Arquivo do blog

Detallismo vs Perfeccionismo

¿Es lo mismo ser perfeccionista que ser detallista? No. Según la Real Academia Española se conoce como perfeccionismo la tendencia a mejorar indefinidamente un trabajo sin decidirse a considerarlo acabado. El detallismo es, por el contrario, la tendencia a ser meticuloso, minucioso. La diferencia entre el detallista y el perfeccionista es que el primero sabe cuando un trabajo está bien hecho y acabado mientras que el segundo no puede parar de mejorarlo. Así, creo que es necesario plantearse la siguiente pregunta: ¿Es bueno ser perfeccionista?

Intentar mejorar constantemente las cosas que hacemos puede llevarnos a empeorarlas. Parece una paradoja, ¿verdad? Para que un trabajo salga lo mejor posible debemos diferenciar en que momento el trabajo cumple los objetivos que nos pusimos en un principio. Es verdad que, si somos detallistas, podemos repasarlo pasado un tiempo y actualizarlo si es necesario, pero lo que no debemos hacer es obsesionarnos con él porque entonces nunca estará lo suficientemente bien. ¿Acaso existe un baremo de perfección o es más bien una mera opinión?

La perfección no existe: un trabajo que está perfecto en mi opinión puede no estarlo en la tuya, ser simplemente un trabajo bien hecho. En este concepto entran los gustos y las opiniones y existen tantas como personas hay en el mundo. Ahora bien, esto no quiere decir que nos tengamos que conformar con trabajos mediocres ni mucho menos. Hay que esforzarse y dar lo mejor de nosotros mismos en todo, o casi todo, lo que hagamos. Ser detallista, meticuloso o minucioso es algo positivo. ¿Acaso no nos gustan los trabajos bien hechos? ¿Acaso no nos encanta que nuestra pareja o amigos sean detallistas? Este debate tiene numerosas opiniones, os invito a reflexionar.

Os dejo además un link sobre el trabajo de un artista francés, Nicolas Thomas, para que observéis el detallismo enrevesado de sus obras: http://lamonomagazine.com/nicolas-thomas-detallismo-enrevesado/

 Cruz Portela, S1C, 2A3