Arquivo do blog

Infancia y periodismo

Con frecuencia los niños problemáticos protagonizan las noticias en los medios de comunicación, pero, ¿creéis que los periodistas tratan este tema de forma apropiada?.

Infancia y periodismo

Normalmente los informadores hablan de manera adecuada de la infancia, pero en gran parte de los casos – sobre todo en los de menores infractores- se olvidan de los derechos que tienen los jóvenes, aportando información perjudicial para la seguridad de estos niños que están tan protegidos por la ley. Cuando la información es tratada incorrectamente no somos conscientes del daño que podemos causar a la familia, al entorno y al propio joven, y más ahora que la información está a un click gracias a internet.

Suso, director del Ciema de Pontevedra, nos explicaba que  muchas veces los medios de comunicación pecan de sensacionalistas escribiendo titulares como “Los delitos de los menores son cada vez más graves”. Titulares alarmantes como este daban paso a una noticia en la que se hablaba de que la mayoría de los menores infractores no vuelven a cometer otro delito. Además cree que los medios de comunicación tienden a reforzar el factor negativo dando lugar a las generalizaciones y estereotipos de los que ya hemos hablado en anteriores publicaciones.

Los medios de comunicación juegan un papel muy importante en la protección de los menores y en la sensibilización de la sociedad con respecto a los temas que les conciernen, “es necesario que los profesionales de la información tengan claros cuales son los limites y utilicen un lenguaje adecuado que no perjudique al menor” añadía Suso. A pesar de las leyes y normativas que regulan los derechos y deberes de los menores de edad, en la nueva sociedad de la información, la autorregulación y el código ético del periodista son más necesarios que nunca.

OJEA VÁZQUEZ, TATIANA  152. F03

El camino fácil, el difícil y la autopista

Centro de Intervención en Medio Abierto de Arela en Pontevedra

Centro de Intervención en Medio Abierto de Arela en Pontevedra

En una de nuestras visitas al Centro de Intervención en Medio Abierto, Arela nos ofreció la posibilidad de reunirnos con un mayor de edad del centro, por cuestiones de protección de datos no revelaremos su nombre y le llamaremos “M”.

Cuando mi compañera Raquel y yo llegamos al centro, mantuvimos una conversación con los educadores de más de una hora, creamos una atmósfera de confort que hizo que ambas partes nos sintiésemos cómodas y tratásemos con libertad diversos aspectos de la infancia, la familia y las funciones del centro. Más tarde llegó M, y sin preguntas preparadas, sin grabadoras ni cámaras, únicamente un folio y un bolígrafo nos sentamos frente a él. No hizo falta en ningún momento apuntar nada sobre lo que salió en la conversación, fue fluida y tratamos diferentes temas. M no nos contó su historia, pero con sus palabras daba pinceladas que dibujaban sus vivencias de forma indirecta.

Estuvo internado en un centro cumpliendo condena dos meses, su experiencia allí no fue buena y confesó: “prefería estar en la cárcel, eran muy duros y teníamos que hacer todo lo que nos pedían”. Tras su estancia allí, asiste una vez a la semana al CIEMA, donde realiza talleres y charla con los educadores. También nos habló de su familia y nos explicó que en su caso ellos no eran el problema. Él buscaba la libertad, la independencia y no dar más cargas económicas a sus padres, a causa de las malas compañías, M comenzó a meterse en asuntos ilegales. En sus propias palabras “Yo estudiaba, era un buen niño, mi madre estaba contenta conmigo pero yo no quería ser una carga para mis padres. Digamos que había dos caminos el fácil y el difícil y yo cogí la autopista”.

Ahora M vive con su mujer y su hija, a pesar de ser tan joven, de forma madura reconoce que esta experiencia ha cambiado su vida. Ahora quiere dar ejemplo a otros chavales y hacer las cosas de forma honrada, aunque admite que si no le queda otra opción volvería a recurrir a lo ilegal.

OJEA VÁZQUEZ TATIANA  152. F03

Ayudando a no reincidir

Tras la visita realizada al CIEMA de Pontevedra y la conversación con Suso y Rubén, educadores del centro, voy a hablar un poco de la dinámica que sigue ARELA en el ámbito de reforma. Un Centro de Investigación en Medio Abierto (CIEMA ), tiene por objetivo la reinserción en la sociedad de menores de entre 14 y 18 años que han cometido un delito o una falta, ofreciéndoles alternativas para el futuro y ayudándoles a no reincidir.

En los CIEMAS se ejecuta la ley del menor, el juez estudia la situación del menor y dependiendo del caso le asigna una medida, que puede ser libertad vigilada, tratamiento ambulatorio, prestación en beneficio de la comunidad, tareas socioeducativas, permanencias de fin de semana o incluso una combinación de estas. Los CIEMAS se encargan de que las medidas del juez se ejecuten, los educadores realizan seguimientos de la situación de los jóvenes que posteriormente envían al juez, realizan talleres educativos de temas como las nuevas tecnologías, el sexo o las drogas y si la medida impuesta por el juez es de tratamiento ambulatorio, por salud mental o por tóxicos, se ponen en contacto con un profesional y les acompañan a las citas para saber si su situación mejora.

Actividades que realizan los jóvenes en el CIEMA.

Actividades que realizan los jóvenes en el CIEMA.

Tras una charla con los educadores en la que tratamos diversos aspectos de la comunicación y la juventud, nos ofrecieron la posibilidad de entrevistar a  un joven mayor de edad que acude al CIEMA y de asistir a una de las charlas que realizan en los institutos sobre la ley del menor, el programa Katorce18, del que ya hemos adelantado algunos aspectos. En siguientes publicaciones trataremos los temas que han surgido en esta reunión, temas relativos a la casa familia de Santiago y nuestros avances junto a la asociación.

OJEA VÁZQUEZ, TATIANA 152.F03

Conocer para prevenir

1418Seguimos a la espera del primer contacto físico con la asociación ARELA, y mientras tanto nos dedicamos a informarnos sobre la función de esta asociación. Después de hablar de las casas familia y de los centros educativos, nos parece importante hablar del proyecto Ktorce18 que la fundación Arela comparte con Fundación Barrié.

Ktorce18 consiste en una serie de charlas divulgativas para padres con hijos adolescentes y alumnos de entre 14 y 16 años cuyo objetivo es acercar a los jóvenes y familias la Ley del Menor. Los profesionales de Arela y Barrié informan en institutos y colegios de Galicia sobre las consecuencias legales de los delitos que cometen los menores y la repercusión en las familias. Además intentan prevenir y concienciar a los adolescentes y padres de temas como el maltrato familiar, el acoso escolar o el mal uso de las redes sociales, que son las conductas infractoras más comunes.

Esta iniciativa parece estar dando resultado ya que durante el curso 2013-2014 se realizaron 105 charlas con alumnos de distintos centros gallegos y el indice de satisfacción de los participantes fue de 4,5 sobre 5.

A continuación dejo un vídeo de la asociación Arela y la fundación Barrié que muestra de forma bastante clara de que trata el programa Ktorce18.

OJEA VÁZQUEZ, TATIANA 152.F03