Arquivo do blog

Buscando una salida: ¿ser freelance?

Una semana más seguimos trabajando en la elaboración de nuestra guía de salidas alternativas del periodismo. Hasta ahora habíamos obtenido información de la prensa gratuita, cuyo boom años atrás dio paso a una caída de la que todavía se sienten las consecuencias. Aunque la mayor parte de periódicos que empleaban este sistema de distribución han desaparecido, también encontramos brotes verdes: Lindeiros, de Manel Pardo, es el ejemplo perfecto de que se puede conseguir salir adelante haciendo las cosas bien, con dedicación y eligiendo nichos de mercado que no se tratan o que, cuando se tocan, se maltratan.

Más tarde tendríamos contacto con Xurxo Salgado, de Galicia Confidencial, quien nos relataría la experiencia de pasar de trabajar para medios convencionales a fundar su propia página. En ella, Xurxo informa mayoritariamente de cuestiones políticas, que por uno u otro motivo los demás medios prefieren no tocar. Partiendo de esta irreverencia, el proyecto ha pasado a ser viable económicamente, permitiendo su creador vivir de él.

Pero, más allá de estos casos que incitan al optimismo, esta semana nos sentamos cara a cara con una realidad más dura. Tuvimos nuestra primera entrevista con un freelance, sin la esperanza de que ésa pudiese ser la solución a todos nuestros problemas. Pudimos hablar con Héctor Juanatey, cuya lista de colaboraciones daría para llenar unas cuantas líneas, pero entre las más imporantes destacan Público, Praza, JotDown o Vanity Fair. A pesar de ello, Héctor apenas puede llegar a fin de mes: sobrevive gracias a un colchón económico que le permite seguir ejerciendo el periodismo. Ser freelance, salvo que ya te hayas labrado un nombre, no es una alternativa económica viable. Es por ello que Héctor lo ve como una zona de paso, en la que está mientras no consiga encontrar un trabajo en un medio convencional.

Periodista freelance, colaborador en Público, Praza o Vanity Fair, entre otros.

Héctor Juanatey. Frellance. Colaborador en Público, Praza o Vanity Fair, entre otros.

Si bien es cierto que a nivel de independencia ser freelance es, obviamente, la opción más atractiva, sin un medio detrás que te sustente las dificultades no son precisamente pocas. Héctor nos recalcaba que, a día de hoy, los medios desplazan a pocos periodistas hasta las zonas en las que se producen las noticias. Es ahí donde un freelance puede encontrar un filón, acudiendo a la noticia en cuanto surja, dando a los medios algo que, de otro modo, no podrían conseguir en ese momento. También está la libertad para elaborar extensos reportajes sobre temas de interés personal, ajeno a los plazos impuestos

Para terminar, esta semana queremos pediros vuestra colaboración, respondiendo a una simple encuesta. En ella habrá que elegir una de las cuatro opciones: las tres primeras representan las tres diferentes salidas que os hemos presentado hasta ahora, pero también hemos añadido una cuarta. Si elegís esta última, podéis plantearnos cuál sería vuestra opción predilecta, siempre desde el punto de vista de las salidas ajenas a los medios convencionales. A continuación os damos una breve explicación de cada ejemplo, para refrescaros la memoria.

  • Lindeiros, de Manel Pardo: Prensa escrita y gratuita. Información local (Santiago y su comarca), anunciantes locales. Publicación mensual, tirada de 5.000 ejemplares, distribuidos personalmente por Manel.
  • Galicia Confidencial, de Xurxo Salgado: Periódico online. Información nacional (entiendo que con nación nos referimos a Galicia, por si hay diversidad de opiniones), temas que otros medios no se atreven a tratar.
  • Ser freelance, ser Héctor Juanatey: Colaborar con todos los medios posibles, hacerse un nombre, crecer como periodista. Independencia informativa, dificultad económica. Esperar a que los grandes medios vuelvan a contratar o a que ser freelance sea viable económicamente.

Con esto terminamos este post grupal. Seguiremos trabajando para traeros nuevas ideas de qué hacer cuando salgamos de la facultad, siempre dentro del periodismo y, esperemos, alejados de la cola del paro.

143 A00