Arquivo do blog

Descolonizar la profesión

La tradición occidental  dicta las pautas y el resto del planeta las sigue. Así ha sido desde siempre en su afán de universalismo.  Lo mismo sucede con los medios de comunicación. En la actualidad, existe una jerarquía global en manos de unas determinadas multinacionales. Ellas son las que deciden que es verdad y que no,  establecen que hechos nos interesan, cuales no y  escogen que noticias deben circular, además del modo en que deben hacerlo.  El poder político o bien el capital financiero otorgan la hegemonía sobre los medios.  En el caso de los medios públicos es el poder del partido que está en el Gobierno, el cuál durante los cuatro años de su legislatura  se encarga de dictar que pasa y que no pasa en el país.  Lo mismo en el caso de los medios privados que llevan a cabo una búsqueda constante de beneficios económicos.

descolonizar el periodismo

Fuente: http://www.taringa.net/posts/noticias/17481887/Descolonizar-la-cultura-y-enfrentar-al-periodismo-mentiroso.html

Estos medios responden al esquema occidental existente desde que  comienza la expansión europea, hace 500 años,  según el cual esa élite o clase dominante decide lo que es bueno para todos. Los problemas surgen cuando la sociedad no es capaz  de darse cuenta de la falsa realidad en la que habita. En el caso español, nuestro caso, a veces no somos conscientes de la imposición del modelo occidental que lleva imperando desde hace tantos años  debido al sentimiento de identidad y pertenencia a Europa. No vemos como un sometimiento algo que consideramos que proviene de nosotros mismos, occidentales.  Pero, no olvidemos que como dijo en su momento Boaventura de Sousa Santos, cuando hablaba de descolonizar el saber, en el mundo solo se leen a hombres de cinco países: Francia, Italia, Alemania, Gran Bretaña y EEUU. De este modo, el saber que se imparte en las universidades, mejor dicho en la universidad occidental, engloba únicamente en términos demográficos al 6% de la humanidad. Este ínfimo porcentaje de personas son  las que se encargan de dictar que es la realidad, que es verdad y que es lo mejor para nosotros. En el caso de los medios de comunicación sucede lo mismo. A pesar de lo que pueda parecer, ni siquiera todo occidente se ve representado en este modelo, sino únicamente aquel sector que da vida a las estructuras racistas y patriarcales que se alzan como fundamento de la verdad. Basándose en este esquema, surge la duda de si no seremos más Uganda que Europa. Mejor dicho, de si la élite no nos considerará así.

El pensamiento descolonizador nos lleva preguntarnos cuál debe ser la respuesta a esta clase dominante.  La misma clase occidentalizada que lleva imponiéndose desde el siglo XVI a través de máximas como cristianízate o te mato, civilízate o te mato, democratízate o te mato. La misma que  se encargará de ser la intermediaria entre el norte y el sur.  En el caso de los medios de comunicación, tal y como explicaba Ramón Grossfoguel, la respuesta pasa por las iniciativas comunitarias. Radios y televisiones en las cuales el proceso de producción de las noticias se encuentra fiscalizado en manos de los ciudadanos, descentralizando de esta forma el modelo prevaleciente y permitiendo introducir diversidad epistemológica.  Este tipo de medios alejados del poder político y económico a la hora de informar se alzan como las estructuras para hacer frente al modelo actual y se convierten en el escenario ideal para el debate y la determinación de las personas que los forman. La autofinanciación de estos medios permite desvelar dinámicas sociales que  de otro modo permanecen ocultas en base a intereses de distinto tipo.  Tal y como explica el periodista Pascual Serrano en esta entrevista para El Diario, “el nuevo paradigma del periodismo debería promover que los medios no sean gestionados por los accionistas ni anunciantes, sino por los propios periodistas, y que quienes garanticen la independencia de esos medios sean los ciudadanos y no el dinero”.

PÉREZ MARQUINA, CRISTINA 152.C01

Ecuador, Bolivia y Argentina toman la delantera en materia de medios comunitarios

En América Latina los medios comunitarios desarrollan un papel de vital importancia en la democratización de la comunicación y han sido uno de los grandes objetivos de los gobiernos latinoamericanos. En materia de leyes en muchas zonas de América Latina van por delante del caso español:

ley de medios para todos

Fuente: http://argentina.indymedia.org/news/2011/10/795038.php

Ecuador:             

Puntos importantes:

 

Bolivia:

Ley General de Telecomunicaciones

Puntos importantes: ( enlace –> análisis comparativo Bolivia/Venezuela)

 

Argentina:

Puntos importantes:

 

Esta democratización de la comunicación va estrechamente relacionada con la propiedad de los medios. Por ello, las leyes de Ecuador, Bolivia y Argentina establecen una distribución equitativa en tres partes  de las  frecuencias. A diferencia de lo que sucede en España.

Asimismo se prohíbe que una persona natural o jurídica concentre las concesiones de frecuencias de radio y televisión. Frente a España, dónde el gobierno optó por conceder las nuevas señales TDT disponibles a las mismas empresas que ya acaparaban las concesiones analógicas.

En Ecuador, la concesión es por un plazo de quince años, o en Argentina por un plazo de diez años, sin posibilidad de cesión a terceras personas.  En España algunas empresas han puesto en alquiler su licencia y con ello se están lucrando.

Las leyes latinoamericanas buscan implementar las políticas públicas para el desarrollo de los medios comunitarios, mientras que la legislación española no proporciona ningún apoyo para este tipo de medios y además, establece un límite de cien mil euros  de facturación anual a las televisiones y de cincuenta mil a las radios impidiendo su progreso.

Todas estas políticas han sido un primer paso en la democratización de la información. Sin embargo, las políticas de comunicación no deben agotarse en la ley. Un horizonte real de “voces múltiples” demanda no solo equidad en el reparto de  las frecuencias sino también condiciones que favorezcan su permanencia y consolidación en el tiempo, además del diseño de programas destinados a favorecer el acceso y la participación de los actores sin fines de lucro en el sistema audiovisual.

PÉREZ MARQUINA, CRISTINA 152. C01

El valor de las imágenes en movimiento

La misión de los medios comunitarios es siempre la misma, no así las distintas tipologías que se han ido desarrollando. Es por eso que hoy nos trasladamos al espectro televisivo.

tv_value_pack

                                                                                                    Fuente: http://www.bootheando.com/2010/02/12/interpretacion-simultanea-en-television/

A la hora de analizar los distintos proyectos destacan en el continente americano: Árbol de Uruguay y Vive Televisión, ambos tienen como principal fin hacer del espectador pasivo un ciudadano activo concienciado con su responsabilidad democrática.

Si nos trasladamos ahora a Europa y en  concreto al estado español,  es cierto que a partir de la transición democrática se han ido sucediendo distintos intentos, por parte de la sociedad civil, de construir sus propios proyectos televisivos, sobre todo en el ámbito de cobertura local. No obstante, todavía no se ha podido dar respuesta a la emergencia de una estructura de medios audiovisuales que pertenezca totalmente a la ciudadanía.

Televinte Chantada:  Del contacto con este medio fundado en el  año 2012 apreciamos que se trata de una iniciativa privada con características afines a los medios comunitarios.  Como se puede extraer del documento Medios Comunitarios- proyecto CIDEC cuentan con una asociación de participación ciudadana, que pretende el desenvolvimiento social.

 Galiza Ano Cero: Este proyecto lo que busca es: “facer televisión dende abaixo á esquerda”, tal y  como ellos mismos se definen.

Abrimos debate:

¿Es justo el trato que los medios comunitarios reciben por parte de las administraciones? Como respuesta basta con observar la batalla en términos legales emprendida por la Red de Medios Comunitarios, Radio Televisió de Cardedeu  y Tele K.  Si bien es cierto que las leyes audiovisuales y la ley de Medidas de impulso de Sociedad de la información reconocen estas entidades sin ánimo de lucro, las trabas e impedimentos para su desarrollo están a la orden del día. Lo que estos medios demandan es un reconocimiento real, que valore el importante papel que desarrollan y que se traduzca en una consideración a la hora de repartir las licencias.

PÉREZ MARQUINA, CRISTINA 152.C01