Arquivo do blog

Menos nunca es más

Pushing Time

Una minoría es, por definición, un grupo reducido de personas que comparte una serie de características comunes. La cuestión es, ¿cómo deben estas minorías hacerse escuchar? A lo largo del texto de Raquel Paiva “Política de minorías: comunidade e cidadanía” observamos ejemplos de cuál es el camino que no se debe recorrer: el de la violencia y el terrorismo. Las minorías, como tales, deben asumir su condición y, obviamente, también deben tener voz y voto. Lo que no es ni moral ni asumible es que éstas pretendan situarse por encima de la mayoría.

Quizás el trato con las minorías sea uno de los puntos ciegos de un sistema democrático. La mayoría es la que impone su ley, mientras que la minoría debe asumir este dictamen. Obviamente, estas minorías también deben tener el derecho a expresar su conformidad o disconformidad con los designios de la mayoría. Personalmente, creo que aquí es donde el papel de un periodista es vital: debe dar voz a los que no la tienen, transmitir los deseos y peticiones de estas minorías. Se las debe tener en cuenta y se debe trasladar a la mayoría la problemática de éstas, hacer a todos partícipes de los problemas que afectan a esas pequeñas partes de nuestra sociedad y que repercuten en todos nosotros. Para ello, es tan importante la disposición a escuchar de la mayoría como la capacidad de comunicarse de la minoría. La palabra es la única respuesta posible, nunca la imposición por parte de las minorías. Hay que pensar en las minorías pero, al final, es la mayoría la que prevalece.