Arquivo do blog

Hablemos de inseguridad

fotolia_3383852a

 

Es increíble la cantidad de problemas que afectan a una comunidad y que son tratados de forma individual. Z.Bauman nos presenta la inseguridad como uno de ellos. La inseguridad forma parte de cada uno de nosotros. Nos contempla cada vez que salimos del entorno que constituye nuestra rutina. Es la socialización primaria (familia) la que nos proporciona seguridad y certidumbre existencial por lo que tendemos siempre a cobijarnos en nuestro hogar, en nuestra gente y en nuestras costumbres.

El punto de partida es lo desconocido ya que es lo que aterroriza a la sociedad. Por norma general tendemos a huir de lo diferente, de todo aquello que se sale de la línea de lo que consideramos “normal”. Tenemos miedo a los cambios y abordamos esta problemática individualmente. En muchas ocasiones parecemos no ser conscientes de que nuestras inseguridades son compartidas por el conjunto de la población, nos aislamos en nosotros mismos cuando probablemente la persona que tengamos al lado esté sufriendo la misma inseguridad que nosotros.  En el ámbito de las migraciones, la inseguridad está presente en todo momento. Está presente en la ida ya que abandonamos un país sin saber aquello con lo que nos vamos a encontrar en el país receptor (abandonamos el entorno en el que nos sentimos seguros) pero también está presente en la vuelta porque a pesar de volver a nuestro hogar vamos a tener que hacer frente a una serie de cambios (y con ello, vuelta a una situación de inseguridad). ¿La solución?

“Hay cometidos a los que se enfrenta cada individuo que no pueden abordarse ni tratarse individualmente” Sobre todo si esos cometidos nos afectan a cada uno de nosotros. Por ello, la solución está en la comunidad, esta debe apoyarnos en aquellas cuestiones que no podamos abordar individualmente. Así pues, asociaciones como Marusía consiguen que la inseguridad de los emigrantes no se sufra individualmente sino colectivamente, puesto que es compartida por todos sus miembros.

Es completamente imposible que la inseguridad desaparezca, de acuerdo con Bauman nuestra inseguridad aumenta a medida que seguimos adelante y cierto es, en las distintas etapas de nuestra vida nos van surgiendo nuevas inseguridades. Al mismo tiempo que aparecen unas van desapareciendo otras, con lo cual, lo fundamental es la actitud con la que afrontemos las mismas. Debemos perder el miedo a lo extraño, ya que lo nuevo también nos puede proporcionar cosas buenas con la consiguiente obtención de seguridad. El apoyo de la comunidad y la lucha personal son en definitiva, fundamentales para superar nuestras inseguridades.

Santos Villaverde, Andrea     143 C03

 

El sentido común como sistema cultural

blue contact

En “El sentido común como sistema cultural” C.Geertz nos explica el propio significado de “sentido común” y nos demuestra a través de una serie de ejemplos cómo éste varía en función de las culturas. Partiendo del principio, si pensamos en “sentido común” debemos hacernos una pregunta: ¿Común a quién?

Para ejemplificar la distinta concepción que hacen las diferentes culturas sobre este concepto recurre a la intersexualidad, quizás término mejor conocido como hermafroditismo. A pesar de las diferencias latentes entre la cultura estadounidense, los indios navajos y la tribu pokot, todos ellos coinciden en lo mismo, el hermafroditismo no entra dentro de lo normal. Sin embargo, lo que para unos es de sentido común para otros es totalmente lo contrario. Partiendo de este precepto para los estadounidenses es de sentido común que el sexo se clasifica en masculino y femenino por lo que un intersexuado es sinónimo de horror. Los indios navajos ven a los intersexuados como una bendición y la tribu pokot los considera inútiles por no cumplir las funciones ni de un hombre ni de una mujer. Así pues, esto responde a la pregunta formulada anteriormente ya que está claro que el sentido común no es común a todos por igual, varía completamente en función de las culturas. Lo que para unos es aceptable para otros es cuestionable.

“El sentido común se basa precisamente en la afirmación de que la realidad no dispone de otra teoría que la de la vida misma” afirma C.Geertz. Partiendo de esta afirmación, es preciso recordar que el sentido común mantiene una estrecha relación con la experiencia y con la historia por lo que poco a poco va incorporando cambios. Con ello y tras una reflexión personal sobre la intersexualidad tras los ejemplos expuestos, el sentido común parece aflorar una serie de prejuicios frente a todo aquello que no entra dentro de lo común. Prejuicios hacia todo aquello que sobresale por encima de todo a lo que estamos acostumbrados y que no hacen otra cosa que moldear nuestras percepciones e interpretaciones llevándonos a hacer juicios muchas veces erróneos.

Por último y relacionando un poco la lectura con mi tema creo que para los emigrantes gallegos retornados podría haber sido sentido común tanto el dejar Galicia para buscar un empleo que aquí no eran capaces de encontrar como el volver al verse agotadas las posibilidades de prosperar en el país receptor. Sin embargo, puede que para otras culturas no sea de sentido común tomar esta solución porque recordemos una vez más que el sentido común no siempre es tan común como pensamos.

Santos Villaverde, Andrea  143 C03

Tornar á vida galega

Imagen

Non é necesario facer mención de forma específica ás diferentes situacións ás que estiveron sometidos os emigrantes galegos. Dificultades tales como o descoñecemento da lingua do país receptor e a falta de adaptación das institucións e da poboación en xeral resultan evidentes en canto á problemática dos emigrantes, tanto dos de antes coma dos de agora. Malia isto, hai un factor que coincide tanto para aqueles que emigran como para aqueles que emigraron e volveron ao seu país: a ausencia de políticas de acollida que asesoren aos mesmos sobre o funcionamento das institucións. Claro exemplo é o problema das pensións aos que se ven sometidos os emigrantes galegos retornados. Facenda reclama a tributación das pensións non declaradas dende o ano 2008. Lonxe de evitar conflitos e poder así garantizar o bo funcionamento da Administración Pública, o dereito á información que debería estar latente en todo momento non ten cabida neste tipo de accións. Así pois, é necesario buscar unha unidade, porque non debemos esquecer que ao loitar por eles estamos loitando tamén por nós. Debemos cambiar a perspectiva de apartar a mirada cando algo non nos afecta en primeira persoa.

 Por outra banda as experiencias individuais de cada persoa son fundamentais, pode haber casos semellantes pero nunca completamente iguais. Isto é principalmente o que aportan nun primeiro contacto, diferentes opinións dende as súas experiencias, diferentes formas de aceptar a situación que se lles plantexa pero sempre partindo de un obxectivo común. En definitiva achegas que nos poden proporcionar estas persoas pódennos axudar a comprender a súa situación actual e deste xeito ter a posibilidade de apoialos. 

 

Santos Villaverde, Andrea   143 C03