Arquivo do blog

Ciencias, letras y comunicación.

Como  ya sabréis, en nuestro grupo llevamos estos meses analizando un grupo de investigación de la USC, Histamérica. Pese a que este grupo pertenece al ámbito de las ciencias sociales no quisimos acotar tanto el tema, por lo que también hemos orientado nuestro trabajo a la ciencia en general y a su relación con los medios de comunicación y el gran público.

Decidimos entrevistar a dos jóvenes científicos,  Martín y Lucía, para que nos aportasen su opinión sobre el tratamiento que se le da a la ciencia en los medios  o la formación científica de la sociedad.  Ambos se dedican a la química. Martín pertenece al grupo de investigación de Estructura Electrónica de la Universidad de Barcelona y Lucía al grupo de investigación de Polímeros Helicoidales en la USC.atomoPara ellos, existe un grave problema a la hora de divulgar ciencia y es culpa tanto de los emisores como de los receptores.  Por una parte,  la población tiene en general un nivel demasiado bajo en ciencia, afirman. Martín declara que: “el problema surge desde la base, yo hice bachillerato científico y  aun así tenía más asignaturas de letras que de ciencias”. Los alumnos de ciencias tienen  amplios conocimientos en letras, pero no se puede decir lo mismo al contrario. Lucía añade que “es muy difícil escribir o divulgar un texto mínimamente avanzado para todos los públicos, pues la mayoría no lo entienden”. Según ellos debería exigirse una mayor cultura científica. Además, argumentan que también falta interés, el público no reclama ciencia.

Por otra parte, la labor de los comunicadores también es bastante deficiente. “Muchos profesores tiene muchos conocimientos pero no los saben transmitir, no saben nada de didáctica o pedagogía, y también es necesario”  comenta Martín. Lucía señala que “sí que es cierto que muchos científicos sólo escriben para ellos mismos o para los de su campo”. Ambos reiteran que intentar hacer entendible un artículo científico es más difícil de lo que parece, y surgen problemas de espacio, no llegan las páginas. Cierto es que algunos ni lo intentan.  Pero no se deben confundir artículos de tipo más divulgativo que se escriben en revistas como Muy Interesante, con artículos científicos propiamente dichos.

Les comentamos la polémica surgida en torno a las palabras de Lois Celeiro, cuando menospreció en cierta medida la comunicación en los grupos de investigación. Lucía dice que  “no por mucho autopromocionarse una investigación va a ser mejor. Cuando una investigación es buena de verdad sale a la luz por sí sola, se menciona en muchos  lugares y afecta a muchas otras” Martín comenta que para valorar la calidad de una investigación hay que tener en cuenta el índice de impacto de la publicación y la calidad de la revista en la que se publica. Además señala que “hay investigaciones muy importantes que no  alcanzan reconocimiento por no tener aplicaciones en la práctica a corto plazo”

CASAS QUIROGA PABLO

151 B04

Comunicando ciencia

Continuamos con nuestro trabajo estudiando la comunicación científica del grupo de investigación de Historia de América. Tras tres semanas de trabajo llega el momento de hacer un análisis.  Consideramos que lo primero era entrevistar al núcleo del grupo,  sus coordinadores, Pilar Cagiao y Eduardo Rey, como reflejamos en entradas anteriores.  También entrevistamos a Patricia Calvo, encargada de la gestión y comunicación del grupo. Patricia, que estudió periodismo y se doctoró en Historia también se encarga de las redes sociales y la página del grupo.

Antes de realizar el trabajo teníamos la idea preconcebida de que la comunicación entre los miembros del grupo sería a través de reuniones y de manera muy formal. Sin embargo y según nos cuentan, esta comunicación se realiza de forma muy informal, pues tienen una relación  fluida de amistad. Por lo tanto, aunque realizan algunas reuniones periódicas se podría decir que la mayoría de las veces simplemente tratan los temas del grupo tomando un café o  por teléfono. Además, las tecnologías juegan un papel cada vez más importante, nos comentan que la comunicación del grupo sería difícil sin Whatsapp, pues lo usan para estar en contacto en todo momento. También usan Skype para realizar videoconferencias con Ana Chouchiño, profesora de Literatura Hispanoamericana que reside en Lugo. Todos coinciden en señalar que compaginar docencia con investigación es complicado, pues les ocupa mucho tiempo. Pero si tuviera que elegir, Pilar Cagiao se quedaría sin duda con la investigación.

Otro tema en el que hacen hincapié es la poca consideración que tienen las ciencias sociales y en concreto la historia dentro de la comunicación científica. Solemos pensar que la ciencia sólo es Medicina, Química o Física y no es así. Entienden que se destine más  dinero a estas ramas, pues el equipamiento es mucho más caro, pero ellos también tienen gastos, como los viajes que tienen  que realizar para consultar archivos o hemerotecas o entrevistar a testigos. Precisamente estas diferencias ciencias-letras las abordaremos en otro post.

En cuanto a la producción externa, el grupo tiene una producción muy amplia, en medios especializados de España y de Latinoamérica que analizaremos con más profundidad. Además queremos centrarnos en la forma de comunicar esta información y como lograr que interese al gran público, no solo a los historiadores y expertos en la materia.

CASAS QUIROGA PABLO 151.B04
11025417_1000570293304453_1377773307_o