Arquivo do blog

El beso del fin

Una fotografía puede evocar a cada uno ciertos recuerdos, sentimientos, sensaciones… Pero es difícil conseguir que una misma fotografía transmita lo mismo a millones de personas en diferentes estados. Alfred Eisenstaedt lo consiguió con la fotografía titulada “VJ day in Times Square”, también conocida popularmente como “El Beso en Times Square”.

El 14 de agosto de 1945 Japón se rindió a las tropas aliadas, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial. Esto fue anunciado en el letrero luminoso del Times y la gente eufórica ocupó las calles para celebrar el momento. Eisenstaedt estaba en el lugar adecuado, en el momento exacto para capturar a un joven marinero cogiendo de imprevisto a una enfermera para besarla. Más tarde conoceríamos la identidad de la enfermera, a pesar que la del marine todavía se siga discutiendo.

Este beso robado representa alegría, felicidad y esperanza. Un instante entre dos desconocidos se convirtió en el icono del final de la Segunda Guerra Mundial, una de las batallas más sangrientas de la historia. Esta fotografía refleja el lado más humano de las personas, después de una lucha intensa y sin sentido. Edith Shain (la famosa enfermera) declaró: “El muchacho me agarró y yo cerré los ojos. Le dejé besarme, porque había estado en la guerra, luchando por todos nosotros”.

A pesar de que el fotógrafo fue acusado de montaje en varias ocasiones defendió hasta el día de su muerte la fiabilidad de esta foto. Curiosamente el teniente Victor Jorgensen, fotógrafo de la armada estadounidense sacó la misma foto desde otro ángulo diferente. Fotografía que más tarde publicaría el New York Times.

Iglesias Otero S2A 2B3

¿É obxectivo o obxectivo?

Si e non. O obxectivo dunha cámara é sempre obxectivo, claro que si, pois limítase a captar aquela realidade que ten diante. Pero detrás del hai uns ollos e, detrás destes, unha mente. Cando hai unha mente, unha persoa, hai subxectividade –aínda que sexa involuntaria. Penso que a estas alturas todos asumimos que a obxectividade non existe. Pero outra cousa é a manipulación. De feito, moita xente escúdase no primeiro para xustificar o segundo.

É certo que unha fotografía –mentres que non estea manipulada fotograficamente falando– mostra sempre unha realidade. Ninguén pode discutir que o que esta mostra aconteceu. No caso dun texto, por exemplo, pode que non consigamos expresar fielmente o que vemos. Nós podemos equivocarnos ó describir, pero unha imaxe non describe, amosa. Porén, volvendo ó que dicía ó principio, ¿o feito de fotografar aquilo que nós escollemos non é algo así como contar o que queremos? Unha imaxe nunca vai dicir unha mentira, pero pode non contar toda a verdade. ¿E isto é manipulación? Pois depende de cada caso e de cada opinión.

Por outra banda, cando un ten que contar algo cunha fotografía é como ter buscar un titular: debe sintetizar aquilo que se desexe comunicar. E aquí é onde entra o subxectivismo. ¿Quen decide se a parte seleccionada representa o todo? ¿Podemos falar de manipulación? A realidade non está modificada, pero quizais si que exista desinformación.

Este debate xurdiu na clase de Fotoxornalismo de hoxe mentres viamos imaxes coma as seguintes, pero deume a impresión de que quedou moito por dicir.

 

                                                                                              (Javier Bauluz, Pulitzer 1995)

                                                                                             (Kevin Carter, Pulitzer 1994)

Liñares García, GBCP.