Arquivo do blog

EL CURIOSO MUNDO DE LA PUBLICIDAD

Estaba devanándome los sesos buscando algún tema interesante y sugestivo para mi último post, a fin de conseguir ese final redondo que todos buscamos como conclusión fetén, cuando me paré a ver un rato la televisión. Voilà, la caja tonta me otorgó una solución a medida factible: Los anuncios publicitarios, vistos como formas de comunicación comercial, generadores de estímulos o como mensajes evocativos indelebles para nuestra memoria.

En verdad, hay anuncios de todas las clases, formatos e intenciones: Encontramos a menudo en los medios anuncios que no entendemos, otros que nos parecen demasiado estúpidos para poder ser emitidos, incluso algunos que pueden resultar polémicos y ofensivos para ciertas conciencias. Y es que  el gran truco de la publicidad fue hacer creer a la gente que era veraz e inocente.

Sin embargo hay otros que llegan a emocionarnos, sacarnos una sonrisa http://www.youtube.com/watch?v=1n6hf3adNqk  o llegar a formar parte del imaginario popular. Porque quién no se acuerda del famoso anuncio de BMW de la mano izquierda jugueteando con el aire, mientras el conductor con la derecha conduce tranquilamente por pistas de montaña, desiertos y carreteras costeras. http://www.youtube.com/watch?v=Kp9knrC10PU

O cómo olvidar las duras campañas de sensibilización social por parte de FAD en la lucha contra el consumo de drogas. También cabría mencionar aquí los impactantes, y a veces  morbosos anuncios de la DGT. http://www.youtube.com/watch?v=MiQLXVOvRz8

Porque sin duda alguna se cumple ese célebre enunciado de que una imagen vale más que mil palabras, creo que se debería cuidar más el tratamiento y difusión de los anuncios publicitarios. No sólo porque saturan el espacio radioeléctrico, sacuden las diversas mentalidades de la gente, sino porque en muchos casos aburren y no llegan a reflejar la realidad social en la que vivimos. Y es que el algodón casi siempre engaña, aunque se disimule a la perfección.

Crespo Bris, Jaime   T2A  S1B

CONCLUSIONES FINALES: STOP DESAHUCIOS COMPOSTELA

Después de cuatro largos meses trabajando codo con codo con nuestros compañeros, los voluntarios y colaboradores de Stop Desahucios Compostela, nuestro grupo de ProT se va con la cabeza alta y la certeza del trabajo bien hecho.

_MG_0907

No obstante, este proyecto, que comenzó como una primera toma de contacto con una plataforma, en forma de (mini) gabinete de comunicación, ha ido bastante más allá de nuestras expectativas iniciales: hemos podido asistir a las asambleas del movimiento, participar en sus actividades (destacando las manifestaciones públicas y las emocionantes ocupaciones de diversas sucursales bancarias compostelanas) y hasta conocer a los afectados. Como actividad paralela, el profesor Marcelo nos propuso dar una charla a los alumnos de Técnicas de Expresión de 1º de Derecho sobre los desahucios y su tratamiento en los medios, actividad que consideramos positiva para ambas partes: ellos pudieron aclarar sus dudas y dar su visión jurídica al respecto, y nosotros pudimos acercarles la actividad diaria de un movimiento tan popularizado y mediático como es hoy día Stop Desahucios.

Todas estas iniciativas nos han enseñado las dificultades de organización y comunicación entre los miembros de cualquier colectivo o asociación ciudadana. También nos han mostrado la dura realidad a la que se enfrentan día a día las personas desahuciadas, y le han dado nuevo sentido a conceptos e ideas como solidaridad, compañerismo, compromiso, trabajo en equipo, etc. Nuestras experiencias quedan recogidas en los post grupales del blog, e incluso en medios de comunicación como el Correo Gallego, a través de las notas de prensa redactadas para el movimiento y unas declaraciones de uno de los miembros del T2A. Por eso en este sentido, sólo podemos tener palabras de agradecimiento para Stop Desahucios Compostela en general, y para nuestro enlace, Cristina S. Marchán, en particular.

_MG_0939

Sin embargo, cabe mencionar que nos vamos con una sensación de pesadumbre, un cierto sinsabor respecto a un pilar básico de nuestro trabajo ProT: el tratamiento profundo y continuado con los afectados. Consideramos que la plataforma se mostró muy reticente y puso bastantes trabas en este punto. Creemos que se erigieron exageradamente en “administradores del dolor” de los afectados, y no nos dejaron progresar en este aspecto, para darle voz a las historias de los desahuciados.

 _MG_1019

Por eso en el haber quedan: las experiencias comunitarias con el movimiento y sus integrantes, el trabajo de campo y la puesta en común con la clase de las actividades de Stop Desahucios. Y en el debe: la falta de comunicación con los protagonistas de los desahucios en Santiago, la pérdida del contacto con la plataforma en las últimas semanas y el “fracaso” de las propuestas comunicativas creadas por el grupo para el movimiento (blog específico, twitter…).

T2A

EL VERDADERO INTOCABLE

Como método de documentación sobre la inmigración subsahariana, hice una pequeña búsqueda de películas relacionadas con nuestro tema de TS. Fruto de esa investigación, surgieron varios títulos interesantes como 14 kilómetros o Invisibles. Pero para llevar a cabo la proyección de un filme ante miembros de este esquivo colectivo, Marcelo nos recomendó una película española que finalmente fue la elegida: Las cartas de Alou.

Sin embargo, yo continué buscando filmografía vinculada con la inmigración, hasta reparar en una película francesa de moda: Intocable. La taquillera película de Olivier Nakache y Éric Toledano es una comedia que enmascara un drama real; la tetraplejia. Como muchos sabréis, el popular filme cuenta la historia de dos hombres que no deberían haberse encontrado, al pertenecer a mundos totalmente diferentes: uno es un aristócrata parisino de mediana edad que está en silla de ruedas tras sufrir un accidente de parapente, y el otro es un joven subsahariano de los suburbios que se convierte en su asistente por azar, pero que le devolverá las ganas de vivir. Juntos establecen una relación comunicativa y personal única, además de aprender valiosas lecciones el uno del otro. http://www.youtube.com/watch?v=Mg2JD7HQr8g

A decir verdad, la película me sorprendió gratamente; pero no sólo por sus hilarantes escenas, su genial banda sonora o los grandes papeles de François Cluzet y Omar Sy. Lo que más me gustó de ella, es que estuviera basada en hechos reales: la cinta está inspirada en la vida de Abdel Sellou, un inmigrante magrebí con antecedentes penales que entró al servicio del noble tetrapléjico Phillipe Pozzo di Borgo en 1994.

Sin dudarlo una película divertida y amena, que logra conjugar a la perfección dos temas sociales tan dispares y controvertidos como son la inmigración y la minusvalía. Aquí dejo el enlace a un documental sobre “el verdadero Intocable”. http://www.teledocumentales.com/el-verdadero-intocable-2012/

Crespo Bris, Jaime   T2A  S1B

Subsaharianos: Fin

Como todos queremos decir mucho y los caracteres no lo permiten procedo:

Conclusión general: Hemos podido comparar la visión que ofrece sobre la inmigración de subsaharianos Las cartas de Alou con la de nuestros entrevistados, acercarnos un poco a la visión que ellos tienen de nuestra sociedad, comprobando que siguen existiendo estereotipos desde ambos lados. Comprobamos el concepto de inaccesibilidad en todo lo relacionado a este colectivo y con organismos que, se supone, buscan la integración pero no hacen todo lo posible por conseguir sus objetivos.

  • Victoria: Ha sido una oportunidad para acercarme a realidades que desconocía y a historias por las que nunca antes me había interesado. Hemos tenido la ocasión de tratar directamente con algunos de los estereotipos que siguen existiendo en nuestra sociedad, aunque algunos se empeñen en negarlos, a través de quienes los sufren. Nos hemos encontrado con el rechazo, y también hemos descubierto casos en los que las barreras consiguen romperse.
  • Jaime: Este trabajo de investigación me ha permitido ampliar mis miras y conocimientos sobre un tema serio y comprometido como la inmigración subsahariana; al tiempo que me ha ayudado a desechar los estereotipos que imperan actualmente en la sociedad, frutos del desconocimiento y de la incomprensión de mucha gente en este país. Además, me ha posibilitado asomarme a una cultura diametralmente distinta a la realidad cultural y social en España. Sobre todo me ha mostrado valiosas lecciones vitales, quién sabe si para mi propio futuro, a través de las experiencias personales de los subsaharianos entrevistados durante el desarrollo del trabajo.
  • Elsa: Este trabajo me presentó la oportunidad de tratar un tema que quería estudiar y nunca tuve la opción de hacerlo. Anteriormente no había tenido contacto con ningún miembro de este colectivo y me interesaba conocer su punto de vista acerca de nuestra sociedad. El hecho de que este país tenga un pasado emigrante debería hacer que fuese comprensivo y tolerante con los miles de inmigrantes subsaharianos que llegan a nuestras cosas. Sin embargo, nuestro trabajo ha demostrado que no siempre es así y que aún hay mucho trabajo por hacer y muchas mente por cambiar.
  • Ely: Además de la inaccesibilidad de este colectivo, quiero destacar la inaccesibilidad por parte de  las asociaciones con las que contacté y negocié. Ninguna quiso colaborar de ningún modo. El trabajo me hace darme cuenta de los problemas de este colectivo, reacios a mostrar sus vidas, evidentemente por miedo, pero también por culpa de una sociedad con estereotipos que no les deja desarrollarse con normalidad. También me hace darme cuenta de que existen organizaciones a favor de este colectivo que en apariencia son sólidas, pero a la hora de ampliar su participación con otros proyectos, como el nuestro, positivo para un intercambio comunicativo con la asociación y con los chicos, no quieren colaborar o ni siquiera escuchar. Por otra parte,  me quedo con la fructífera entrevista que realizo al senegalés Ibba, que publicaré el miércoles.

S1B

Xornalismo vs. Dereito

O día 10 de abril o noso grupo foi convidado polo docente desta materia para dar unha charla aos alumnos de Técnicas de Expresión de 1º de Dereito da USC (esta materia tamén é impartida por Marcelo). O que pretendíamos era transmitirlle aos estudantes como se presentan os desafiuzamentos nos medios de comunicación, e realizar un pequeno foro de debate con eles.

Imagen

Previamente, os alumnos xa tiveran unha toma de contacto co tema a tratar, posto que fixeron uns textos de elaboración propia sobre os desafiuzamentos, aínda que a maioría deles presentaban a súa opinión e o marco xurídico no que se desenvolve.

Foron tres horas intensas (dúas clases de hora e media cada unha), nas que expoñemos dúas veces o mesmo tema, con escasas diferenzas entre unha clase e outra. Persoalmente, o que atopei máis interesante foi o debate e as preguntas finais. Se os medios de comunicación influían ou non na opinión das masas, se estaban dándolle o trato correcto aos desafiuzamentos e á plataforma, se os responsables eran os bancos ou os particulares que asinaban, se era a partes iguais… Foron algúns dos principais puntos a tratar.

Penso que o obxectivo inicial se acadou, ademais logramos un intercambio de ideas e houbo unha boa comunicación entre o grupo e nós, na que ámbalas partes nos beneficiamos: eles, obtendo unha visión distinta dos desafiuzamentos, á marxe do marco xurídico; nós, aprendendo o marco xurídico no que se integran os desafiuzamentos, así como as opinións doutras persoas alleas ao mundo da comunicación.

T2A

Subsaharianos: entrevistas

Durante o noso traballo os membros grupo S1B entrevistámonos con algúns inmigrantes subsaharianos.

Coñecemos en Equus Zebra, xunto co grupo S2F, a Aloune,. Tamén contactamos con Billy, que agora vive en Francia. E tivemos ocasión de achegarnos un pouco á historia dun vendedor ambulate de orixe senegalesa que prefire manterse no anonimato.

Entrevista Aloune

Entrevista Billy

Entrevista venderdor ambulante

S1B

Subsaharianos: fotogalería

Coa intención de ilustar o traballo realizado sobre o colectivo subsahariano dende o S1B realizamos unha actividade fotográfica.

S1B

La movilización ciudadana puede y debe cambiar las cosas

Da la sensación de que la sociedad ha tomado un camino y la política otro. La presión social hizo que el PP aceptase la Iniciativa Legislativa Popular sobre los desahucios, pero en ningún momento hubo intención de asumir sus propuestas como la dación en pago retroactiva. El gobierno insiste en que debe haber un equilibrio entre la protección real del acreedor y el mercado hipotecario, para que este siga funcionando.

 Desde el principio buscaron la manera de llevar el texto a vía muerta en el Congreso con el menor coste político posible. El resultado es unir en un solo texto la ILP, el proyecto de ley que ya se tramitaba a instancias del Gobierno y las enmiendas de los grupos. Un nuevo engaño, un nuevo atentado contra la democracia. Y ahora se ha creado una cortina de humo para ocultar un poco el asunto, dándole protagonismo al “escrache”.

El escrache, esa manifestación pacifíca, que no es otra cosa que un intento por despertar conciencias adormecidas, y que tanta indignación provoca en nuestros políticos porque constituye una perturbación desproporcionada del derecho a la intimidad personal y familiar. Y como medida disuasoria y en tiempo récord (normalmente se demoran hasta tres meses), empiezan a llegar las multas a los participantes de estas manifestaciones de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Es posible que el escrache constituya un atentado a los derechos fundamentales de los miembros del gobierno, pero entonces, qué sucede con el derecho de reunión, a manifestarse, a una vivienda digna…

¿Por qué la vivienda de los responsables de tanto deterioro es inviolable hasta el punto que no puede uno detenerse frente a su puerta y en cambio no lo son los domicilios  de las víctimas de los desahuciados?

T2A

Subsaharianos: vendiendo en la calle

“(En Senagal) el comercio es un modelo de éxito. (…) Al haber una promoción social a través de los negocios, existe una especie de legitimación. Vemos como los pequeños vendedores senegaleses, principalmente los wolof, comercian en la calle. Poco a poco van creando redes comerciales. Empiezan por un comercio callejero y van amentando la escala. El comercio informal está muy organizado. Aunque hagan operaciones comerciales de cierta envergadura, dentro de su estrategia tienden a vivir de manera bastante modesta. De hecho, en Europa llevan una vida de extrema austeridad” 

Aldular, Martín; Clandestinos

07Seis de la tarde de un sábado. Pero no era un sábado cualquiera, era la primera vez que en Vigo lucía el sol desde hacía meses. Y además era sábado. El paseo de la playa de Samil estaba abarrotado de gente, y también de puestos de venta ambulante. Gitanos, peruanos y muchos vendedores procedentes de países subsaharianos. Ellos también parecían agradecer un poco de vitamina D cuando descasaban rodeados de películas piratas en DVD, gafas y bolsos con el logotipo de la marca Bimba y Lola. La mayoría no tuvieron problema en que los fotografiara.

08Cuando mirábamos unos bolsos uno de los vendedores, de origen senegalés, se nos acercó. “Tú tienes cara de querer comprar algo”, bromeó, “Este es muy bueno y barato”. No consiguió convencernos de la compra, pero se quedó con un consejo de las amigas que me acompañaban, enfermeras, sobre  hidratarse las manos, y yo conseguí las fotos que iba buscando.

S1B

Subsaharianos: A historia de Billy

Para completar as historias que forman parte do nos traballo TS puxémonos en contacto con Billy, un mozo de orixe senegalesa que pasou moitos anos afincado en Málaga, e que agora reside en Francia. Xa houbo outros grupos que se beneficiaron das relacións que a nosa compañeira Noelia Alonso Oliveira mantén a raíz da súa estancia na cidade andaluza, e para nós tamén foi unha oportunidade a súa amizade con Billy, a quen coñeceu cando compartiron piso.

Este rapaz puido mostrarnos unha historia diferente á dos inmigrantes subsaharianos que levamos coñecido ata o momento. A distancia non nos permitiu coñecelo persoalmente, pero as novas tecnoloxías facilitáronnos o contacto. Dende o primeiro momento que nos interesamos pola súa historia Billy díxo que sería “un placer” colaborar con nós.

Billy chegou ao nos país como moitos outros senegaleses: só e coa intención de gañar cartos para enviar á súa familia. El integrouse moi rapidamente na nosa sociedade e adquiriu costumes españolas, a pesar de que a concepción que temos de aspectos como a familia é moi distinta á do seu país de orixe. Non só se relacionou con outros subsaharianos, e conseguiu un bo círculo de amigos españois, así como de outras nacionalidades. Billy incluso tivo unha moza alemana. Aínda así, non deixou nunca de comunicarse cos seus ou de enviar cartos á súa casa.

Todos temos na mente a imaxe dos subsaharianos traballando na rúa pola noite, cando os demais estamos de festa. Isto tamén lle pasaba a Billy cando vivía en Málaga, pero non vendía gafas de sol de cores nin sombreiros, el era relacións públicas nunha discoteca e dedicábase a atraer á xente para que entrasen no local.

Hai case un ano que vive en París, ata onde se desplazou porque alí tiña contactos que lle axudaron a buscar traballo. Deste xeito comezou unha viaxe cara ao norte, igual que o protagonista de Las cartas de Alou viaxou a Barcelona motivado polas promesas do seu amigo Mulai, polo de agora parece que Billy correu mellor sorte.

S1B

Subsaharianos: ¡Hemos encontrado al auténtico Alou!

16:45. Sede de Equus Zebra, A Coruña. Una mujer árabe nos abre la puerta y nos pregunta que qué queremos. (Ni siquiera sabían/recordaban que hoy íbamos allí a proyectar la película Las cartas de Alou e intentar hacer debate con los asistentes)

17:00. Encendemos el proyector y nos sentamos los que estamos, osea: nosotros (S1B), los compañeros del S2F, una amiga del grupo y una señora. Todos resoplamos…

17:10 aprox. Aparece nuestro ángel de ébano salvador por la puerta: ¡el auténtico Alou venía a ver la peli!

El debate prácticamente empezó durante la película. El amigo senegalés nos traducía las partes no subtituladas y cuando se sentía identificado con las situaciones que se daban: “¡Hostia!”. “Así llegué yo”, decía cuando veía al protagonista subirse a una patera rumbo España.

Al terminar la película nos contó eso y muchas cosas más de su historia personal. Alou llegó a A Coruña hace siete años. Primero empezó a trabajar con rumanos, a los seis meses trabajó para los gitanos feriantes. Le pagaron “200€ de mierda”, como él expresaba, por estar todos los días durante dos meses trabajando para ellos. Y todo lo cobró al final, cuando le dieron la patada. Hoy aún conserva el número de teléfono y el recuerdo del dinero que le deben.

Pero sigue la historia…Y esto parece ser sólo una anécdota, porque pronto cambia el rumbo de las cosas, y para bien.

Ahora dice: “tuve mucha suerte, meses después encontré trabajo, novia, amigos… En fin, una vida. La vida que vine buscando.”

Alou llegó a España solo, y sin ningún contacto aquí. Nadie le aconsejó que viniese, simplemente vino.

¿Cómo crees que ven los españoles a tu colectivo? ¿Qué crees que pensamos de vosotros?, preguntábamos. La respuesta es clara: “hay muchas clases de personas en todos los sitios, gente buena y gente mala.”

¿Y tú qué pensabas de los españoles antes de venir? La respuesta es aún más clara: Nada. Y silencio. El amigo Alou, bastante hablador, para esta pregunta sólo nos responde con una palabra que a su vez dice mucho. Dice mucho de cómo los españoles todavía vemos prejuicios en donde no tiene que haberlos, mientras ellos no se hacen ideas equivocadas ni ciertas antes de conocernos. Nos decía: ‘”Somos iguales coño. Salimos, comemos, soñamos, sufrimos, cagamos. ¿Donde está la diferencia?”

Alou se casó con su novia hace cuatro años y le fastidia mucho que la gente opine que ha sido por arreglar los papeles. Al principio, sus suegros no lo querían. Ahora, todos dependen un poquito de él y todos le quieren. Cuando se casó, le pagó a su novia el curso de azafata que tanto soñaba. Hoy cumple su sueño de azafata para Iberia, este fin de semana se van de vacaciones a Francia. (De gratis, :D)

Alou puede ganar cada fin de semana unos 200 € con la venta ambulante, misma cantidad que necesitan sus padres en Senegal para vivir bien un mes.

Alou es feliz, pero sigue encantándole la soledad. Llegó solo, y ahora que está en Equus Zebra desde hace bastante tiempo, él se mantiene “a su rollo”, viene y va, no quiere hacer amigos, porque después se van…

Del fracaso que preveíamos al principio con sólo un subsahariano para nuestro programado debate, hemos conseguido un éxito. Una casualidad perfecta con nombre propio, Alou, que coincide con el del protagonista de la peli, pero éste lo tuvimos a dos metros.

(Aprovechamos para agradecer al S2F su colaboración para que pudiéramos llevar a cabo la actividad planificada. Coincidimos en que, además, ha sido una práctica intergrupal muy fructífera a nivel comunicativo. Ha sido fácil trabajar juntos).

 S1B

Cuando la experiencia NO es un grado

Profundizando en la temática de los desahucios, y desde una perspectiva estrechamente relacionada con el periodismo,  os presentamos un libro con un título bastante explícito: A la puta calle: Crónica de un desahucio de Cristina Fallarás, una historia de sacrificio y superación que muestra el lado más cruel de la actual crisis económica.

Periodista, escritora y editora digital, Cristina Fallarás realiza una crónica en primera persona de un empobrecimiento económico que ha culminado en la notificación judicial de su desahucio. Con su particular estilo directo y vivo, la autora expresa su cabreo con los partidos políticos, los empresarios y los bancos, y nos ofrece el crudo contexto en el que se vive hoy día en España. Sin lugar a dudas su testimonio es más que revelador:

Fallarás fue despedida del diario ADN en noviembre de 2008, con el mísero pretexto de “recortes de plantilla” (y estando embarazada de ocho meses). En ese periódico digital había ejercido como subdirectora en dos etapas diferentes, además de trabajar en diarios como El Mundo o elPeriódico; y otros medios de comunicación como COM Ràdio, Radio Nacional, Cadena SER, Antena 3 Televisión o Cuatro. Desde su despido, la crisis económica la ha atrapado en un bucle de puertas cerradas, al igual que a millones de personas.

Su caso representa a buena parte de los nuevos pobres españoles; es decir, aquellas personas con formación y largos años de experiencia a sus espaldas, que se están quedando sin empleo, sin recursos y hasta sin su propio hogar, por no poder pagar los recibos de las hipotecas. Algunos dicen que el final de la crisis se acerca, pero con historias como la de Cristina Fallarás nos damos cuenta de que para entonces, muchos se habrán quedado por el camino.

T2A

«Sólo me creeré que todo está arreglado cuando el banco me lo diga»

Hablamos con Sandra, enfrentada a una orden de desahucio

“Yo no abandono el barco por muy dura que sea la tormenta”.  Al frente de esta tripulación está Sandra, una brasileira de ascendencia alemana afincada en Galicia.  Una mujer que recoge la fortaleza de los germánicos y la dulzura de los latinos.  Con una sonrisa y sin  reparo nos abre las puertas de su casa. Una casa, un hogar que ahora le exigen abandonar.

Imagen

“Cuando llegué a Galicia  creí haber llegado al paraíso. Había seguridad, los niños corrían por las calles e incluso las barras de pan se dejaban en los portales. Mi marido tenía trabajo fijo y yo hacía pequeñas manualidades”. Así recuerda Sandra su situación antes del 2008, antes del estallido de la crisis. Sin embargo, poco tiempo pasó para que la burbuja inmobiliaria acabase reventando dentro de sus propias vidas. “Vivíamos de alquiler pagando unos 400 euros al mes y el director del banco nos animó a pedir un crédito. Nos dijo que por esa cantidad en 30 años podríamos tener un piso de nuestra propiedad”. Y ahí comenzó todo. Al nefasto panorama laboral se  sumaron  problemas familiares, un divorcio que propició el impago de las mensualidades acordadas. “Un día me llamó el banco cuando mi marido ya no estaba avisándome de que debíamos dinero. Iba todas las semanas hasta el banco suplicándoles una ayuda, una paralización temporal, pero la respuesta siempre fue “no”.  Sin ingresos, sin trabajo y con  crisis depresivas afirma haber vivido una pesadilla. “Pasar por una situación así no se lo recomiendo a nadie. Lo peor de todo es que esta situación  es la que atraviesan muchas mujeres. Y, ¿cómo se sale de ahí? No hay ninguna ley que proteja a la mujer en estos casos”.  Está convencida que algo tiene que cambiar, “las cosas no están bien hechas, y yo no tengo problema en contárselo a los demás”. Prefiere no escuchar lo que cuentan los medios; ya no confía en la Sentencia aprobada por el Tribunal Europeo que declara nuestra ley Hipotecaria abusiva, “sólo me creeré que esto está arreglado cuando el banco me lo diga, cuando llegue la carta”.

De esta situación dice haber aprendido dos cosas: “primero, que siempre hay una letra pequeña que leer, y segundo, que en la vida es necesario saber un poco de todo”.  Y es que, a sus 55 años, reconoce que “a veces la vida es demasiado complicada”. Ahora su gran apoyo es su hija  de 12 años convencida de que “su historia es una película de Disney, en la que pasan muchas cosas malas para que el final pueda ser feliz”.

Sus palabras son firmes y llenas de fuerza, pero su mirada cabizbaja y sus ojos húmedos revelan esa incertidumbre de si mañana seguirán bajo el mismo techo.

T2A

Subsaharianos: Las cartas de Alou

Alou chega ao noso país coa idea clara de atopar traballo, movido polas ilusións que fixeron nacer nel as cartas e promesas do seu amigoMulai. Tras dunha accidentada viaxe en patera polo Estreito de Xibraltar, na que coñece casualmente a un animoso musulmán, recorre a península de sur a norte con ánimo de prosperar. Para sobrevivir nun país estranxeiro desconfiado ante a chegada de inmigrantesdebe apoiarse en todo momento noutros coma el que xa pasaron as primeiras dificultades e coñecen o comportamento occidental. Alou intégrase así nun círculo social á marxe da comunidade, xa que tan só contadas persoas o aceptan como é, obviando os estereotipos que imperan na sociedade española. Así comezan para el unha serie de aventuras para atopar traballo: dende recoller froita ata vender bixutería ou coser nun taller ilegal.

Polo seu inconformista pensamento ante o trato inxusto dos brancos cara aos negros, Alou debe sortear distintos obstáculos (pelexas co patrón, intentos de roubo, discusións con funcionarios pola tramitación dos papeis…), ata aprender a tratar aos brancos. A pesar de todo, tamén coñece a cara boa de España, atopa o amor e, cando é deportado, no se rende e fai a promesa de volver.

Cando plantexamos as nosas actividades a realizar para o TS interesámonos polas películas que trataban o tema da inmigración. Sobre todo queríamos traballar coas que falaran dos inmigrantes que veñen de países como Senegal ou Camerún, para poder facer unha comparativa entre a imaxe que ofrece o cine e os casos persoais dos subsaharianos cos que estamos a tratar. Foi Marcelo quen nos falou de “Las cartas de Alou”, e el mesmo nos propuxo que foran os subsaharianos os que deran a súa opinión sobre a película.

Así foi que fantaseamos con proxectar o filme para eles. Dicimos que fantaseamos porque parece que vai quedar aí. Hai quen chegou a chamarnos tolos por pretender que unhas persoas que están pensando en sobrevivir foran perder o seu tempo con nós. A marabillosa idea esvaécese.

S1B

Charla Stop Desahucios

O martes 12 de marzo dous membros da plataforma Stop Desahucios Compostela, Cristina e María, achegáronse ata a Facultade de Ciencias da Comunicacións co obxectivo de concienciar sobre a problemática dos desafiuzamentos ao alumnado de 2º de Xornalismo. Ademais de falar da historia dos desafiuzamentos, así como o marco xurídico no que se insertan, proporcionaron unha serie de casos acontecidos na cidade de Santiago de Compostela e arredores, rematando cunha rolda de preguntas por parte do alumnado.

> Post relacionado: “Non son suicidios, son asasinatos”

T2A

“Non son suicidios, son asasinatos”

Apenas uns fíos de luz solar asomaban polas espesas nubes do ceo de Santiago cando pasaban as once da mañá, hora á que foramos citados pola plataforma Stop Desahucios Compostela. Ese martes, día 5 de marzo, estaba convocada unha protesta nunha serie de sucursais do Banco Popular, por mor dos casos de desafiuzamento que se relacionan coa entidade bancaria. Establecíamos así o primeiro “roteiro popular” contra esta problemática social pola capital galega.

Unha congregación de alumnos de Xornalismo, membros da plataforma Stop Desahucios, xunto con varios representantes da prensa local e nacional, dividímonos en pequenos grupos, co obxectivo de dirixirse cada un a unha sucursal distinta. O meu grupo, encabezado polo noso contacto coa plataforma, Cristina S. Marchán, dirixiuse ata o Banco Popular da rúa da Senra. Unha sucursal pequena e tranquila, ata que entramos no local toda a masa reivindicativa. A gritos de “Stop Desahucios, ímolos parar” e “Banco Popular, banco estafador” fixémonos notar. Cánticos que non cesaban, berros cada vez máis altos e uns empregados que nin se inmutaban, mais os seus ollos reflectían desconfianza e aflición ante esa situación. A policía irrompeu ás once e cuarto da mañá na sucursal, pero nós mostramos pacificamente o noso descontento, a través dun escrito que un dos prosélitos de Stop Desahucios  Compostela leu en voz alta: “Señores e señoras do Banco Popular, traballadores e traballadoras, esquecede por un momento a voz do voso amo e poñédevos no lugar das persoas que por algunha razón non poden afrontar o pago da súa hipoteca. Pensade que tipo de trato quereriades recibir. Pensade que pode ser a vosa veciña, un familiar, un ser humano. Estamos esixindo xustiza. A xustiza que di que a vivenda é un dereito, e non unha forma de lucrarse para o voso amo. Pola dación en pago”. Profundas verbas que calaron en tódolos presentes; tanto bancarios, coma xornalistas e estudantes de Xornalismo, incluso mesmo na policía. Ás once e media saímos satisfeitos do primeiro punto de protesta, contando co apoio manifesto dun traballador da sucursal. “Sorte, compañeiros” dicía.

_MG_1034

“Non pode ser, non pode ser, a xente sen vivenda e os banqueiros no poder”. Este foi o lema elixido para o traxecto desde rúa da Senra ata a rúa República do Salvador, onde se atopaba a segunda sucursal á que iamos acudir. Nada máis entrar convertémonos no centro de tódalas miradas. Unha traballadora chamou inmediatamente á policía, mentres outra advertía aos membros da prensa e a nós que estaba prohibido gravar e tomar fotografías. Obedecemos con resignación, mais o noso berro fíxose más forte e ao unísono dicíamos: “Aquí está, aquí se ve o banco do Opus Dei”. Un reloxo da sucursal indicaba que se achegaba o mediodía, hora á cal deberíamos dirixirnos á última entidade bancaria. “Hoxe marchamos, xa volveremos”, sentenciamos.

As nubes cubrían completamente o ceo encapotado de Santiago e as nosas ganas de seguir loitando estaban máis vivas que nunca. “Se isto non se amaña, caña, caña, caña. Se isto non se arregla, guerra, guerra, guerra. Se isto non se asume, lume, lume, lume” acompañados de pitos de coches que nos daban o seu apoio, estes berros de protesta foron os protagonistas do noso traxecto ata o derradeiro destino: o Banco Popular da Plaza de Galicia.

_MG_1050

Pouco a pouco foron chegando os demais grupos, xunto cos medios de comunicación e así, namentres uns quedaban fóra sacando fotos, outros clamaban pola xustiza na nosa causa. De feito, algúns membros do movemento estenderon unha pancarta na que se podía ler: “Este banco engana, estafa e bota a xente da súa casa”. Os demais entramos con paso firme e decidido na enorme sucursal. “Sobran ladróns, non faltan cartos”, berraban todos os membros da plataforma. Un dos momentos máis emotivos viviuse cando unha afectada estalou pola presión da situación: “Tantas ilusións como dábades antes ós que mercaban unha casa, e agora que?”. Non paraba de repetir esa consigna. O director do Banco Popular non daba a cara, e o feito de que os dous teléfonos que lle deron aos membros de Stop Desahucios para contactar con el estiveran inactivos non fixo máis que acrecentar o enfado xeral. “Covardes”, “Imos queimar esta sucursal”. Pasadas as doce e cuarto a policía fixo acto de presenza por terceira vez na mañá, impedindo que compañeiros de profesión e da Facultade puideran gravar e sacar máis fotos. Máis pitidos, tanto no interior, coma na rúa, á que se sumaban os dos coches, e máis cánticos foron os ingredientes do último cuarto de hora.

_MG_1053

Ás doce e media da mañá a comitiva abandonou a sucursal bancaria, seguidos pola policía. “A próxima visita será con dinamita. Á próxima reunión traeremos un cañón”, ese foi o derradeiro lema lanzado ao aire antes de  dispersarmos pola rúa compostelá.

Protesta simbólica, pero protesta á fin e ao cabo. Os membros da plataforma mostráronse contentos polo resultado obtido, pese a que sempre hai xente que non está de acordo con accións desta clase. Tal foi o caso dunha señora que se atopaba na derradeira sucursal, alegando que os que rouban o fan porque teñen que facelo para gañarse a vida. Incrible, si, pero certo. Non obstante, rematamos o “roteiro popular” coa sensación de que as nubes disipáranse ao final para dar paso aos raios de sol.

T2A

Hoy me tiño de negra

Modelo californiana, rubia, ojos azules y piel blanca. No pasa nada, se le tiñe la piel de negro con kilos de pintura y listo. ¿Pero qué pasa? ¿No hay modelos negras por el mundo? ¿Había 2×1 en pintura negra y han querido recortar gastos?

Esta historia corresponde a un artículo que publica hace unos días El País. Habla de un reportaje fotográfico hecho por una revista francesa que utiliza a la modelo californiana Ondria Hardin. El reportaje se titula Reina africana y para ello tiñen el cuerpo de la modelo de negro. (Podéis ver la noticia aquí.)

Con todo esto, nos hemos dado cuenta de que a nuestro trabajo de seminario le faltaba algún ámbito por abarcar… Como ya hemos explicado en algún post individual, queremos centrar nuestra labor en el colectivo subsahariano: su día a día, la supervivencia, prejuicios, inmigración, racismo, estereotipos… Queremos ver la vida de ellos pero nos hemos olvidado de ellas. Es cierto que estos problemas, por desgracia, afectan a todo el colectivo en sí. Pero, haciendo distinción entre hombres y mujeres, es posible que tengan distintos puntos de vista y que unos y otras sufran de diferente manera.

Queremos contar historias personales, y por el momento, no hemos encontrado a ninguna mujer. Este ya puede ser un dato de cuál es su papel en la sociedad y en sus casas. Con todo, poco a poco, entrevistaremos a este colectivo en la medida en que se presten a ello y les preguntaremos también por sus mujeres.

Por el momento, la noticia me ha parecido interesante. Preguntas: ¿Es escandalizarse por algo que no es para tanto? ¿Admiran la belleza negra y por eso tiñen a la modelo? ¿O es otra forma más de racismo?

S1B

STOP DESAFIUZAMENTOS: “Non son suicidios. Son asasinatos”

creaci+¦n-2

O 13 de febreiro organizouse unha acción na sucursal do Banco Popular no Polígono do Tambre, convocada dende a plataforma Stop Desafiuzamentos Compostela  para defender o caso particular dunha veciña da comarca. O obxectivo desta mobilización era lograr un acordo entre a entidade bancaria, representada na figura do seu director, e a afectada, apoiada pola plataforma.

Cara ao mediodía, arredor de trinta persoas involucradas na causa quixeron respaldar a esta muller. Trátase dun matrimonio desempregado, cuxos ingresos non superan os 825€ e con 4 fillos ao seu cargo (3 menores de idade). Na mesma vivenda, vive unha familiar da parella con 2 fillos menores. Dende Stop Desafiuzamentos Compostela, e segundo a vontade das afectadas, consideran que urxe unha pronta solución para esta familia.

Despois de case unha hora de negociación, acadáronse os termos para a conservación da vivenda e o compromiso verbal por parte do director de pórse en contacto de novo coa plataforma. Ademais, contemplouse a dación en pago da vivenda en combinación cun alugueiro social da mesma, con opción de compra.

Mobilización cidadá

Nun clima político aínda caldeado polas polémicas declaracións da representante da Plataforma de Afectados pola Hipoteca, Ada Colau, no Congreso dos Deputados, e trala perentoria resolución gobernamental de tramitar pola vía de urxencia a ILP, producíronse manifestacións contra os desafiuzamentos nas principais cidades españolas ao longo da xornada prevista, o sábado 16 de febreiro.     Seguindo a iniciativa do movemento a  nivel estatal, Stop Desafiuzamentos Compostela convocou e organizou a manifestación na capital galega; a cal partiu da Praza Roxa ás seis da tarde nun apático sábado invernal.

Sen lugar a dúbidas, a mobilización deste 16-F  contou cun amplo seguimento popular. Os manifestantes, baixo o lema “Polo dereito á vivenda, contra o xenocidio financeiro, sinalemos aos culpábeis”  reclamaron o dereito á unha vivenda digna e axeitada, así como a paralización de todos os desafiuzamentos. Ata un milleiro de persoas percorreron as rúas de Compostela, dende a Praza Roxa ata a Praza do Toural, provistas de pancartas nas cales se podían ler lemas como “Dereito á vivenda. Sinalemos aos culpables”, “Casas sen xente. Xente sen casa” ou “Non pode ser. Os pobres na cadea e os ricos no poder”, entre outras moitas frases de denuncia. A manifestación estivo acompañada  por un dispositivo policial e desenvolveuse sen incidentes.

creaci+¦n-4

Cabe salientar un feito inusual nestas iniciativas populares en xeral, e nas manifestacións contra os desafiuzamentos en particular; xa que na Praza do Toural tivo lugar unha sesión de micro aberto, para dar voz a cidadanía e que os asistentes rompesen coa súa vergoña e a súa sensación de culpabilidade cara este problema social. Desta forma,  unha nena de curta idade, filla dunha afectada, relatou a súa situación e as súas inquedanzas no tocante ós desafiuzamentos.

T2A

Manifestación 16-F

Nun clima político aínda caldeado polas polémicas declaracións da representante da Plataforma de Afectados pola Hipoteca, Ada Colau, no Congreso dos Deputados, e trala perentoria resolución gobernamental de tramitar pola vía de urxencia a ILP, producíronse manifestacións contra os desafiuzamentos nas principais cidades españolas ao longo da xornada prevista, o sábado 16 de febreiro.  Seguindo a iniciativa do movemento a  nivel estatal, Stop Desafiuzamentos Compostela convocou e organizou a manifestación na capital galega, a cal partiu da Praza Roxa ás seis da tarde.

> Post relacionado: https://comunepersoal.wordpress.com/2013/02/22/stop-desafiuzamentos-non-son-suicidios-son-asasinatos/

T2A