xa andado e contado en anteriores entradas.

O realmente importante, o verdadeiramente novidoso, son as historias que fomos descubrindo día tras día. Aínda que existan elementos comúns entre elas (a miseria como causa da emigración ou a familia incitando a volver, entre outras), cada persoa que nos narra as súas experiencias ábrenos as portas dun mundo novo. Trasládannos a distintos lugares coma Basilea, Zúrich, París, Múnich ou Xenebra, e, dentro de cada un destes escenarios, amósannos o contraste entre as distintas experiencias vividas.

Houbo xente que nos dixo que endexamais conseguira sentirse cómoda en sociedades tan diferentes da de Galicia e outra que ficou encantada no estranxeiro e que di arrepentirse de ter teimado en volver. Mesmo se poden observar diferencias entre a visión que nos ofreceron homes e mulleres.

DSC_0313

Esta distinción fíxosenos máis ca patente esta semana, despois de reunirnos con cinco mulleres pertencentes á asociación. Os homes emigraban a traballar en empregos na construción ou na hostelería, mentres que o perfil feminino estaba máis orientado cara as tarefas de limpeza ou de coidado de anciáns. Advertimos tamén unha constante en todas elas: a importancia capital do coidado dos fillos. Todas intentaran, por canto método fose posible, que se criaran aquí, aínda que iso supuxese ter que deixalos ao cargo dos avós con seus pais a miles de quilómetros de distancia. Non eran minoría tampouco as que decidiran regresar, deixando os seus postos de traballo, para ter os seus fillos aquí.

Como vedes, xa estamos comezando a extraer conclusións da nosa colaboración, mais o que temos claro é que resulta complicado facer aseveracións xerais sobre un grupo tan heteroxéneo como é o dos emigrantes. Quedan aínda un par de semanas nas que seguiremos a traballar con Marusía para terminar de perfilar o noso proxecto. O que parece seguro é que a despedida vaise facer un tanto triste despois de termos compartido tantas horas con eles. Despedímonos. Adeus.

PS: Aportamos como documentos anexos a este post un par de documentos: unha tese doutoral sobre o retorno de emigrantes a Galicia entre 1970 e 1995 e un artículo sobre a vida das mulleres galegas emigradas.

143 C00

Máis ca unha asociación

IMG_1220

A nosa andadura con Marusía comezou xa fai máis dun mes nunha reunión para xente nova no asunto das pensión. Ao chegar nun momento no que o núcleo da súa acción se centraba nun problema que xa estaba acrecentado, foi un comezo difícil, coma son moitos comezos. Non coñecíamos a ninguén máis que a Manolo (o presidente) e a xente estrañábase bastante de que estiveramos alí. Cremos que ata que nos identificamos correctamente e lles dixemos que íamos estar con eles máis veces, mirábannos con certo reparo. A nosa sensación foi dunha organización vertical, na que Manolo levaba a voz cantante de todo e os demais se limitaban a seguir os seus pasos. Non percibimos que houbese un sentimento cercano entre eles nin que tiveran una relación mínima ademais de formar parte da mesma asociación.

A segunda vez que estivemos con eles foi na Facenda de Santiago, entregando firmas para que freasen as multas que lles estaban chegando. O día de choiva e vento non invitaba precisamente a acudir e a presenza de membros da asociación foi máis ben escasa. Por aquel momento xa empezamos a darnos conta de cales eran os membros máis activos e comezamos a establecer unha pequena relación con algúns deles, que non dudaron en contarnos o que lles acontecía.

O noso terceiro encontro cos membros de Marusía foi moito máis multitudinario que os demais. E debía selo. Acudimos á manifestación convocada na Coruña co obxectivo de apoialos na súa causa e tamén de coñecelos un pouco máis, tanto a eles como a outros emigrantes que pertencen ás distintas asociacións que hai repartidas por toda Galicia. Sorprendeunos, e moi gratamente, a cantidade de persoas que acudiron e a enerxía que puxeron en reivindicar a súa situación. Non podemos esquecer que son persoas maiores e que non teñen tanta facilidade de moverse e berrar coma podemos ter nós. Malia isto, lograron frenar as multas, facéndonos sentir parte da súa labor. Déronnos así unha lección: vale loitar polo que crees que é xusto.

O último encontro produciuse o pasado venres, cando coa axuda de Manolo convocamos a tres membros da asociación para que nos contaran a súa experiencia persoal. A primeira cousa que sacamos en limpo e que as nosas primeiras impresións (desculpen a redundancia) foron erróneas; non son unha organización vertical, son como din eles “un grupo de amigos” que se xuntan para axudarse entre eles. Amigos que discordan en moitas cousas, que discuten, pero que teñen un fin común e camiñan todos xuntos cara el. Un deles tamén é membro activo do colectivo de afectados polas preferentes, o cal nos fixo pensar no paralelismo e na semellanza entre colectivos.

DSC_0286

Este domingo imos acudir a unha comida con eles á que nos invitaron. Esta vez a situación non é creada por nós pero creemos que xa temos a suficiente confianza con varias persoas como para que xurdan novos fíos de comunicación. Deste xeito poderemos observar mellor as relacións entre eles, á vez que interactuamos e coñecemos máis das súas experiencias sen que eles teñan a sensación de estar sendo entrevistados.

O que, ao comezo, semellaba ser unha unión de descoñecidos polos seus propios intereses, deixounos ver co paso dos días que é case unha familia da que nós, pouco a pouco, imos formando parte.

Prejuicios fuera, por favor

Muchas son las personas que aún a día de hoy en el siglo XXI hablan y tratan con desprecio a lo emigrantes. Los españoles no han pasado desapercibidos ante la invasión de los prejuicios basados en estereotipos que, de forma “normal”, suele hacerse de las personas y colectivos que emigran a otro país. Incultura, temor a lo diferente, falta de humanidad… la escala de razones resulta de lo más diversa pero las consecuencias de estas manifestaciones siempre son las mismas: hacen sufrir a los protagonistas y empobrecen a quienes emiten dichos juicios de valor gratuitamente.

No sólo se habla con desprecio de gente de color, musulmanes o rumanos. Ser gallego, ayer y hoy, ha sido y es un blanco fácil para insultos y comentarios ridiculizantes para muchas cortas mentes. Además, en este absurdo concepto de gallego parece no haber diferencias entre el hombre y la mujer pero, como en todo, si miramos un poco más hallá, sí que las hay.

cand

Como ejemplo tenemos la famosa serie de películas sobre Cándida, una criada pobre que desde tierras gallegas emigra a Cuba. Gallega pobre e inculta que protagonizaba situaciones absurdas y que parecía llevar como apellido la tontería. Esta película batió récords de audiencia en tierras cubanas y récords de protesta por parte de los emigrantes gallegos. Algo que era de esperar o esperado ya que sin duda lo que más molestaba de este personaje era que todas las mujeres gallegas pasaban a ser “Cándida”. Este es un claro reflejo de la opinión hacia la mujer gallega desde países que no son el nuestro. Aunque dicho sea de paso, en el primer país donde se ridiculiza este papel es en la propia España. Pero lo, también, rudo y cruel es que si quitamos el gran ápice de injusticia en torno al ridículo papel que cobra esta mujer, la imagen no se aleja mucho de la realidad. Papel que simboliza a las primeras mujeres gallegas emigrantes de las que hay constancia. Mujeres que trabajaron duro desde el primer momento que pusieron el pie en otro país para mantener a sus familias, a la vez que los hombres, en trabajos más costosos y de aquellas con menor grado de importancia como es la limpieza doméstica.

Así bien, si los prejuicios y los estereotipos que dañan nuestra imagen no nos gustaron y nos siguen sin gustar, tengamos cuidado con los que formamos sobre los que intentan adentrarse en nuestro país a día de hoy. Ya sabéis, no tachemos sin razones a los demás si no nos gusta que nos tachen a nosotros. Al fin y al cabo todos somos personas.

Acabemos con los prejuicios si en nuestra mano está.

Rodríguez Bello, Cora 143 C02

Culturas en contrapunto everywhere

Todos somos ciudadanos de un mismo lugar a pesar de nuestras diferencias. Un lugar llamado mundo. Y en este mundo en el que habitamos el contrapunto es un hecho, al igual que los desplazamientos, al igual que lo que llamamos migración.

Pero su desplazamiento, que cambia a través de las distintas generaciones, deja una huella en la cultura, como la que deja un caracol al desplazarse por una pared.

El contrapunto, como os digo y vosotros mismos veréis, se encuentra en cada esquina. Los cambios van y vienen, el contrapunto siempre está ahí. La riqueza cultural es múltiple y muy variada y su mezcla crea una riqueza aún superior, tanto en saberes como en valores. Esto mismo pasa con las opiniones: cada uno tiene la suya propia pero eso de contraponer ideas nunca sobra a la hora de fortalecer tu propia idea. Y esto es algo que siendo futuros periodistas deberíamos exigir en los medios para crear un futuro mediático de más calidad.

No obstante , reconocer la presencia de múltiples voces es una cosa, y hallar la manera de apreciar su valor y crear un marco que proteja su integridad y las haga viables es otra bien distinta.

Defender y promover la diversidad, diversidad en conjunto, diversidad íntegra. Que todos los colectivos escuchen y sean escuchados. Que los migrantes tengan esa voz que todos queremos y necesitamos. Reivindicar así, conocer la migración desde la boca de los migrantes y que éstos sean los que nos aporten un contexto y una vivencia real de primera mano en la que puedan ser ellos los que nos muestren la riqueza del propio contrapunto y los quebraderos de cabeza que dan en algún momento.

IMG_0943

Lo que hace que la sociedad de masas sea tan difícil de soportar no es el número de personas que abarca -al menos no lo es primordialmente- sino el hecho de que entre ellas el mundo ha perdido su poder para congregarlas, para relacionarlas y separarlas. Hannnah Arendt

Démonos cuenta con esto de que la fuerza que un colectivo tenga, en el día de hoy y seguramente más en el futuro, puede verse dañado por su aparición o no aparición mediática.

                                                     Démonos cuenta de la capacidad de los medios para minar la posibilidad de comunicación, además de constituirla.

Rodríguez Bello, Cora 143 C02

Todos somos The visitor

No son tan diferentes,

el

tienen la injusticia en común.

DSC_5711

“Sin papeles” o “ilegales” no me parece un bonito nombre para calificar a nadie y más cuando estos términos ensalzan algo de lo que careces y que puede llegar a hacerte la vida imposible.

Puedes no estar haciendo algo ilegal que por carecer de papeles que remarquen tu ciudadanía ya van a por ti. Te encierran y analizan tu vida, vida que muchas veces desechan mediante la deportación. Deportación como sinónimo de tirar la basura para unos y de un sueño quebrado para los verdaderos protagonistas.

¿A qué se debe esto? La falta de una reforma migratoria en EEUU es destacable pero también se puede tachar de esperada cuando la comunicación es impensable. Reforma que ya reivindicó en su día George Bush sin grandes éxitos <http://mexico.cnn.com/mundo/2012/12/04/george-bush-retoma-el-debate-sobre-una-reforma-migratoria-integral-en-eu&gt;. Los inmigrantes no tienen voz. Una vez apresados se les permite hablar con sus allegados pero siempre con una placa de cristal de por medio. Placa que no es ni la cuarta parte del muro que que les separa de la realidad, la libertad y la vida. Muro infranqueable que niega la libertad de la que tanto presumen con esa gran estatua.

stop

Pero no hace falta irse tan lejos para ver el reflejo de situaciones como esta. Estamos acostumbrados a que toda la injusticia nos quede lejos, pero si vemos a nuestro al rededor nos daremos cuenta de que la tenemos sobre nosotros mismos. Los emigrantes retornados sufren en sus carnes algo muy parecido a los protagonistas de este filme. Ellos se sacrifican buscando una salida, tratan de amoldarse con el miedo de no encajar o ser rechazados, intentando ser escuchados, y cuando retornan se encuentran con que donde no se les escucha es en su país. Gobiernos que defienden la libertad de expresión, los derechos humanos y una tira de valores impregnados de hipocresía. Valores que llevan en Estados Unidos a la deportación de personas “ilegales” a su país y que aquí impone impedimentos como las pensiones a día de hoy. No deportan a estas personas, sólo les invitan a irse amablemente ya que en su país les saquean.

a tomar por culo

Yo, he de confesaros que me siento un poco Richard Jenkins. Un Jenkins que se sorprendió de primeras al ver por lo que pasaba esta gente. Después de esta fase inicial vinieron las ganas de comunicame con ellos para llegar a entenderles y tras ésta la necesidad de ayudarles. Una vez hecho el daño, salir a la calle con ellos y gritar sus derechos en la puerta de Hacienda es el grado de comunicación forzosa con los de arriba ya que no les dan pie a más que esto. Esto me recuerda a cuando Jenkins acude a preguntarle a los policías a dónde habían mandado al chico que un día le enseñó a disfrutar de nuevo de la vida mediante el cruce de sus culturas. La impotencia se apodera de él y acaba estallando:

No pueden llevarse a la gente así ¿me ha oído? Era un buen hombre, una buena persona. No somos niños indefensos, tenía una vida. ¿NO ME OYEN? ¿ESTÁN SORDOS? ¿QUÉ LES PASA A USTEDES?

Y sí, parece que hacer oídos sordos ante injusticias como esta es lo normal.

 Les salen más baratos los tapones de cera para no escuchar que intentar arreglar esta situación.

Aprendamos a convivir, como ellos.                 London River, una película que te enseñará que no somos tan diferentes.                                                                                                                                       < https://www.filmin.es/pelicula/london-river >

london_river_4

Rodríguez Bello, Cora 143 C02      (Una servidora que se llevará los bongos a la próxima manifestación para que les salten los tapones de los oídos a los que no quieren escuchar.)

Noticias sobre migración escritas indevidamente con Tinta roja

¿Alguna vez has visto un muerto? ¿Y cómo te va con la sangre? Un choque con muertos y heridos, un tío al que le cuelga un brazo… ¿QUÉ HACES? ¿CORRES O TE METES AHÍ A USMEAR AHÍ?

¿DUDAS? ESTÁS JODIDO.

Y así es señores, a día de hoy parece que si no le chutas al menos una dosis de sensacionalismo a una noticia, los lectores se evaporarán. Con la migración no iba a ser menos. De hecho lo podríamos tratar como uno de los blancos fáciles de los medios que buscan ese ápice de amarillismo. De víctimas pasan a ser esclavos mediáticos.

Lo que se ha contado ha creado la imagen del inmigrante como persona desvalida y desesperada, que está dispuesta a todo para sobrevivir y, en consecuencia, que no es muy de fiar. No parece ser ésta la fórmula más adecuada para profundizar en la convivencia y en los valores democráticos de una sociedad.

¿No son de fiar? ¿Tendrán algo que ver los medios con esta concepción?

¿No son de fiar? ¿Tendrán algo que ver los medios con esta concepción?

Las noticias, centradas en lo novedoso, en lo impactante, en todo aquello que las define como tales, nos conducen a generar estereotipos y tópicos acerca de los inmigrantes. Prejuicios que, casi siempre, impiden el acercamiento y, en consecuencia, la comprensión y la integración de otros. Realidades que están ahí, como cubiertas con un velo, como el de las mujeres musulmanas, que basta con mirar a través de él para verlas, porque muestran otras cosas, otros aspectos de la Inmigración que quizá sean igualmente noticiosos o más en el contexto de nuestra “ignorancia estereotipada”.

Como bien apunta Patricia Ortega Dolz, redactora de el diario El País en este artículo <http://www.carm.es/ctra/cendoc/doc-pdf/pub/pub-0051.pdf >, aportándonos pautas para redactar noticias al hablar de migración evitando el trato erroneo que se le suelen dar. Mal trato de los medios que ya ha sido analizado por expertos en estudios como el de la Universidad de Granada <http://elpais.com/diario/2010/01/11/andalucia/1263165733_850215.html> en la que dicen cosas como esta:

Los científicos, que critican el uso de titulares “dramáticos” como “Un cayuco de moribundos” o “Días de infierno en una patera”, alertan de que la mayor parte de noticias se concentre en el “viaje migratorio” .

patera

La imagen negativa de este colectivo es algo que concebimos echando un ojo a cualquier periódico, aún teniendo matices diferenciales entre su diversidad y gran número. Esto lo han tratado, a su vez, desde el IEM de Salamanca, centrándose en cuatro de ellos como son El País, ABC, El Mundo y La Razón. Apuntando que los dos primeros son más sensacionalistas en cuanto a sus noticias que los dos últimos. <http://www.alfayomega.es/estatico/anteriores/alfayomega441/desdelafe/reportaje1.htm >

 “Cuando la inmigración es asociada con crimen, crisis y controversia, constituye noticia. Los inmigrantes y los actores políticos son los principales protagonistas de esos dramas mientras que el público es sólo un espectador.”

Se cree que los diarios a través de sus informaciones, editoriales y columnas moldean la opinión de los lectores en torno a cualquier tema, incluyendo la inmigración, obviamente. Sin negarles cierta capacidad de influencia, los lectores no necesariamente buscan nuevos enfoques o análisis “objetivos” sino que más bien buscan la reafirmación de los juicios e ideas que ya tienen. Son muy pocos los que deliberadamente leen opiniones encontradas sobre un mismo tema para poder sacar sus propias conclusiones.

Así estamos, mientras unos hacen lo que sea por vender más sin prestar atención a las consecuencias de su forma de trabajo y de su importancia como cuarto poder, otros hacen lo que sea por sobrevivir.

                                                                             CON LA INFORMACIÓN NO SE JUEGA

Rodríguez Bello, Cora  143 C02

OPERACIÓN RETORNO, OPERACIÓN RECAUDO

La falta de comuncicación e igualdad y el recaudamiento abusivo con el tema de las pensiones hace imposible la adaptación de los emigrantes retornados no sólo en Galicia, esto es algo que afecta por completo a los retornados españoles. Y con estas dos entrevistas, a los hechos me remito:

pensiones

“A nosotros no nos recibieron con balas de goma… Nos abrieron los brazos y nos dieron muchas cosas. En definitiva, todo lo que tenemos hoy”. Antonio Lara, emigrado a Francia y retornado a Jerez.

“quería dormirme y despertarme con 60 años, jubilarme y tener que volver a España… Ahora el sueño se ha convertido en una pesadilla”. Volvió en 2001, y asegura que incluso “me tacharon de pesado en la Agencia Tributaria porque no me creía que no tuviera que declarar mi pensión.” Tras recibir la notificación de Hacienda, asegura que “me reconocieron que nos han informado mal”.

Se altera al razonar “queremos pagar, pero que nos quiten las multas”. En su caso, está pagando lo que debe “poco a poco, con 500 euros al mes. Y por ahora solo son 2008 y 2012”. Este pago a plazos, “encima tiene más intereses, por eso estoy tramitando mi vuelta a Francia. En el momento que me vengan los recibos de los otros años me embargarán el piso… Y al menos allí estaría con mi familia”.

La pena se le dibuja en la cara al reconocer “que se me parte el corazón cuando le tengo que negar la ayuda a mis hijasIncluso las he quitado de la herencia, para que si me pasara algo antes de terminar de pagar lo que debo no les queden a ellas la deuda”.

“Con la alegría que nosotros teníamos de venirnos en nuestra vejez, todo se fue al traste”, dice el jerezano. “Pensando que iba a vivir bien con mi pensión y vengo y me encuentro con una hipoteca para el resto de mi vida. Nos están machacando”.

“Lo que no puede ser es que se estén marchando los jóvenes, que son el jamón de un país, y solo se estén quedando los chorizos”. Luis Caballero, emigrado a Francia y retornado a Jerez .

Hace nueve años que volvió a su tierra, y confiesa que esperaba encontrase “una España democrática. Me fui en plena dictadura militar y me he encontrado con una dictadura política”. También asegura que se dirigió varias veces a la Agencia Tributaria para preguntar si debía declarar el dinero que recibía de Francia. “Que no, que aquí estábamos exentos de pagar, me decían continuamente”.
Años después, tras recibir la carta ha tenido que pagar alrededor de 20.000 euros, 17.800 de las declaraciones y 3.000 de multas. “Se nos hundió el mundo a mi señora y a mí”.
“En el 64 me fui, ahora siento que me están echando porque yo allí voy a pagar tres veces menos de impuestos que aquí y por lo menos voy a estar al lado de mis hijos y nietos“, se quejaba.

Del lamento, Luis pasaba a la indignación: “mi dinero que entra en España viene del extranjero, es un dinero que estamos metiendo a España y encima nos multan. Luego resulta que Montoro hace una ley de amnistía para todos aquellos que se han llevado el dinero a Suiza y otros paraísos fiscales. A nosotros, que lo traemos legalmente y queremos declararlo, nos multan. Hay guantes blancos para algunos y puños de acero para otros”.

“No somos cuatro o cinco… En España somos alrededor de millón y medio de personas afectadas”, aclara. Además, hace un llamamiento a los jóvenes, “esto también es para ellos… A esta juventud que se está marchando le va a pasar lo mismo que a nosotros”.

                                                                                     No sé cómo le llamaréis vosotros a esto, yo le llamo INJUSTICIA.

Rodríguez Bello, Cora 143 C02

Ti es o milagre da terra e a terra é un milagre teu

EMIGRAR: Deixar o propio país ou o lugar de orixe, para establecerse noutro, en particular por razóns de traballo.

Alén do que poidan dicir as academias, os galegos ben coñecemos o significado da palabra emigrar. Familias partidas pola metade, pais que non ven aos seus fillos, fillos que non ven aos seus pais… Por iso, e despois dunha extensa documentación, estando tan presente o tema na nosa sociedade, decidimos escoller como material de traballo as relacións entre os emigrantes retornados, para o cal nos servimos da axuda da asociación Marusía.

IMG_1004

Despois de contactar co presidente da asociación, Manuel Domínguez Rial, este convidounos a asistir a unha palestra na que se presentou o principal foco de actuación da asociación: o conflito cas pensións do estranxeiro. Alí, despois dun longo camiño pola sempre en obras rúa de San Pedro, chegamos ao lugar de encontro dos retornados. Na porta tivemos a primeira toma de contacto con eles. Ao entrar, dímonos conta de que o lugar era un sitio humilde, case tanto como as persoas que alí se atopaban. O lema “Semente espallada polo mundo que retornamos a Galiza” inundaba as paredes xunto con fotografías cun ton melancólico. Un pequeno espazo para unha gran causa.

IMG_0973

Despois de que o presidente falara do tema das pensións, abriuse un pequeno debate para compartir opinións e o caso de cada un. As reaccións dos retornados foron moi variadas. Mentres uns alzaban a voz e perdían os nervios, outros asentían compracidos co que oían os seus oídos e a esperanza que lles facía chegar o tamén retornado Manuel Domínguez. Para rematar, comunicáronse as datas dos vindeiros actos. DSC_5704

DSC_5689

O primeiro deles chegaría unha semana despois, acompañado da enésima cicloxénese explosiva. Dende hai unhas semanas os membros da organización, ademais de recoller firmas para unha ILP, estiveron xuntando reclamacións para entregar en Facenda. O acto en si pode que non vaia supor unha mellora real na situación, mais é unha mostra de unión e apoio, unha mostra de que non se esquecen do que están a sufrir. Reuníronse na entrada da oficina para salvagardarse da furia do tempo e, mentres non se procedía á entrega dos papeis, compartiron a súa experiencia con nós. Todos coincidían nunha cousa; a eles ninguén lles dixo que tiñan que afrontar pago algún en todas as ocasións que fixeron a súa declaración e agora a facenda estálles reclamando diñeiro dende o 2008. Cando todo o mundo ten a mesma queixa é por algo.

DSC_5843

Unha vez entregadas as firmas, desplegaron unha pancarta na porta do edificio durante uns minutos e despois diso puxemos rumbo á casa, coa pena de que o tempo non permitira unha maior afluencia á convocatoria. Mañán imos acudir a unha nova reunión e iremos informando de como avanza o traballo da asociación.

                                                                                                                                      Sempre tentando ser o reflexo deses retornados.

DSC_5669

143 COO

Retornan os migrantes cara a súa terra galega

IMG_0939

Porque tal e como dicía Rosalía de Castro no seu poema ¡Pra a Habana!:

“Este vaise i aquel vaise,
e todos, todos se van…”

Moitos fóronse algún día e moitos voltaron xa. Galegos e galegas que se alonxaron do seu fogar en busca dunha mellor calidade de vida e agora ao voltar atópanse cunha chea de dificultades. Dificultades que entorpecen a súa adaptación á vida cotiá no que eles pensaban que era a súa terra. Terra que din “lles están a roubar”.

ASOCIACIÓN DE EMIGRANTES RETORNADOS “MARUSÍA”, O NOSO PAPEL

Asociación que busca a reintegración de todos aqueles retornados. Dende as súas experiencias individuais no extranxeiro, aportan o alí aprendido para mellorar a súa situación agora aquí en Galicia. Intentan deste xeito, eliminar os problemas existentes para frear a migración dos nosos días (a fuga de cerebros), ou polo menos mellorar as condicións dos que hoxe marchan coa esperanza de atopar máis portas abertas.

O noso traballo resúmese na achega das vivencias dos migrantes e o motivo da relación que hoxe establecen. Tocaremos dende o porqué da súa ida ata a adaptación na súa volta. Pasaremos pola vida dos migrantes, tanto do home como do papel da muller, non só botando un ollo se non tamén facendo eco de moitas das dificultades e da defensa dos dereitos que están a pasarlles factura.

Porque calquera podería hoxe ter que formar parte do fluxo migratorio galego, e hai moitos que cren que isto non vai con eles. Porque non só defenden o seu, tamén están loitando por unhas mellores condicións de vida, quen sabe se para unha persoa coma ti. E logo aínda hai persoas que suben a voz para dicir que os retornados merecen menos axudas que os que quedaron na terra, mais despois defenden a igualdade. Os retornados non piden axudas, piden igualdade e calidade de vida. Non é isto xusto?

Demandantes de información, xa que á falta de información é ao que achacan o seu descoñecemento en temas burocráticos, de traballo ou de nova integración. Desinformación que sae á luz, que debaten entre eles e que están a reivindicar. Reivindicacións como a deste próximo venres, cunha mobilización na capital galega diante de Facenda pola problemática das pensións (<http://www.lavozdegalicia.es/noticia/santiago/2014/02/08/plataforma-emigrantes-retornados-retoman-movilizaciones/0003_201402S8C29923.htm> ).

E nós como futuros xornalistas, galegos, e posibles migrantes e retornados reivindicaremos con eles esta falta de información tentando achegarnos as súas relacións interpersoais.

Rodríguez Bello, Cora 143 C02