Arquivo do blog

Lucha por llegar a lo más alto: La competitividad periodística y no periodística.

El sábado por la noche, en un largo período de insomnio, se me ocurrió hacer zapping en los 50 canales que tengo contratados en casa ( la mitad sobran, no sé para qué tanto canal) y encontré una película que iba sobre mi tema favorito : “los informativos en televisión”.

La película se titulaba “El Reportero: La leyenda de Ron Burgundi” una comedia agria,  basada en los años setenta, en la que Ron Burgundi es el presentador más famoso de la Ciudad de San Diego (en el Canal 4)

Todo eragenial en la vida de Ron, era famoso, un periodista reconocido, cobraba un buen sueldo etchasta que llegó Verónica Corignstone ( Cristina Applegate),

una reportera feminista y ambiciosa con ganas de escalar a lo más alto. A Ron le pareció incluso gracioso que “una mujer intentara ser reportera”(son los años 70 en EE.UU)  e incluso se  lió con ella. Pero las tornas cambiaron cuando Verónica lo tuvo que sustituir como presentadora de las noticias. Ninguno de sus compañeros la apoyaba, ella era el hazmereir de toda la redacción (cargada de hombres dispuestos a no perder su virilidad). Se suceden una serie de luchas, de competitividades por conseguir ser el presentador más famoso de San Diego. El drama de Ron llega cuando una compañera de Verónica se entera de que él lee al pie de la letra todo lo que pone en el teleprompter. Se puede ver cómo acaba esto, a Ron en la despedida le escriben “que te enculen San Diego” cosa que hizo que arruinara su carrera y que más adelante se solucionaría. Pero esta no es la única historia de competitividad periodística, pues entre los diversos equipos informativos de la ciudad también existe dicha rivalidad. Los equipos informativos mantienen una lucha (literal) cual bandas callejeras que luchan por conseguir su territorio e incluso se pisotean unos a otros en el momento de cubrir noticias (un reportero de la televisión pública tiró a Verónica a la jaula de los osos cuando estaban cubriendo una noticia en el zoo, para que ésta no le quitara el mejor plano para captar una imagen)

Esto me llevó a pensar el nivel de competitividad que se tiene que soportar en profesiones de este calibre, pero lo peor de todo es que esta competitividad se aprecia incluso en la carrera, donde el compañerismo se pierde por un simple 10 en un trabajo. Donde, en muchos casos, no se ayuda al prójimo por el mero hecho de ver que lo va a hacer mejor que nosotros. Pero creo que esto no pasa solamente en periodismo, si no en derecho, en farmacia, en medicina. En todas las profesiones existe esa competitividad tan buena como insana. Pues ayuda a escalar puestos pero elimina el compañerismo.

Asensio Castro Carlos, GBCP

Los juegos del…¿hombre?

Acabo de sair do cine. Fun a ver a archiconocida película a estas alturas “Los juegos del hambre”. Tranquilos, non vou spoilear a ningúen nin destripar o final no que todo era un soño de Resines. A verdade e que me sorprendeu gratamente a historia, fora do feito de que a película é a típica hollywoodiense e taquilleira.

A “escravitude” de varios sectores da poboación que se pode ver no filme, fainos darnos conta da analoxía que se está a facer. Aparecen os pobres. Divididos en sectores, viven prácticamente na miseria máis absoluta, cazando para poder comer e subsistindo da caridade. Obrigados a traballar ata a extenuación en minas de carbón. Olvidados polo resto do mundo como represalia pola súa traizón na maior guerra xamáis ocorrida na historia da humanidade. Por outra banda están os ricos. Viven como reis. Deléitanse coas loitas e sufrimentos dos máis desfavorecidos e unha vez ao ano, demostran a súa piedade sacando a un neno dun dos distritos marxinais e convertíndoo nun deles.

Pode que non fose a intención do director da película reflexar esa desigualdade e escravitude entre cidadáns. Dende logo, non serán os estadounidenses a quen lles conveña facelo. Aínda así, é difícil non atopar semellanzas entre o mundo exposto na película e o mundo actual. Un mundo no que o capitalismo occidental afoga aos máis desfavorecidos, explotándoos e deixandoos morrer de fame e de enfermidades con cura. Dende logo, o parecido e salientable, polo menos dende a miña visión.

Agora só me queda recomendarvos este filme para que poidades corroborar ou refutar a miña visión sobre o mesmo. Só vos pediría que prestase especial atención ao que vos acabo de comentar, por iso de ver se alguén máis comparte a miña idea. Grazas, e que a sorte esté do voso lado.

Salgado Álvarez, Javier  S3C, 4A2

Mejor Imposible

A finales de esta semana, concretamente el domingo, se cumplen 75 años del nacimiento de uno de los actores más importantes de la historia del cine. Un hombre que, tras la muerte de Marlo Brando allá por 2004 ocupa la cúspide de la pirámide de los grandes intérpretes. Sí, mi titulo lo delata, ese hombre es Jack Nicholson.

Jack Nicholson es el actor con más oscars (tres) y candidaturas (12) de la historia. Es también el más veterano golfo de Los Ángeles y el único que sigue en activo. Al gran Jack le conocen desde las ancianas que compran en los supermercados de la América profunda hasta los pandilleros y raperos del problemático barrio del Bronx en Nueva York.

 De padre desconocido, el veterano actor siempre vivió con sus abuelos maternos, de los cuales acogió su apellido, tras una infancia en Nueva York un jóven Jack decidió emprender a Los Ángeles dónde empezo contestando cartas de los fans de Tom y Jerry. Ahora, Jack Nicholson es Hollywood, un hombre para el que asistir a los Oscar o a un partido de los Lakers es otra experiencia banal, Ése es el gran Jack, el juerguista del que todo el mundo querría ser amigo.

Como confesó el mismo Nicholson para la revista People hace ya unos cuantos años: “Ya tengo una edad, casi todo el mundo es más joven que yo. No digo que no haya sido un golfo casi toda mi vida, porque lo he sido y lo seguiría siendo si me quedara energía. Hace poco estuve en un restaurante y me habría tirado a 2.000 mujeres jóvenes, de todas las edades, y también a sus madres. Pero ahora ya no puedo bailar. Y si me molesto, hay que saber bailar”. En mi opinión, un grande entre los grandes.

Felicidades Jack.

Domínguez Rodríguez, M  S2A2

104.5 : Están escuchando Radio Favela…

Image

Durante las clases del jueves y el viernes pudimos disfrutar de la película Radio Favela, en la que nos contaban la historia de unos chicos pobres residentes en las favelas de Brasil. Lo especial de estos chicos estaba en que montaban una radio pirata desde la favela, operando para toda la ciudad, contando lo que realmente ocurría en Brasil.

Conflictos raciales, tiroteos, tráfico de droga y otros problemas que la sociedad brasileña pretende dejar de lado, cerrando los ojos y dejando a los pobres implicados en estos problemas, los habitantes de las favelas, sin ayuda.

Además, el Gobierno y la Policía Federal pretende cerrarles ‘’el chiringuito’’, coartando su libertad de expresión porque lo que se dice desde el 104.5 no es lo que el Gobierno quiere que se escuche.

Radio Favela se convierte en todo un fenómeno social dentro de la favela: la gente llama cuando tiene un problema,  les avisa cuando se acerca la policía y colaboran con todo lo relacionado con la radio.

Todo este esfuerzo se ve premiado, cuando al cabo del tiempo, la ONU premia a Radio Favela por su labor como radio comunitaria.

En definitiva, una muestra de cómo pudieron luchar por sus ideas, vayan a favor o en contra de la Policía y el Gobierno.

¿Y nosotros? En la situación en la que nos encontramos actualmente, ¿podríamos seguir fieles a nuestras ideas como hicieron los chicos de Radio Favela en su momento, luchando por lo que creían?

Pérez Conde, S3A, 3B1

Silencios incómodos

El silencio es ese elemento de la comunicación tan temido, tan habitual y tan incómodo. A todos nos ha pasado. Cuando nos cruzamos con alguien que va al mismo destino que nosotros pero con el que no guardamos una relación estrecha y no sabemos qué decir. Intercambiamos preguntas y respuestas en su mayoría estúpidas con tal de llenar el silencio. ¿Y quién no ha sufrido la típica situación después de que te presenten a una persona? La mayoría de la gente se pone a hablar sin parar a causa de los nervios para evitar que se haga el silencio con esa persona que acaba de conocer.

Sea por el motivo que sea, el silencio nos asusta. Aunque muchas veces nuestros amigos o familia saben que en ese momento es lo que necesitamos. ¿Por qué entonces, si somos capaces de soportarlo con algunas personas, nos asustan y nos incomodan tanto los silencios? ¿Por qué hacemos todo lo posible por evitarlo? ¿Qué pensáis vosotros?

Os dejo esta escena de la película de Pulp Fiction.

Prieto López, S3A, 3B1