Arquivo do blog

“La alegría está en sus manos”

En España, a gran maioría quéixase da situación actual. O paro, a pobreza, a crise, a desaparición de empresas… Pero dentro desa gran maioría, a inmensa parte non fai absolutamente nada para intentar cambiar esa situación. “Para que, se total non vai servir de nada?”, pensarán. Pero o caso é que, se todos pensamos así, obviamente non nos van a escoitar, porque estamos en completo silencio.

b5ba66a963c1a1b50ec153fb92c6d9cb51d02836b4b81

“No” (2012), unha película de Pablo Larraín, trata sobre a campaña que levan a cabo os líderes da oposición chilena cando o dictador Pinochet, debido á presión internacional, se ve obligado a convocar un plebiscito. O protagonista, René Saavedra, é un publicista que forma parte do equipo que levará a campaña en contra de Pinochet, o NO. Este filme fai ver que unha minoría que ademais, neste caso, está controlada polo poder dictatorial, é capaz de crear o suficiente ruido como para facerse oír. Un non se pode rendir antes de comezar, ten que loitar ata que non lle queden forzas, para intentar cambiar aquilo que o perxudica. Tamén creo que esta película é un bo exemplo de que o pobo é realmente o que ten o poder, e que é o que ten que levar as rendas do seu destino. Ninguén pode sobrepoñerse a el, e si o fan, hai que levantarse contra os opresores.

NO

Outra das cousas que nos mostra este filme é o poder dos medios de comunicación de masas e da publicidade. É incrible ver como podemos ser facilmente manipulados por un bando ou por outro na medida que van presentando os seus argumentos en contra da oposición, como se van deixando podres uns a outros. Hoxe en día, todo o que saia na televisión, na radio e na prensa vai á misa. Dá medo pensar que podemos ser manipulados en calquera momento, que dende os medios nos poidan enganar con tanta facilidade. Unha clara proba atopámola no falso documental dirixido por Jordi Évole, “Operación Palace”, e que foi emitido o pasado domingo. Con el non só pretendía mostrar unha falsa teoría do acontecido no 23-F, senón a facilidade que teñen os medios para manipularnos e a debilidade das nosas mentes ante todo o que eles din.

“Coffee and cigarettes are best when shared with you”

SONY DSC

Coffee and cigarettes are my only escape. 
I got my cup of Joe, my pack of stokes. 
And I’m on my way[…] And sing my cares away.

Nevershoutnever: “Coffee and cigarettes” 

Parece mentira como algo tan simple como tomar un café mentras se fuma un cigarro pode crear tantas conversas interesantes. Nun acto tan sinxelo coma ese pode xurdir tanto unha profunda reflexión filosófica como unha broma estúpida e sen sentido. Un acto que comparten miles (ou incluso millóns) de persoas cada día, pero que ao mesmo tempo pode crear situacións tan variadas como infinitas. Cantas persoas ao día se citarán con outra para tomar un café? Aínda que ao final non se tome o café, porque non lles gusta ou non lles apeteza ou non lles quede aos do bar da esquina. Porque a frase de “queres tomar un cafe” hoxe en día xa se convertiu nun sinónimo de “apetéceme verte e falar contigo”.

Tomar un café en compañía probablemente sexa un dos poucos actos persoais aos que estamos dispostos a enfrentarnos de bo grado e que implican un contacto directo nos tempos que corren, entre tanto aparello electrónico. Benditos sexan eses cara a cara nos que diante desa taza de café quentiño recordamos bos tempos, ou expresamos os nosos sentimentos, ou pechamos un pacto importante. Café, conecting people.

Este feito vese perfectamente reflexado na película “Coffe and cigaretes” (2003). O seu director, Jim Jarmusch, contanos múltiples encontros entre persoas en torno a un mesmo fío conductor que se mantén ao longo de todas elas: unha taza de café e un cigarro. Conversas sobre os inventos de Tesla, a suposta existencia dun irmán xemelgo de Elvis Presley, a situación de dúas primas, o perxudicial que é o tabaco, os polos de café para os nenos… Son situacións comúns, que se poderían dar na vida real, que nos permite ver como flúe a comunicación entre as persoas. É moi curioso ver como os personaxes comezan a falar sobre un tema e rematan falando de outro completamente diferente. O caprichosa que é a comunicación humana, a que si?

 Coffee and Cigarettes Renee French

A continuación, déixovos cunha iniciativa bastante simpática relacionada co café e as conversas. Loulogio é un youtuber que nos seus comezos gravaba unha serie de vídeos cómicos doblando películas de maneira cómica. Posteriormente, creou unha sección chamada Café con Lou, na que realiza monólogos nos que fala de temas do máis variopinto. Velaquí varios exemplos:

Café 113 de 365: Sandro Rey y su batamanta

Café 116 de 365: Viendo la peli de Hannah

Café 121 de 365: Sálvame y tal

Café 220 de 365: Whatsapp y Eurovisión

Orge Fernández 142 A02

Lucha por llegar a lo más alto: La competitividad periodística y no periodística.

El sábado por la noche, en un largo período de insomnio, se me ocurrió hacer zapping en los 50 canales que tengo contratados en casa ( la mitad sobran, no sé para qué tanto canal) y encontré una película que iba sobre mi tema favorito : “los informativos en televisión”.

La película se titulaba “El Reportero: La leyenda de Ron Burgundi” una comedia agria,  basada en los años setenta, en la que Ron Burgundi es el presentador más famoso de la Ciudad de San Diego (en el Canal 4)

Todo eragenial en la vida de Ron, era famoso, un periodista reconocido, cobraba un buen sueldo etchasta que llegó Verónica Corignstone ( Cristina Applegate),

una reportera feminista y ambiciosa con ganas de escalar a lo más alto. A Ron le pareció incluso gracioso que “una mujer intentara ser reportera”(son los años 70 en EE.UU)  e incluso se  lió con ella. Pero las tornas cambiaron cuando Verónica lo tuvo que sustituir como presentadora de las noticias. Ninguno de sus compañeros la apoyaba, ella era el hazmereir de toda la redacción (cargada de hombres dispuestos a no perder su virilidad). Se suceden una serie de luchas, de competitividades por conseguir ser el presentador más famoso de San Diego. El drama de Ron llega cuando una compañera de Verónica se entera de que él lee al pie de la letra todo lo que pone en el teleprompter. Se puede ver cómo acaba esto, a Ron en la despedida le escriben “que te enculen San Diego” cosa que hizo que arruinara su carrera y que más adelante se solucionaría. Pero esta no es la única historia de competitividad periodística, pues entre los diversos equipos informativos de la ciudad también existe dicha rivalidad. Los equipos informativos mantienen una lucha (literal) cual bandas callejeras que luchan por conseguir su territorio e incluso se pisotean unos a otros en el momento de cubrir noticias (un reportero de la televisión pública tiró a Verónica a la jaula de los osos cuando estaban cubriendo una noticia en el zoo, para que ésta no le quitara el mejor plano para captar una imagen)

Esto me llevó a pensar el nivel de competitividad que se tiene que soportar en profesiones de este calibre, pero lo peor de todo es que esta competitividad se aprecia incluso en la carrera, donde el compañerismo se pierde por un simple 10 en un trabajo. Donde, en muchos casos, no se ayuda al prójimo por el mero hecho de ver que lo va a hacer mejor que nosotros. Pero creo que esto no pasa solamente en periodismo, si no en derecho, en farmacia, en medicina. En todas las profesiones existe esa competitividad tan buena como insana. Pues ayuda a escalar puestos pero elimina el compañerismo.

Asensio Castro Carlos, GBCP

Los Sustitutos (Surrogates), la película.

Image

En el mundo de Los Sustitutos es posible construir robots con apariencia humana controlados a distancia. Estos se fabrican siguiendo las características deseadas por el cliente: raza, género, altura, peso, tono muscular, color de ojos, etc. Una vez en poder del robot, el cliente se instala en su hogar y mediante un aparato inalámbrico es capaz de trasladar su conciencia al cuerpo del autómata y controlarlo y sentirlo como si fuera el suyo propio.

Nos hallamos ante una sociedad donde toda actividad pública se desarrolla a través de estos robots sustitutos del cuerpo humano. Las personas se han cerrado en sus casas incapaces de competir en un mundo donde todos son jóvenes, fuertes y guapos. El mundo exterior se ha vuelto perfecto. ¿Cómo afecta eso a la comunicación humana?

La sociedad cambiaría drásticamente. Sería la desaparición definitiva de las diferencias, la perfección física nos haría a todos iguales. No tendría sentido ser tímido ni temer ser rechazado por ningún grupo. La comunicación se haría homogénea y abierta a todos. También influiría la desaparición del “miedo”. Un sustituto es una máquina, puede ser repuesta mientras el usuario permanece a salvo en su hogar. No hay miedo al dolor. Ya no hay nadie más alto ni más fuerte, por lo que el temor a que un mensaje pueda ser malinterpretado y originar una respuesta violenta desaparece. Se crea un contexto de igualdad  y de sinceridad total en la comunicación.

¿La igualdad nos hará libres o la imperfección evita el caos?

Pérez Pérez, S3F