Arquivo do blog

Más dentro que nunca

Hace un mes que empezó nuestra andadura en el Seminario Mayor San Martín Pinario. Sin duda alguna, no nos esperábamos nada de lo que ha ocurrido a lo largo de este largo camino. Lo que suponíamos que iba a ser algunas horas de clase y otros tantos recreos para coger confianza, acabó siendo una “inmersión” en su vida privada, algo que se nos antojaba casi imposible. Los seminaristas nos habían advertido que casi nadie, exceptuando visitas especiales como la de algún obispo, se adentraba en lo que ellos consideran su casa.

La velada comenzó con una cena que ayudó a introducirnos en la comunicación intercomunitaria en el Seminario, es decir, las relaciones entre ellos incluyendo el rector que los acompaña. Esa noche fue especial porque nosotros también formamos parte de esas relaciones. Cada una de nosotras estuvo en una mesa diferente para poder relacionarnos con los seminaristas con los que aún no conocíamos o como el caso de Sara que tuvo la oportunidad de compartir la velada tanto con el rector como con uno de los seminaristas más jóvenes. Óscar llegó al acabar la cena y mientras lo acompañábamos se creó una sobremesa distendida entre nosotros, el rector y algunos seminaristas, acompañados de pastas y tabaco. La tertulia se alejó de lo más formal y religioso para acercarnos a temas como nuestras clases, viajes y gustos culinarios. Las bromas entre todos no faltaron, lo que daba entender que todos nos sentíamos cómodos.

 Imaxe

Al acabar acudimos a la radio, la vía de comunicación con el exterior en esta comunidad. Aunque trataron temas de religión la música de discoteca no faltó, lo que hizo cambiar el concepto monótono que teníamos de los programas religiosos. Uno de los temas a tratar fue su escapada del Seminario para realizar los ejercicios espirituales anuales que ya anunciábamos en posts anteriores. El silencio y la oración fueron los protagonistas de esta semana de desconexión en Portugal. Esto nos recordó mucho al documental “El gran silencio”, que en dos horas narra la vida de los monjes cartujos en un monasterio francés que se caracteriza por el silencio, la soledad y la oración.

 Imaxe

En el programa también pudimos realizar una pequeña intervención y dedicar un saludo a la clase y a Marcelo. Aquí os dejamos el enlace para que lo escuchéis, seguro que os gusta:

http://www.ivoox.com/sigueme-viernes-noche-companeros-de-audios-mp3_rf_2920585_1.html

Esta semana no pudimos acudir a las clases ya que se celebra el día de San José, es decir, el Día del Seminario, tema también tratado en el programa. Por este motivo la mayoría de los Seminarios de toda España aprovechan estas fechas para realizar una campaña en la que animan a seguir la llamada del señor. Aquí os dejamos un spot titulado “Creer en lo posible” refleja el día a día en el Seminario Menor mirobrigense y anima a las familias a llevar allí a sus hijos:

141 B00

Amado Rodríguez 141 B01

Añon Gándara 141 B02

Barbosa Cancelo 141 B03

Bernárdez Pérez 141 B04

Castro Zapatero 141 B05

Despacio y con buena letra

“Despacio y con buena letra”, así ha sido nuestro primer contacto con los seminaristas del Monasterio de San Martín Pinario, ya que el acceso a su vida privada es algo que nos llevará tiempo y confianza.

Si, la comunidad eclesiástica es una comunidad cerrada y a este problema debemos sumarle una característica que acompaña a nuestro grupo, y es que cuatro de nosotras somos mujeres, algo que nos dificulta la tarea.

El acceso a las clases ha sido verdaderamente enriquecedor, pocas son las diferencias con cualquier otra asignatura impartida en las facultades, salvo la antigüedad de las aulas, similares a las de un colegio o un instituto más que a las de una facultad. Los medios online o Twitter se cuelan entre explicación y explicación de la Biblia, ya que los alumnos usan sus aparatos electrónicos casi tanto como nosotros. La Iglesia parece acercarse a las nuevas tecnologías y hasta el propio Seminario Mayor tiene facebook: https://www.facebook.com/smcompostelanoY es que nos extrañe o no, la mayoría de ellos son de nuestra generación. 

Image

 

Fuente: https://www.facebook.com/smcompostelano

A medida que pasaban las clases me fije en que la relación entre ellos es muy similar a la de cualquier estudiante. Susurros durante la asignatura, bromas e incluso algún chiste del profesor. Además cuentan con un delegado, un chico joven que a simple vista destaca con respecto al resto y que parece ser quien mueve los hilos entre los seminaristas. Iremos comprobándolo poco a poco a medida que avance el proyecto.

Cabe destacar que a las clases no sólo asisten seminaristas, los acompañan estudiantes de Ciencias Religiosas y un par de monjas. La relación entre estos tres grupos no parece muy cercana e incluso pudimos hablar con uno de estos estudiantes que realizó una serie de críticas sobre el modo de vida de los seminaristas, sus relaciones y lo alejados que están de la vida real.

Poco a poco las relaciones se irán afianzando y esperamos crear vínculos más cercanos con ellos. Pero como cita el refranero español “vísteme despacio que tengo prisa”.

 

Amado Rodríguez, Sara 141 B01