Arquivo do blog

Todos somos The visitor

No son tan diferentes,

el

tienen la injusticia en común.

DSC_5711

“Sin papeles” o “ilegales” no me parece un bonito nombre para calificar a nadie y más cuando estos términos ensalzan algo de lo que careces y que puede llegar a hacerte la vida imposible.

Puedes no estar haciendo algo ilegal que por carecer de papeles que remarquen tu ciudadanía ya van a por ti. Te encierran y analizan tu vida, vida que muchas veces desechan mediante la deportación. Deportación como sinónimo de tirar la basura para unos y de un sueño quebrado para los verdaderos protagonistas.

¿A qué se debe esto? La falta de una reforma migratoria en EEUU es destacable pero también se puede tachar de esperada cuando la comunicación es impensable. Reforma que ya reivindicó en su día George Bush sin grandes éxitos <http://mexico.cnn.com/mundo/2012/12/04/george-bush-retoma-el-debate-sobre-una-reforma-migratoria-integral-en-eu&gt;. Los inmigrantes no tienen voz. Una vez apresados se les permite hablar con sus allegados pero siempre con una placa de cristal de por medio. Placa que no es ni la cuarta parte del muro que que les separa de la realidad, la libertad y la vida. Muro infranqueable que niega la libertad de la que tanto presumen con esa gran estatua.

stop

Pero no hace falta irse tan lejos para ver el reflejo de situaciones como esta. Estamos acostumbrados a que toda la injusticia nos quede lejos, pero si vemos a nuestro al rededor nos daremos cuenta de que la tenemos sobre nosotros mismos. Los emigrantes retornados sufren en sus carnes algo muy parecido a los protagonistas de este filme. Ellos se sacrifican buscando una salida, tratan de amoldarse con el miedo de no encajar o ser rechazados, intentando ser escuchados, y cuando retornan se encuentran con que donde no se les escucha es en su país. Gobiernos que defienden la libertad de expresión, los derechos humanos y una tira de valores impregnados de hipocresía. Valores que llevan en Estados Unidos a la deportación de personas “ilegales” a su país y que aquí impone impedimentos como las pensiones a día de hoy. No deportan a estas personas, sólo les invitan a irse amablemente ya que en su país les saquean.

a tomar por culo

Yo, he de confesaros que me siento un poco Richard Jenkins. Un Jenkins que se sorprendió de primeras al ver por lo que pasaba esta gente. Después de esta fase inicial vinieron las ganas de comunicame con ellos para llegar a entenderles y tras ésta la necesidad de ayudarles. Una vez hecho el daño, salir a la calle con ellos y gritar sus derechos en la puerta de Hacienda es el grado de comunicación forzosa con los de arriba ya que no les dan pie a más que esto. Esto me recuerda a cuando Jenkins acude a preguntarle a los policías a dónde habían mandado al chico que un día le enseñó a disfrutar de nuevo de la vida mediante el cruce de sus culturas. La impotencia se apodera de él y acaba estallando:

No pueden llevarse a la gente así ¿me ha oído? Era un buen hombre, una buena persona. No somos niños indefensos, tenía una vida. ¿NO ME OYEN? ¿ESTÁN SORDOS? ¿QUÉ LES PASA A USTEDES?

Y sí, parece que hacer oídos sordos ante injusticias como esta es lo normal.

 Les salen más baratos los tapones de cera para no escuchar que intentar arreglar esta situación.

Aprendamos a convivir, como ellos.                 London River, una película que te enseñará que no somos tan diferentes.                                                                                                                                       < https://www.filmin.es/pelicula/london-river >

london_river_4

Rodríguez Bello, Cora 143 C02      (Una servidora que se llevará los bongos a la próxima manifestación para que les salten los tapones de los oídos a los que no quieren escuchar.)

Noticias sobre migración escritas indevidamente con Tinta roja

¿Alguna vez has visto un muerto? ¿Y cómo te va con la sangre? Un choque con muertos y heridos, un tío al que le cuelga un brazo… ¿QUÉ HACES? ¿CORRES O TE METES AHÍ A USMEAR AHÍ?

¿DUDAS? ESTÁS JODIDO.

Y así es señores, a día de hoy parece que si no le chutas al menos una dosis de sensacionalismo a una noticia, los lectores se evaporarán. Con la migración no iba a ser menos. De hecho lo podríamos tratar como uno de los blancos fáciles de los medios que buscan ese ápice de amarillismo. De víctimas pasan a ser esclavos mediáticos.

Lo que se ha contado ha creado la imagen del inmigrante como persona desvalida y desesperada, que está dispuesta a todo para sobrevivir y, en consecuencia, que no es muy de fiar. No parece ser ésta la fórmula más adecuada para profundizar en la convivencia y en los valores democráticos de una sociedad.

¿No son de fiar? ¿Tendrán algo que ver los medios con esta concepción?

¿No son de fiar? ¿Tendrán algo que ver los medios con esta concepción?

Las noticias, centradas en lo novedoso, en lo impactante, en todo aquello que las define como tales, nos conducen a generar estereotipos y tópicos acerca de los inmigrantes. Prejuicios que, casi siempre, impiden el acercamiento y, en consecuencia, la comprensión y la integración de otros. Realidades que están ahí, como cubiertas con un velo, como el de las mujeres musulmanas, que basta con mirar a través de él para verlas, porque muestran otras cosas, otros aspectos de la Inmigración que quizá sean igualmente noticiosos o más en el contexto de nuestra “ignorancia estereotipada”.

Como bien apunta Patricia Ortega Dolz, redactora de el diario El País en este artículo <http://www.carm.es/ctra/cendoc/doc-pdf/pub/pub-0051.pdf >, aportándonos pautas para redactar noticias al hablar de migración evitando el trato erroneo que se le suelen dar. Mal trato de los medios que ya ha sido analizado por expertos en estudios como el de la Universidad de Granada <http://elpais.com/diario/2010/01/11/andalucia/1263165733_850215.html> en la que dicen cosas como esta:

Los científicos, que critican el uso de titulares “dramáticos” como “Un cayuco de moribundos” o “Días de infierno en una patera”, alertan de que la mayor parte de noticias se concentre en el “viaje migratorio” .

patera

La imagen negativa de este colectivo es algo que concebimos echando un ojo a cualquier periódico, aún teniendo matices diferenciales entre su diversidad y gran número. Esto lo han tratado, a su vez, desde el IEM de Salamanca, centrándose en cuatro de ellos como son El País, ABC, El Mundo y La Razón. Apuntando que los dos primeros son más sensacionalistas en cuanto a sus noticias que los dos últimos. <http://www.alfayomega.es/estatico/anteriores/alfayomega441/desdelafe/reportaje1.htm >

 “Cuando la inmigración es asociada con crimen, crisis y controversia, constituye noticia. Los inmigrantes y los actores políticos son los principales protagonistas de esos dramas mientras que el público es sólo un espectador.”

Se cree que los diarios a través de sus informaciones, editoriales y columnas moldean la opinión de los lectores en torno a cualquier tema, incluyendo la inmigración, obviamente. Sin negarles cierta capacidad de influencia, los lectores no necesariamente buscan nuevos enfoques o análisis “objetivos” sino que más bien buscan la reafirmación de los juicios e ideas que ya tienen. Son muy pocos los que deliberadamente leen opiniones encontradas sobre un mismo tema para poder sacar sus propias conclusiones.

Así estamos, mientras unos hacen lo que sea por vender más sin prestar atención a las consecuencias de su forma de trabajo y de su importancia como cuarto poder, otros hacen lo que sea por sobrevivir.

                                                                             CON LA INFORMACIÓN NO SE JUEGA

Rodríguez Bello, Cora  143 C02