Arquivo do blog

W. Benjamin: La narración ha muerto

He estado estos días echando un ojo a unos textos de Walter Benjamin ―1892-1940, filósofo y crítico marxista―, y he extraído algunas conclusiones picantes y potencialmente polémicas que probablemente pasen por aquí sin pena ni gloria, y lo entiendo perfectamente, a 10 de mayo. Entre lo que he podido leer, sobre el narrador y sobre el autor como productor, lo que me ha llamado más la atención y lo que más interesante me parece desde la perspectiva de mis propios intereses, es el tono decadentista que emplea para hablar de la dirección hacia la que avanza la narración contemporánea, que ahora os paso a comentar, brevísimamente.

Bien.

Walter Benjamin concibe la narración como la vía a través de la cual el ser humano transmite su experiencia y sus conocimientos, y elogia la tradición comunicativa oral. Por esta razón, concibiendo al narrador de un modo casi profético, lamenta la progresiva pérdida de estos valores en la narración, sin los cuales entiende que la humanidad comienza a perder sus guías. Habla de la carencia de narración en la actualidad, y de la inmediatez y el multiperspectivismo que impiden que se forjen relatos como antaño. Esto, lejos de ser una lamentación superflua, alude, no sólo de la calidad artística de estas narraciones ―que dice, se ha resentido desde la automatización llegada con la imprenta―, sino también, y sobre todo, a su potencial capacidad comunicativa y expresiva, a su función de vía de intercambio de experiencias y acercamiento.

walter-benjamin-library

Según Benjamin, las novelas ―surgidas en esta situación de lo que él concibe como decadente―, alejan al narrador de su público ―al contrario que las tradicionales narraciones orales pensadas para transmitir experiencias e historias― y lo aíslan e individualizan, de modo que la intención ya no es comunicativa, sino introspectiva, personal. Es decir, que se pierden, según él, el arte y la función de la expresión narrativa. Ya no es el divinizado narrador quien habla, sino un simple individuo, porque no transmite sabiduría, sino que, entiendo yo, hurga en sí mismo en lugar de darse al mundo, en un acto de vanidad imperdonable. O quizá esto sea una sobreinterpretación mía muy malintencionada.

Personalmente, no creo que este cambio en la concepción narrativa sea perjudicial, ya que en mi opinión el carácter artístico no tiene que estar, necesariamente, subordinado a la función comunicativa, sino que podría ser al revés; y el narrador, que no ha de ser siempre un profeta de su tiempo, puede serlo incluso encerrándose en su propia novela. Las necesidades comunicativas se expresan si las hay, y, si no, no ha de ser por fuerza negativo. Todo depende del ojo que lea.

Pero yo soy una radical.

Juzguen ustedes, si quieren.

Garea Albarrán, Martina S2D T4B

Miniaturas Eugenio Granell: final.

E ata aquí chegou a nosa viaxe. Un longo camiño que nos levou á creación deste vídeo documental no que os propios protagonistas da historia nola explican con todo luxo de detalles.

Benvidos ao surreal mundo das Miniaturas de Eugenio Granell.

In the Mood for Meeting (2/2)

Pero ―lo que quizá me parezca más interesante de lo poco común entre estas películas, y a lo que hacía referencia al principio―, en cuanto a relación entre la libertad y la comunicación dentro de las relaciones personales, en las tres se percibe individualismo en cierto grado, siempre dependiente del entorno cultural del que proceden los personajes. La propiedad sobre la propia persona y la protección de los sentimientos son factores muy notables en los tres casos, por temor las consecuencias que supondría para los personajes el ceder ante la empatía.

Estas consecuencias son impredecibles, pero cada personaje las intenta prever y actúa en consecuencia. En In the Mood for Love, teniendo en cuenta el entorno tan constrictor en el que se desarrolla la película, los personajes consideran que los resultados serán perjudiciales para su imagen y para la estabilidad de sus vidas y de sus allegados, y no ceden ante sus deseos de abrirse, incluso cuando es obvio que ambos desean estar juntos. La libertad, al mismo tiempo, juega un papel importante en In the Mood for Love. No hay nada que coarte a los protagonistas a dar rienda suelta a su atracción. El libre albedrío sigue ahí, a pesar de las convenciones sociales. Las convenciones no son una pistola en la sien, no son un vecino asomado a la ventana amenazando con gesto demente, sólo son preferencias de adecuación a la norma, por evitar la marginación o conservar una imagen. Nada se lo impide, excepto ellos mismos, y ésta es una barrera tan sólida como cualquier coacción.

En El Hombre de al Lado el personaje narrador, Leonardo, no cede por desconfianza, miedo y por su fuerte defensa de la privacidad; su vecino no duda en mostrarse tal y como es, pero la incompatibilidad de su carácter abierto con el recelo de Leonardo juegan en su contra para proyectar una imagen de sí mismo como una amenaza para Leonardo durante toda la narración. En Following, por su parte, el narrador sí flaquea, por ingenuidad, abrumado por el carisma de su socio, pero, éste, el antagonista, desarrolla una sólida coraza disfrazada de transparencia para lograr sus fines.

follow3-thumb-510x382-22953

El abandono de esta sobreprotección de la propia persona, que deriva en escasez de comunicación, puede traer ventajas y desventajas, algo positivo como en la película, o no, relación que surge de la coacción. Ciertamente, nada garantiza que una relación surgida de la libertad vaya a ser satisfactoria, ni que otra cuyo origen se encuentre en la coacción, como en el caso de El Hombre de al Lado, vaya a ser negativa, aunque, desde mi perspectiva personal, ésta última opción tiene más posibilidades de obtener ese resultado.

En síntesis, a pesar de diferir enormemente en casi todos los ámbitos ―género, trama, fotografía, banda sonora, interpretaciones, montaje, público, etc.― se hallan trazos comunes dentro del contenido, en el ámbito comunicativo. Mientras dos de ellas proyectan consecuencias positivas de la comunicación, otra ―Following―, revela los riesgos del uso ingenuo de ésta. Y el conocimiento de todos estos contrastes en los comportamientos, los fines y los deseos humanos es interesante, obviamente, en el sentido periodístico, siendo ésta una profesión artística pero, eminentemente, social y comunicativa.

Garea Albarrán, Martina S2D T4B

In the Mood for Meeting (1/2)

Lo primero que debería llamar la atención en el análisis de los elementos y recorridos comunes en estas tres narraciones es la influencia que el entorno, la situación cultural y el desarrollo de las sociedades ejercen sobre los acercamientos comunicativos de los personajes.

El hombre de al lado

Cada personaje está fuertemente marcado por una presión interna, de motivaciones personales, principios y prioridades ―que luego trataré más extensamente― que condicionan sus actos, pero es notable, a primera vista, la enorme influencia del medio en el que se mueven. Mientras que en In the Mood for Love, la estricta moral oriental y las rígidas cadenas de las convenciones sociales atan a sus protagonistas ―hasta el punto de que éstos tienen esos factores culturales externos interiorizados, y no llegan a vencerlos―, en Following, en un entorno urbano, hostil y de incomunicación, todos los personajes deben actuar por sí solos y valorar, errando muchas veces, el grado de confianza que deben ofrecer a los demás. Del mismo modo, en El Hombre de al Lado, la forma de vida de la ciudad impulsa a sus habitantes a tener, mayoritariamente, una postura desconfiada y de hermetismo con respecto a los desconocidos ―y también a los propios allegados, v.g.: la mujer y la hija de Leonardo, encerradas en sí mismas, y Leonardo incapaz de establecer lazos―, llegando a la hostilidad.

(1/2)

Garea Albarrán, Martina S2D T4B

CIDADE-RURAL: A PERSONIFICACIÓN DA REALIDADE

Semella que estamos mudando, que estamos redirixindo o noso camiño todos os días. Quizais os pasos que demos non nos leven a ningures, ou tal vez nos conduzan á un lugar. Dá o mesmo que divisemos o horizonte detrás do tronco dun pino, e tamén dá igual que o fagamos a través dos ocos das cortinas da ventá dun oitavo piso. Chega un momento no que o tío Marcial e os seu séquito de paletos eleva anclas. E faino ata alcanzar o que nun principio tanto desexaba. Poida que o transporte non sexa o adecuado e que, moitas veces, nin sequera o haxa, pero sempre lograrán chegar. Porque os cambios futuros son incertos, tanto na súa planificación espacial coma na temporal. Por este motivo, aventurarse a dicir que dependemos exclusivamente dun goberno, dunha autonomía, non é excusa fiable.

A comunicación tanto pública coma privada ten os seus límites, e cada un sabe o que ten que facer e o que se vai facer. Agardar por unha resposta política na maioría das veces pode ser eterno, a resposta non chegará ata dentro dun determinado tempo, cando os problemas se agraven (véxase o tema dos incendios) ou se vexan xa moi lonxe (como a dinámica dos transportes).

Vivir na aldea ou na cidade xa non debe ser un problema. Polo menos na teoría. Poida que as diversas disposicións das infraestruturas ou instrumentos non sexan os mesmos nin os máis eficientas nalgúns casos, pero todos temos unhas necesidades que queremos cubrir. E entre elas, está a comunicación. Agora, que cada un trate o tema como lle apeteza.

S2D  (Fernández Trasmonte, Garea Albarrán, Lorenzo Pérez, Nespereira Vale)

«¡No es lo mismo!»

La charla de COGAMI de la semana pasada fue una de esas que no pasan inadvertidas. Ni siquiera se podría decir que fue una charla. ¡Fue una pugna! Pero a veces, creo yo, está bien darle un poco de salsa a las asignaturas.

No voy a exponer aquí mi punto de vista sobre el lenguaje en los medios ni sobre los estereotipos aplicados a los discapacitados, porque ya lo hice durante la charla y, al fin y al cabo, creo que todos estamos más o menos de acuerdo. Aunque la actividad en los comentarios está decayendo mucho últimamente, tampoco querría un post de constantes corroboraciones que no aportan nada.

Lo que quería exponer en esta publicación es más una cuestión de forma que de contenido.

Veréis.

En cierto momento de la charla ―cuando todo se nos había ido ya de las manos― intervine para comparar este caso ―el del empleo y la recepción de, por ejemplo, la palabra «discapacitados» sin ningún rasgo peyorativo― con el de la asimilación del masculino genérico, que, incluso habiendo tenido un origen machista, hoy en día no se concibe como tal, y ninguna mujer con dos dedos de frente se siente ultrajada ni ignorada cuando lo oye. Recibí por respuesta un exaltado «¡No es lo mismo!», acompañado de numerosos aspavientos. No sé si dije algo absurdo que era totalmente necesario intentar ridiculizar, pero, desde luego, esa fue la impresión que recibí. Quizá yo diga muchas necedades, o quizá deberíamos preguntarnos qué clase de comunicación estamos estableciendo si ni siquiera se entienden las analogías. Naturalmente no es lo mismo. Si fuese lo mismo, sería, efectivamente, lo mismo. Es un caso paralelo, en dos campos distintos.

Naturalmente, nosotros nos excedimos también. Ya lo creo. Pero simplemente quería hacer hincapié aquí, de una forma algo más extensa, en el enorme problema que tenemos si pretendemos alzar la bandera de la comunicación, el entendimiento y la empatía, y ni siquiera sabemos entender lo que nos están diciendo ni encajar una crítica, y descalificamos una opinión respetuosa para ocultar patéticamente que no entendemos un planteamiento.

Me atrevería a afirmar, después de esto y después de todos los encarnizados debates en la Facultad de Políticas (muchos de vosotros recordaréis el clásico «¡Pero no puedes comparar las relaciones personales con la economía!»), que el gran problema del siglo XXI es que nadie entiende qué diablos es una analogía.

Garea Albarrán, Martina S2D T4B

Una sola razón

Para finalizar con mis posts sobre el TS, quería responder, de una forma un poco más extensa, a la pregunta que el otro día nos planteó Juan Gallego en clase.

Para refrescaros la memoria, Juan preguntó a mi grupo ―que se encargaba de las relaciones comunicativas campo-ciudad― durante la ronda de preguntas tras nuestra exposición, si podíamos darle una sola razón por la cual se debería seguir intentando fomentar el trabajo y la residencia en zonas rurales.

En primer lugar, estoy de acuerdo con su planteamiento de lo erróneo del mantenimiento de sectores económicamente obsoletos, y es igualmente cierto que se está experimentando desde hace años un movimiento despoblación de las zonas rurales. La postura más inteligente es, siguiendo la teoría de la especialización, centrar la producción en los bienes que un país produzca con mejor resultado y emplearlos para abastecimiento y exportación, y, por otro lado, importar aquellos productos de los que se carezca. Todo esto favorece el flujo económico entre países, el comercio y la calidad de la producción, de modo que, efectivamente, como indicaba Juan, no se debería ir contra estos movimientos naturales.

2013_4_13_SxX2vOkpkwgdN5E7Lzn2u1

La cuestión es que no considero que el sector primario esté obsoleto en Galicia. A pesar de la constante urbanización, Galicia sigue siendo una de las comunidades con mayor superficie rural y mejor producción en el sector primario, algo que, desde mi punto de vista, se debe potenciar. Aunque es lo más frecuente, no siempre apostar por el sector terciario es lo más rentable. Todo esto está sujeto a numerosos factores, como la disposición geográfica, la geología, los recursos, la fauna y la cultura, entre muchos otros. Poseer recursos naturales en abundancia no es  necesariamente garantía de prosperidad, pero en el caso concreto de Galicia, por sus características, cuidar y potenciar las zonas rurales sí puede ser, en mi opinión, un billete para el desarrollo.

Y esto, naturalmente, no excluye que se apueste por otros ámbitos en los que tenemos posibilidades de destacar.

Por su atención, gracias.

 

Garea Albarrán, Martina S2D T4B

La no-retórica de la prostitución

El pasado martes, como recordaréis, tuvimos una charla sobre la prostitución. Os confieso que, personalmente, estuve toda la hora mordiéndome la lengua para no intervenir, y al final lo logré, por fortuna para mi salud mental y mi corazón. Aún así, he decidido exponer mi punto de vista en un post, tranquilamente, desde mi casa, y sin necesidad de gritarme con nadie. Así que vayamos por partes, como Jack:

El principal problema, dicen, es la consideración de la mujer como un objeto. Bien. ¿Cómo va a desestigmatizarse la sexualidad femenina si, a pesar de clamar a los cuatro vientos que intentamos normalizarla, colgamos etiquetas peyorativas a la prostitución? Quizá, humildemente, sería mejor dejar de inmiscuirse en la vida que los demás quieren llevar, respetando que no se adecúe a nuestro modelo de perfección.

¿Acaso no es el cuerpo, de entre nuestras propiedades, la más innegable y esencial? Quizá alguien no crea en la propiedad. De acuerdo. ¡Pero yo sí! ¡Y no reclamo para mí nada más allá de lo mío! No pretendo asolar vuestros campos ni robar vuestro ganado, no os quito nada utilizando mi propio organismo. ¿Os molesta? Cuántas cosas que los demás hacen con su vida me parecen deleznables a mí, y respeto su legitimidad para llevarlas a cabo.

Por otro lado, esa estigmatización de la que hablan está, a mi parecer, muy sacada de quicio. Si os acordáis, nos proyectaron unas imágenes de campañas publicitarias en las que se empleaba el cuerpo femenino como reclamo para productos que a priori no tenían nada que ver con ello. Y yo digo: ¿Y QUÉ? ¿Qué importa? ¿Acaso la publicidad no es arte? ¿No somos libres para emplear reclamos llamativos, sean los que sean? ¿Qué importa si el reclamo es sexual, mientras funcione económicamente? ¿Sirve cualquier cosa, excepto si alude al cuerpo femenino y puede ofender a unas cuantas mujeres que no se sienten identificadas con ese comportamiento? ¿Y? ¿De veras es tan grave para la sensibilidad de la población que una mujer aparezca en bikini, desnuda, o en una actitud sexual sólo porque no todas las mujeres harían eso? ¿Somos todos iguales, acaso? ¿Es que por el rechazo que generan ciertos estándares femeninos, con la excusa de abolirlos por no ser representativos, tenemos que sustituirlos exactamente de la misma manera por otros que sí les parezcan bien a un grupo de ofendidos? Ojalá pudiera decir que todo esto es retórico, pero de verdad me gustaría tener una respuesta de todas estas personas.

El argumento que emplean es el consabido «El feminismo no es el homólogo del machismo». Es obvio que no lo es. La falacia aquí reside en que esa contestación NO es la respuesta a las quejas que se plantean. Es algo así como ganar la discusión por ser el primero que diga «¡No me levantes la voz!», o que llame fascista al otro. Que el feminismo no es el equivalente femenino del machismo lo sabe cualquiera con dos dedos de frente. El feminismo, en todo caso, ha pasado a ser con el tiempo la facción ideológica de la susceptibilidad y el grito en el cielo por excelencia, que pretende, además, representar incluso a aquellos que no queremos que nos represente, diciéndonos qué es ofensivo para nosotros, incluso cuando a nosotros mismos no nos ofende. Conduce, con la excusa de una emancipación de género, colectiva, a la subordinación individual a la que lleva cualquier movimiento categórico. Si creéis que estoy equivocada, dejadme estar equivocada, tengo derecho a estarlo, no quiero que me salvéis, almas cándidas.

Ni la postura abolicionista ni la legalizadora son, a mi juicio, adecuadas. Mientras que, por su parte, el abolicionismo tilda de víctima a la mujer y castiga a aquellos que «colaboren» con la prostitución ―no sé qué hay más humillante que inspirar compasión por una práctica que se desempeña por decisión personal―, la legalización es una posición aparentemente liberal que, en realidad, no hace más que abrir vía libre para que el Estado meta sus pezuñas en una actividad económica. Nada  nuevo bajo el sol, claro.

Es innegable que existen las mafias y la prostitución forzada, pero eso no lo diferencia de las otras profesiones. Se trata de un acuerdo libre entre adultos. Por desgracia, las excepciones y las emergencias son siempre la excusa para regular y controlar el desarrollo normal de todas las actividades.

No entiendo qué problema hay. Es mercado. Es economía. Que sea más o menos moral depende del que juzga, pero éste no debería entrometerse en el intercambio. Al fin y al cabo, los principios morales son individuales y subjetivos.

Gracias por intentarlo.

Garea Albarrán, Martina S2D T4B

ACENTRALFOLQUE: Eugenio Granell, música revelada

Neste video Alejandro Vargas resume en breves palabras como foi o seu comezo no proxecto de ACentralFolque.

Ao longo do noso traballo coa Central puidemos entrevistar aos principais artífices da publicación que acadou fai uns días o Premio Especial do Certame Cubadisco 2013. Ramón Pinheiro, Olga Noguiera e o mesmo Alejandro Vargas dan voz á peza audiovisual coa que rematamos a nosa andaina coa Central e que lles servirá nos próximos días como peza promocional da xira do espectáculo.
Dende as súas diferentes perspectivas, e en función da labor que levaron a cabo no proxecto, abriron as portas para que puideramos saber como foi todo o proceso que se atopa detrás do que hoxe vemos enriba do escenario.
Por unha banda, a escolma e o estudo das anotacións inéditas das que nin tan sequera a familia tiña constancia e, nunha segunda parte, o traballo de cómo facer soar esa música, conforman no seu conxunto o traballo final conformado polos dous libros e o CD, e sobre isto versan as reflexións achegadas que nestes momentos están en proceso de edición e coidamos que poidan ver a luz a vindeira semana.

T4B

Miniaturas de Eugenio Granell: un espectáculo surrealista

O xoves 18 de abril os membros do grupo titorizado 4 tivemos a sorte de poder presenciar no teatro Rosalía de Castro o comezo da xira das Miniaturas de Eugenio Granell, o proxecto da Central Folque co que estivemos involucrados durante os últimos tres meses. Temos que dicir que foi unha experiencia memorable, e un gran final para este curto pero fructífero camiño.

Pódese dicir que o jazz é a vertente musical que, polas súas características, máis se achega ao surrealismo. Liberdade artística e improvisación son os puntos converxentes de dúas correntes que atoparon a súa fusión perfecta baixo a batuta do gran Alejandro Vargas, acompañado dun elenco de excelentes músicos, tamén versados nestas linguaxes.

Non sabemos se esto era o que tiña en mente Eugenio Granell cando compuxo estas partituras, mais estamos seguros de que estaría encantado co resultado.

Cidade-Rural: O conto do tío Marcial

Hoxe faleceu Marcial, un labrego máis que coa súa aixada cavou terras pola meirande parte da provincia de Ourense. Polo menos ata finais dos anos sesenta. De familia humilde, Marcial adicouse ao xornal para axudar á mantenta da súa familia e dos seus irmáns. Chegado o desenvolvemento económico do tardofranquismo, o rural galego comezou o seu despoboamento gradual en forma de éxodo ás cidades. Moitos dos seus compañeiros de partida, emigraron cara as novas industrias que se instalaron en Galicia da man do “desarrollismo” tecnócrata. E el non foi menos. O esquecemento do medio rural por parte das autoridades (in)competentes foi o xerme da situación de desmantelamento que presenta o país hoxe en día. Falo de xerme, porque despois de Marcial, os seus fillos e netos tampouco acharon oportunidades de asentarse no campo.

Esta é unha historia das mil que podemos atopar na Galicia de hoxe en día. Os labregos coma Marcial personalizan a pasividade da administración pública de crear riqueza no campo. Trátase dun feito que non só condiciona a demografía, senón a identidade do pobo, provocando a polarización dos medios rural e urbano. Se a coxuntura non cambia, veremos como aldeas e vilas galegas perden poboación e tamén, teñen condicionados servizos básicos como sanidade e educación ao seu tamaño.

S2D (Lorenzo Pérez, Nespereira Vale, Fernández Trasmonte, Garea Albarrán)

As miniaturas de Granell toman forma no Rosalía

“Son boísimos. E a xente non se entera. Se fosen de fóra…”. Isto era o que nos comentaba unha señora de certa idade, visibelmente emocionada, recén rematado o concerto; cando algúns de nós baixábamos coas nosas cámaras desde o Proscenio 3 do Teatro Rosalía de Castro da Coruña. Ás portas deste teatro herculino tan especial chegaramos sobre as 5 da tarde, e por alí nos agardaba Ramom Pinheiro, Chito, historiador musical asociado a aCentralFolque que dirixiu a investigación sobre as miniaturas musicais de Eugenio Granell. Con el estivemos coñecendo os lugares do teatro que nos poderían ser de interese para filmar o concerto, e el mesmo foi quen nos concedeu unha nova entrevista para a videorreportaxe que estamos a editar.

Entre bastidores

Entre bastidores

Deixamos o Rosalía de Castro sobre as 10:30 da noite, logo de máis de 5 horas de traballo. Estivemos presentes durante as probas de son do septeto dirixido por Alejandro Vargas, o que nos preparou para o espectacular show que estabamos a punto de presenciar. Tamén vivimos con eles algúns momentos previos á actuación, coñecendo esa outra parte do espectáculo, a que sucede entre bastidores e que lle é descoñecida ao público. Por suposto, asistimos ao concerto e tivemos a sorte de poder movernos polo teatro coas nosas cámaras para gravar as imaxes de cara ao noso traballo.

Desde o escenario

Desde o escenario

Pouco podemos dicir que faga xustiza a tan tremenda actuación, ademais de animarvos a que acudades ao próximo concerto da xira, o 25 de maio no Teatro Principal de Pontevedra. Comentáranos Vargas nunha das nosas conversas que unha muller, logo da presentación do proxecto na Cidade da Cultura, se achegara a el e lle dixera: “Non sei se Granell soa así así, pero o que vós tocades encántame”. Non podemos facer máis que subscribir esas palabras.

T4B

La mente en blanco

Ya se ha hablado alguna vez aquí de la relación entre las obras de Granell realizadas en diferentes soportes, ese hilo conductor interdisciplinar que es el espíritu azaroso y espontáneo que subyace bajo sus creaciones.

Lo cierto es que las obras en las que más se percibe esta pretensión de eliminar el control sobre sí mismo son aquellas encuadradas dentro de la corriente del automatismo abstracto, un estilo que propone la creación inconsciente, con la mente en blanco, concibiéndola como la forma de arte más auténtica y pura.

El automatismo abstracto nace en el seno del surrealismo y el expresionismo abstracto. Algunos quieren ver en los dibujos de Alexander Cozens (San Petersburgo, 1717) un precedente de esta corriente, aunque es obvio que Cozens dista considerablemente, en términos cronológicos, de los impulsores más destacados de este estilo.

Alexander Cozens

Existen trazos de automatismo abstracto en muchas figuras clave del arte de la época: la necesidad de espontaneidad del expresionismo abstracto hace que en ocasiones se recurra al automatismo, propiciando el surgimiento del dripping y el action painting (Pollock, Goldberg, Stefanelli y un largo etcétera), en el que el automatismo englobaba la totalidad del proceso creativo; por su parte, los surrealistas obtenían mediante el automatismo abstracto los motivos de sus obras, aunque los modificaban posteriormente para lograr el acabado deseado, de forma planeada y consciente, de modo diametralmente opuesto al espíritu automatista.

Jackson Pollock

A raíz de esto surge en Canadá un grupo radical llamado Les Automatistes, formado por siete pintores de Montreal entre los que destacan Paul-Émile Borduas ―su fundador― y Jean-Paul Riopelle. Activos durante tan sólo cinco años (1946-1951) celebraron, poco después de su formación en 1946, la primera exposición organizada en Canadá por pintores abstractos.

Jean-Paul Riopelle

Actualmente, a pesar de la general falta de interés hacia este ámbito, encontramos influencias automatistas en gran parte del arte contemporáneo.

T4B: (Fontán  Bestilleiro, Gándara Porteiro, Garabato Carbón, Garea Albarrán)

Paletos

La figura del paleto de pueblo es tan recurrente como polémica. Durante siglos se ha asociado a aquellos que residían en zonas rurales a la total inferioridad con respecto a la población urbana.

Como cualquier estereotipo, se difunde socialmente por las vías del arte y de los medios de comunicación. No es condenable, ya que el humor no tiene (o no debería) tener límites éticos que, al fin y al cabo, cada uno es libre de establecer en el punto que más le plazca, sin que coincidan con los de los demás ni representen ningún tipo de verdad absoluta.

A pesar de esta legitimidad, es cierto que este prejuicio no beneficia en absoluto a la imagen actual de las zonas rurales. Incluso en los diccionarios se tilda a los residentes en estos territorios de «ignorantes», «palurdos» y «zafios», por citar sólo algunos de los adjetivos que colman las entradas. Sin embargo, no se puede achacar toda la culpa a la Academia, ya que ésta ha limitado su función en los últimos tiempos asimilar medidas que la gente aplica en el habla y adoptarlas oficialmente, con muchísima calma, diez años más tarde. La Academia, al fin y al cabo, tiene que acabar siguiendo por fuerza a la norma popular.

La base de este prejuicio ―que se manifiesta, como ya se ha dicho, en todo tipo de soportes y ámbitos―, tiene lugar en la propia psique del pueblo. Los medios simplemente solidifican esas impresiones previamente concebidas por la gente, que está, por su parte, en pleno derecho de juzgar como le plazca, con mayor o menor precisión, cualquier cosa.

La cuestión es si esta imagen es merecida o no, dado que, de no faltar a la verdad, no habría nada negativo que achacar a este tópico.

Conscientes de que entre nosotros hay estudiantes que provienen tanto de espacios rurales como urbanos, ¿cuál es vuestro punto de vista? ¿La imagen del mundo rural que se tiene fuera de éste ha quedado obsoleta y pertenece al siglo pasado o, por el contrario, creéis que sigue adecuándose en gran medida a estos estereotipos?

S2D (Garea Albarrán, Lorenzo Pérez, Nespereira Vale, Fernández Trasmonte).

Ciudad-Rural: Tranquilidad y Deshumanización

Las puertas están abiertas y los miedos sellados. La paz descansa mientras la tierra se labra. Todo está tranquilo. Sin tráfico, ni ruido, ni prisa, hasta los pájaros parecen volar dormidos. El campo da a aquellos afortunados la tranquilidad expropiada a la ciudad. Esta voluntad de renunciar a la vida urbana ofrece a muchas personas la posibilidad de establecer un contacto más personal y familiar con sus convecinos. Sin duda alguna, esta característica crea un tipo de comunicación interpersonal más intensa donde nuestro alrededor es lo importante.

Por esto, los vínculos sociales son mucho más fuertes en el campo y las noticias se convierten en lo que ha sucedido en la casa de al lado. Esto es imposible en la ciudad. La urbe asiste todos los días a un espectáculo de deshumanización donde los demás son individuos sin nombre que nos cruzamos en la escalera. No existe un contacto directo. La gran cantidad de transeúntes hace que los despersonalicemos y los despropiemos de toda identidad. Sólo son caras borrosas en un fondo gris.

Nuestro origen forja nuestro carácter y la pertenencia al campo o a la ciudad puede originar dos personalidades totalmente opuestas. ¿De qué forma creéis que influye esto? ¿Estáis de acuerdo con la visión que se da en el texto de ambos mundos? ¿Qué proponéis pare mejorar la comunicación interpersonal en la ciudad? El debate nos llevará a la reflexión.

 S2D (Lorenzo Pérez, Nespereira Vale, Fernández Trasmonte, Garea Albarrán)

aCentralFolque: Miniaturas de Eugenio Granell. Música Revelada.

Unha casualidade. Así é como describen o comezo de toda unha investigación que deu a coñecer a eclipsada faceta musical de Granell. “Había un violín e varias anotacións musicais que non chegaban a ser composicións”. Suficiente para motivar a todo un equipo que remataría coa publicación de dous libros e un CD a partir de varios apuntes nun caderno esquecido e inédito.

Todo apunta a que a vertente pictórica e a musical se vinculan no mesmo xeito de proceder a pesar de ser modalidades artísticas diferentes. O automatismo psíquico xoga un papel principal na creación das súas pezas. A ausencia de control sobre a razón fai posible a obtención dunha imaxen inconsciente e imprevisible ao comezar a tarefa: non hai vontade por realizar unha peza preconcebida, senón que o artista non se da de conta do que está a facer até que remata a obra.

Alejandro Vargas levou a cabo o labor de reinterpretar e completar estas pequenas pezas convertíndoas en miniaturas musicais que, co tempo, fixeron posible a súa presentación ao cargo dunha banda formada por batería, contrabaixo, piano e voz, con colaboración de gaita, zanfona e viola.

En boca de Ramón Piñeiro – director do triple proxecto que consta da publicación da investigación do traballo musical, as máis de 200 anotaciós musicais e o disco-, Granell non pretendía copiar ou emular a música popular, senón que xurdiu da súa necesidade de inventar o popular.

O vindeiro 18 de abril a banda volverá a recrear a liberdade creativa de Granell xunto coas derivacións de Vargas no Teatro Rosalía de Castro, na Coruña.

T4B

Formando na tradición

Os desafíos do noso tempo son numerosos, e esixen un número de coñecementos cada vez superiores. As novas tecnoloxías traen consigo un aluvión de información que temos que filtrar, seleccionar e comprender. O mundo nunca estivera tan conectado, e, precisamente por iso, nunca fora tan sinxelo esquecer as propias orixes para pasar a sumarnos a esta onda de uniformidade, onde modas, trending topics e a repugnante radiofórmula alimentan as masas.

Afortunadamente, as novas tecnoloxías tamén se poden aproveitar na dirección contraria, e gracias a elas pode ter lugar a difusión de iniciativas que intenten recuperar a memoria dos pobos e formar á xente nas súas tradicións para que estas non queden esquecidas. A Central Folque, mediante a Escola Livre da MPG (Música Popular Galega), contribúe a poñer unha importante pedra neste dificultoso pero fructífero camiño.

Image

Segundo a propia organización, a «Escola Livre da MPG é o centro de estudos regulares que aCentral Folque ten en Santiago de Compostela, cunha orferta variada e especializada en diferentes eidos do patrimonio musical galego, fundamentalmente instrumentais: gaita, percusión, sanfona, requinta, violino, acordeón diatónico e canto». A escola ofrece, a través desta ampla oferta, unha oportunidade de formarse con algúns dos músicos de máis renome en Galicia, nun programa que, ademais da formación musical, inclúe unha contextualización necesaria na historia da música e a cultura galega.

Coidar do noso patrimonio, da nosa fermosa herencia histórica, é necesario e convírtese nun acto de responsabilidade nos tempos que corren. Cómpre non esquecermos quen somos, de onde vimos, e cara onde queremos ir.

Image

T4B

CIDADE- RURAL: SUMAR E RESTAR DISTANCIAS

Os da Costa da Morte aínda seguen esperando pola autovía, a cal planearon fai “dez” anos, empezaron a facela fai “cinco”, e acabarán dentro de “trinta”. Pode que esaxere un pouco nos anos, pero moitas veces a realidade supera á ficción. A Costa é rural. A autovía semella unha opción só para os da cidade. E coma este caso, milleiros en Galicia e en España.

 O tema que estamos a tratar no noso TS son as diferenzas na formación e na educación no entorno familiar directo, facendo contraste entre o rural e o urbano. E diredes vos:«Entonces que ten que ver a introdución deste post co tema?». Moito, porque a distancia está na comunicación. Agora… ¿Ésta afecta sempre negativamente ou, pola contra, pode chegar a afinanzar máis a relación entre dúas persoas?

 Dise que a relación entre un avó e o seu neto é máis forte na aldea que na cidade. Pero dinse tantas cousas… Toda relación depende dun mesmo e dun mesmo con demais. Sí que é certo que os lugares onde crecemos chegan a maior parte das veces a determinar certos comportamentos, certas actitudes. Pero todo é relativo. Non chove sempre a gusto de todos.

 Está a comunidade prexudicada pola distancia ou non? Alonxámonos nós mesmos nunha burbulla para conservar a propia identidade ante os demais? Pensades que neste caso, as circunstancias xeográficas sí que determinan o concepto de interiorización dun mesmo? A educación e sobre todo as formas de educar están infravaloradas no rural, e viceversa?

S2D (Lorenzo Pérez, Nespereira Vale, Fernández Trasmonte, Garea Albarrán)

CIDADE- RURAL: Os mundos de Galicia

A ninguén se lle escapa que Galicia é, ou maioritariamente foi, terra de regatos e leiras, de lareiras e montes. Aínda así, durante o século XX o emigrante tamén foi protagonista da historia dos galegos. Unha situación que desvertebrou o modelo familiar tradicional e fixo que mudaran os roles na comunicación. Xa a mediados de século, a migración cara as cidades deulle un novo xiro copernicano ao asunto: unha nova forma de vida, unha nova experiencia, unha nova comunicación.

Malia isto, a ruralidade na identidade galega segue a estar moi presente. Os costumes tradicionais galegos mestúranse coa cultura urbana dando lugar a unha nova concepción da Galicia tradicional. A modernidade e a técnica chegan ao campo e moitos dos avances da tecnoloxía transforman a realidade e crean unha nova concepción da vida na aldea.

Sen embargo, aínda podemos visualizar con claridade as diferenzas existentes nos modelos familiares, xunto cos perfís sociolóxicos, entre dous mundos que pasan un momento histórico moi próximo. Apreciámolo na linguaxe publicitaria, nos medios de comunicación, na cultura ou na vida cotiá. En definitiva, a cidade e o campo conforman dúas concepcións diverxentes da comunicación persoal comunitaria nun país que experimenta un continuo proceso de transformación. A conxuntura da globalización está a mudar progresivamente os roles comunicativos dentro do propio núcleo familiar, que manifestan diferenzas notorias segundo a pertenza o rural ou ao urbano.

¿Que diferenzas hai entre o individuo rural e o urbano? ¿ Como cambian as estruturas familiares? ¿ E os modos de vida? O debate queda aberto.

S2D (Lorenzo Pérez, Nespereira Vale, Fernández Trasmonte, Garea Albarrán)

aCentral Folque: desde o local até o universal

Setembro de 2008. Ugia Pedreira, voz de Chouteira, Nordestin@s ou Marful, presenta un novo proxecto de ensino e investigación arredor do mundo do folk galego. Trátase do Centro Galego de Música Popular aCentral Folque, herdeiro do CMTF (Conservatorio de Música Tradicional e Folque) de Lalín, que entre o 2000 e o 2007 se convertera nunha entidade de referencia para a nosa música popular tanto dentro como fóra das nosas fronteiras.

Image

O acordo acadado entre a entidade e diversas institucións permitía que a luz do CMTF, que desde a capital do Deza chegara a tantos rincóns do mundo, seguise brillando desde a cidade de Compostela. Hoxe xa son 13 anos de traballo os que serven como carta de presentación deste ambicioso centro, fundamentado no “estudo, promoción e divulgación da música galega cun enfoque aberto, global e contemporáneo”.

Desde a gaita á requinta, pasando polo canto ou a zanfona; a oferta educativa da escola é variada. Ademais, unha grande cantidade de proxectos de investigación, revalorización do propio e interrelación con outras culturas avalan o traballo de aCentral Folque. A posta en valor da figura de Florencio, o virtuoso cego dos Vilares; a produción da Descarga ao Vivo. Galiza-Cuba; os Encontros Internacionais de Acordeón Diatónico (Ponteceso) ou Zanfona Contemporánea (Narón); a investigación da faceta musical do coruñés Eugenio Granell, tema do que falaremos en próximas entradas e sobre o que realizaremos unha reportaxe audiovisual, etc. Estes son só algúns exemplos que amosan a riqueza do noso patrimonio cultural á vez que enchen un baleiro que as institucións do país, a pesar do seu certo apoio a este e outros centros, nunca tiveron demasiado interese en ocupar. “Buscamos chegar desde o local até o universal”, explicaba Ugia Pedreira aló por 2008. Así, coñecendo a cultura propia, é como teremos o noso lugar no mundo e poderemos comprender e valorar as culturas do resto dos pobos.

T4B