Arquivo do blog

“No solo es protestar”, según Ignacio Naveiras, portavoz del Comité de Empresa de Navantia Ferrol

Representante de Navantia durante la entrevista. /María García

Antes de nada me gustaría preguntarle ¿Cómo hemos llegado a esta situación en el naval?

Bueno la situación de España con el naval se remonta mucho tiempo atrás. Desde la entrada en la Unión Europea España ha ido cediendo terreno en muchos de los sectores importantes y el naval ha sido uno de ellos. Desde el año 80 los compañeros de Astilleros Españoles llevan librando una batalla porque ninguno de los gobiernos supieron defender el sector naval. Y es un sector importante que genera muchos empleos, que multiplica la actividad económica en donde están los astilleros y que además, en el caso específico de lo militar en Navantia, mueve muchísimo I+D. En la balanza de la Unión Europea países como Alemania, Francia, Holanda nos han superado.

Haciendo un repaso, mirando hacia 3 años atrás cuando comenzásteis las movilizaciones ¿Cómo crees que han tratado los medios esta historia?

Tengo que decir que hay pocos conflictos que se mantengan vivos durante tanto tiempo. Estamos viendo conflictos como el de la limpieza de Madrid o el de Burgos pero son conflictos “express”. Es muy complicado mantener vivo mediaticamente un conflicto como el nuestro que va para tres años. Y en este sentido los medios de comunicación, sobre todo los profesionales que están con nosotros, hay que decir que siempre, cada uno con su opinión, pero siempre han hecho una cobertura muy importante. Nosotros tambien nos hemos preocupado mucho de dotarlos de una herramienta de contacto directo con todos los medios, con listas de distribución de todos nuestros comunicados y nuestras convocatorias. Y ellos han acudido siempre, de algunas movilizaciones han hecho una cobertura impresionante y se mantuvo durante varios días, en momentos concretos, el titular de la movilización de los astilleros. Estamos muy agradecidos. En ciertos momentos de presión por parte de diferentes gobiernos, sí es cierto que los editoriales no siempre se adaptaban a la realidad. Pero no es una cuestión de quien cubre la noticia, es cuestión de quien manda en el medio.

¿De algún medio en particular?

No, yo creo que tampoco podemos señalar a un medio en particular. Pero lo que sí es cierto es que a veces cuando había pronunciamiento de la Xunta, por ejemplo, las palabras que se resaltaban eran las que interesaban. No digo que se fuese parcial pero sí que se acentuó una visión más que la otra. ¿Cree que la cobertura correcta fue a nivel local o a nivel nacional? Hombre, hay medios muy determinados que solo lo han cubierto en momentos muy puntuales y concretos. Es decir, ¿Qué vamos a decir de televisión española o de radio nacional? A nosotros nos han llamado los días que había anuncios de contratación de buque y algunos diciendo que el flotel daba cargo a 10.000 personas para diez años. Yo como creo que todos somos profesionales, no creo que esa pregunta se debiese a falta de preocupación por parte de la persona que la hace. Pero bueno, la cobertura local fue constante, con sus luces y sombras. A nosotros nos habrá molestado alguna opinión en algún momento pero tenemos que reconocer que, con carácter general, los medios locales han estado encima del problema siendo transparentes. Informaron más que opinaron, que es lo que nos importaba a nosotros.

Y al fin y al cabo¿Sentisteis que os entendían y que os respaldaban?

Nos hemos sentido respaldados. Hemos sentido que comprendían la forma en la que pusimos de manifiesto nuestro problema y además se ha trasladado fielmente. No es solo cuestión de protestar. Nosotros empezamos tres años antes, empezamos con carga de trabajo, a decir el problema empieza ahora, las soluciones son estas y nos tenemos que implicar todos. Y en cuanto a la comunicación

¿Desde los sindicatos qué tipo de ejercicios de comunicación lleváis a cabo?

En cuanto a la cobertura de los medios, tenemos una experiencia dentro de las estructuras de los sindicatos, no en las fábricas. Y es que en las fábricas de Ferrol y Fene hay unas estructuras sindicales con un bagaje y una historia… con mucha experiencia. en cuanto a cobertura lo primero que hacemos es una lista de distribución a todos los medios que podemos, dependiendo de la noticia que vayamos a dar, y después el día a día. Los que estudiáis para ser periodistas sabéis que a veces se da información extraoficial pues cuidar a la prensa en ese sentido, que puedan dar alguna primicia. Preocuparnos de que cuando das una noticia sea verídica y que no provoque a nadie un problema. Para que así llegue un día en el que los medios y nosotros acabemos confiando los unos en los otros.

¿Cree que el hecho de que las manifestaciones no hayan sido violentas juega en vuestro favor o en vuestra contra?

Hay varias corrientes de pensamiento al respecto de eso, algunas de ellas ligadas a corrientes sindicales y políticas. En mi opinión la correcta es la que estamos haciendo. Sino no la defendería. Sin embargo, en el marco de un comité de empresa no siempre defiendes lo que quieres defender sino lo que la democracia y la mayoría te indica. Pero, claro, tu intentas dirigir como mayoría a lo que te parece más correcto. Tuvimos que hacer de todos los estilos. Ante momentos de silencio absoluto de la administración y de ninguneo absoluto tuvimos que hacer manifestaciones de esas, tuvimos que buscar la contundencia del número y de una acción puntual. Pero lo correcto para nosotros es primero la unidad de los dos astilleros porque pese a que somos la misma empresa diez años en este sector es muy poco tiempo y veníamos de sectores distintos. Después salir a la calle nosotros, conciencieando a la ciudadanía. Nosotros dijimos hace tres años que el comercio en Ferrol sería el siguiente en sufrir, era de lógica. Cuando 5.000 familias comen casi de un único sueldo y ese trabajo se acaba… no era una cuestión industrial. El tiempo nos fue dando las razones y tiramos de la población. Y lo que le importa al político son los periodos electorales y el número de gente. Llevamos el camino correcto y cuando se desboca una manifestación es por actitudes muy provocativas y aún así intentamos que no se desboque para que no se desenfoque el problema principal.

 

García Vázquez, Ana 142.C02

García Vilar, María 142.C03

Frost vs Nixon: dos objetivos y una sola televisión.

pastedGraphic.pdf

La película “El desafío: Frost/Nixon” recrea la batalla televisiva que mantuvieron ambos personajes a finales de los años 70. Nixon necesitaba lavar su aspecto después del escándalo Watergate y Frost quería conseguir lo que nadie había logrado: Destapar los escándalos del ex presidente norteamericano. Y ambos, querían hacerlo frente a las cámaras para que las masas conocieran la hazaña personal de cada uno.

Esta película presenta dos puntos fuertes. En primer lugar, plantea  la entrevista como algo mucho más complicado de lo que a priori puede parecer. Deja en evidencia las complicaciones que hay para ejercer esa faceta periodística de una manera extraordinaria. La necesidad de investigar y conocer a la perfección a la persona que se sentará en frente, además de la necesidad de crear una elaborada estructura de preguntas para que el individuo no pueda salirse por la tangente.

Por otro lado, y más interesante aún,  refleja  la capacidad que tiene la comunicación para cumplir ciertos objetivos que de otra forma serían imposibles. El hecho de que el presidente vea en la televisión la posibilidad de engañar a las masas y hacerse un lavado de cara pone de manifiesto, los abusos de poder que se pueden ejercer sólo con una cámara. Por otro lado, el periodista, David Frost, ve la oportunidad de destapar un escándalo y de triunfar. Su objetivo no es aclarar al país las dudas que tenía sino ser él quien consiguiera la ansiada confesión de Nixon.

En resumidas cuentas, ambos necesitaban algo uno del otro y ambos conocían el poder de un medio de comunicación como la televisión para lograrlo. Un intercambio, una necesidad recíproca, un código,  un canal común  y una comunidad sin la que nada tendría sentido: los pilares de la comunicación.

GARCÍA VÁZQUEZ, ANA 142.C02

Una metralleta contra el sistema

Indiferencia, manipulación y medios comunitarios: esta es la esencia de la película Radio Favela. Jorge Dos Santos, el protagonista,  es un joven que proviene de una favela brasileña.  Cansado de que los medios de comunicación no presten atención a los problemas que sufren en esos barrios marginales, Jorge se da cuenta del poder que puede tener la radio: “Esa antena puede ser una ametralladora contra el sistema”. Y así, monta Radio Favela una emisora comunitaria que escucha los problemas reales de la gente de a pie. Los acompaña en su día a día e intenta ayudar a su pequeña sociedad a prosperar. Busca soluciones tanto para cosas tan importantes como la violencia callejera como para el dolor de muelas de un vecino.

De esta forma la película nos plantea un gran error en el que caen  los medios cada día: olvidarse de su verdadero cometido, informar a las personas. Y es que pocos medios buscan dar voz a “los otros”, a la gente que los lee o los escucha. E, incluso peor, cuando lo hacen, se encuentran con piedras en el camino. Todos sabemos que existen poderes económicos o políticos que manipulan, de alguna forma, los medios de comunicación. Y aunque parezca que haya desaparecido, todos los días nos encontramos con algún caso de censura.

pastedGraphic.pdf

Sin ir más lejos, Radio favela me ha transportado al problema que se vive con la comunicación en la problemática de los astilleros gallegos. Lo cierto es que todos esos trabajadores de Navantia o Barreras son los eternos olvidados. En concreto en Ferrol sólo los medios locales se preocupan de reivindicar la precaria situación en la que se encuentra la comarca y el sector naval. Es cierto que no se ha montado, por el momento, un gamonal en las calles de Ferrol pero no por eso es un caso menos grave. Pero la conclusión es que no hay “lío”, no hay morbo y por lo tanto no hay repercusión nacional. Y como Jorge Dos Santos, seguirán siendo Raúl Salgado, Beatriz Couce u otros periodistas locales quienes les tengan que dar voz a nuestros obreros y a su drama personal.

GARCÍA VÁZQUEZ, ANA 142.C02