Arquivo do blog

Lenguaje de abanicos

El abanico, además de convertirse en un elemento indispensable en la indumentaria de una época, se constituye en un instrumento de comunicación ideal en un momento en el que la libertad de expresión de las mujeres estaba totalmente restringida.

Cuando las damas del siglo XIX y principios del XX iban a los bailes eran acompañadas por su madre o por una señorita de compañía, con el fin de que éstas velasen por su comportamiento. Las señoritas de compañía eran muy celosas en el desempeño de la labor que se les encomendaba por lo que las jóvenes tuvieron que inventarse un medio para poder comunicarse con sus pretendientes y pasar desapercibidas.

Este objeto se convirtió en un auténtico parapeto de todo un repertorio que iba desde las sonrisas ingenuas, hasta auténticas declaraciones de enamorados.

Existían diferentes lenguajes del abanico pero todos ellos utilizaban como regla común la colocación del objeto en cuatro direcciones con cinco posiciones distintas en cada una de las cuatro. Con ese sistema se iban representando las letras del alfabeto.

Pero además de esa regla general, había ciertos gestos con significado ya conocido por todo el mundo.

Aquí os dejo un tutorial de Elvisa, una parodia de cómo expresarse con los abanicos:

Baamonde Bermúdez S1C, 1A2

El arte de bostezar.

Todos bostezamos, absolutamente todos. Tanto da que estés en privado o en público, que seas educado o no, es un acto natural y como tal no se puede evitar. Incluso tanto da que seas humano o animal, con que tengas columna vertebral es suficiente.

Hay muchas teorías que hablan de la utilidad del bostezo, como la que dice que sincroniza el comportamiento anímico entre animales gregarios de forma similar al aullido de una manada de lobos durante la luna llena; otra hipótesis que explica que el bostezo es debido a que los antiguos anfibios estaban provistos de branquias, y que el bostezo es equivalente a la respiración branquial. Estudios recientes de escáneres cerebrales han demostrado que el bostezo provoca una única actividad neuronal en las áreas del cerebro que están directamente involucradas en la generación de conciencia social y la creación de sentimientos de empatía.

Un estudio reciente de Ivan Norscia y Elisabetta Palagi de la Universidad de Pisa (Italia), encontró que el contagio del bostezo es probable que ocurra entre miembros de la misma familia, un poco menos entre amigos e incluso menos entre conocidos y extraños. Además, la demora entre el bostezo y la respuesta es mayor entre conocidos y extraños. El estudio sugiere que la empatía y la familiaridad social desempeña un rol en le determinar la presencia, la frecuencia, y la demora del contagio de bostezos.

Por lo tanto, lo que parece más fiable es que los bostezos, como se dijo antes, sean una forma de integrar a un conjunto, es decir, comunicación interpersonal y comunitaria en estado puro, aunque eso sí, no verbal y totalmente involuntaria.

Baamonde Bermúdez, S1C, 1A2

Estereotipos e división

A sociedade en que vivimos está moi marcada polos estereotipos. Fanse xuízos de valor á lixeira, ás veces inxustos ou que non se corresponden coa realidade. Se vistes dunha determinada maneira, se opinas determinadas cousas, se falas ou non galego, encádrate dentro duns determinados ideais. Na situación social actual existe unha división: ou es de dereitas ou es de esquerdas, ou  monárquico ou republicano. Esta división está moi patente nos discursos dos xornalistas dos medios de comunicación do noso país. A grandes trazos, isto é sobre o que opina Manuel Cruz no artigo “Cómo se recoñece a un filósofo de dereitas” no que lle ofrece ó lector unha serie de claves para recoñecer a ideoloxía do redactor que a el se dirixe. Argumenta que actualmente existe un baleirado dunha serie de conceptos, el fala de inquedanzas ou utopía no caso dos progresistas e de falta de empatía nos conservadores, que fan que os discursos reinantes nos medios sexan inconsistentes e sen fundamento.

Na reflexión final invita ós xornalistas, sobre todo ós de dereitas, a ser máis empáticos cos problemas dos cidadáns. Eu penso que ó fin e ó cabo ese é o labor do xornalista, debe ser honesto e claro nos seus argumentos, sendo fiel á sociedade e brindándolle o seu apoio, sendo a súa voz. Baixar do pedestal do poder político e poñerse do lado da sociedade, sobre todo nestes duros momentos de crise económica e social que se están a vivir e nos que a política cada vez cobra máis protagonismo.

Rodríguez Martínez, Raquel  CL4X

Eu non actúo por min mesma

Ó falar de individuo falamos dunha unidade separada do resto, non dun colectivo. Mais esta separación non é total, endexamais poderemos ser totalmente independentes.
Lendo un dos textos que o profesor entregou o venres na clase percateime de algo que, en certa medida, xa sabía dende hai tempo. Por moito que digamos que somos independentes, que somos progresistas, que a nosa mente pensa por si soa e que nada nos coacciona isto non é así. Precisamos vivir na xungla dunha sociedade que nos pon a proba en cada momento. Cada un dos nosos movementos é visto con lupa polo resto das persoas, examinado ó milímetro para poder atopar o mínimo erro e así, afundirnos facendo que eles cheguen a un “nivel superior”.
Temos unha máscara tan pegada a nosa pel que somos incapaces de percibir que está aí, levamos con ela case toda a nosa vida (cando somos cativos penso que todas estas tensións sociais non nos afectan) e xa é parte de nós. Non podemos actuar por nós mesmos, esta máscara actúa por nós (incluso eu, escribindo estas palabras e aínda que non me percate estou sendo influída por esa máscara).
Non sei se me entendedes, só quero dicir que no fondo, un non pode ser “si mesmo” porque sempre estivo condicionado por múltiples factores que o influíron e dos que non puido escapar. Un individuo non se forma a si mesmo nin é dono das súas ideas ou pensamentos. Fórmanos a sociedade, a mesa sociedade que logo nos pon a proba en cada instante. Pero, ¿que lle imos facer? É o mundo que nos mesmos construímos e non podemos escapar del.

Pedrouso Areán, S2E, T3-A

En la puta calle

Trabajar en la calle es duro. Hay que enfrentarse a los elementos (lluvia, frío, sol), a la contaminación (visual, acústica…) y a la gente. Lo peor es la gente. Nunca me he considerado una persona muy cínica pero si muy práctica, que no es lo mismo aunque a veces lo parezca. Mi nuevo empleo, como captadora de socios para una ONG,  me permite conocer y conectar con personas que dentro de mi círculo habitual no trataría, simplemente por el hecho de que con el paso del tiempo acabas siempre con la misma gente en los mismos sitios.

Estar en la calle, con frío, con lluvia, con sol, con coches pitando me brinda la ocasión de parar y hablar durante unos minutos con todo tipo de gente: estudiantes, amas de casa, parados de larga duración, empresarios, trabajadores por cuenta propia, madres con tres niños, divorciados, parejas, ancianos, lesbianas, extranjeros, médicos, banqueros, auxiliares de biblioteca, policías, viudos, dueños de perros, tatuadores …. un amplio sin fin de posibilidades. Lo que he visto, oído y vivido durante estos días me reafirma en mi creencia de que la gente, así en general y abarcando mucho, es de lo peor. La gente no te mira, no te habla, se muestra condescendiente, altiva, te evita, te miente, se ríe de ti, te juzga, cambia de acera … incluso he recogido del suelo a una señora que cayó a mis pies cuando, intentando esquivarme, pisó mal una piedra. De lo peor.

Y sin embargo hay luz al final del túnel porque un día te encuentras a alguien que te sonríe, que te escucha, que se interesa, que te pregunta, que te trata como lo que eres, una persona. Son los menos, a los que buscas con ansia entre la agria multitud, a los que deseas encontrar en tu camino. Solo por ellos merece la pena estar en la puta calle con la lluvia, con el frío, con el sol de justicia, con el resto de esta mal llamada comunidad.

Sánchez Andrade, S3F, T4-A

Mentimos máis do que respiramos?

Dicía  Sófocles que unha mentira nunca sobrevive ata chegar a ser vella, pero digo eu que non será para tanto! Méntese seguido: nas eleccións, no currículo, en internet… e non porque sexamos malos ou porque non quede outro remedio, todo o contrario, a maioría das veces dicimos mentiras por educación, porque a verdade (a veces) doe moito. A mentira forma parte da comunicación e das relacións, xa o dicía Oscar Wilde: “Quen dixo a primeira mentira fundou a sociedade civil”.

Se non o cres, mira isto, apostaría algo a que a diario escoitas e dis máis da metade:

Incluso engadiría algunha máis como: “É que estaba enferma”, “Vou agora mesmo, mamá!”, “Pero que ben che queda ese vestido!”, “Veña, a última e marchamos!” ou “Lin e acepto as condicións e termos de uso”.

Acaso estou mentindo nisto tamén?

Pérez Capelo, S2E, 3B2

Medios de comunicación comunitaria

Os medios de comunicación comunitarios proporcionan unha alternativa vital, orientada por obxectivos sociais en vez do lucro privado, empoderando ás persoas en vez de tratalas como consumidores pasivos, nutrindo o coñecemento local en vez de remplazalo por solucións estándares. A sociedade dende sempre tivo unha gran necesidade de información que os medios trataron de cubrir.O influxo que exercen os medios de comunicación de masas sobre a sociedade actual é innegable, nalgúns casos esta capacidade de intervención sobre o individuo, e por ende, da colectividade social pode resultar beneficiosa e sen embargo noutras ocasións, pode ter un efecto realmente prexudicial.Esta influencia produce unha autentica transformación do individuo. É por isto, que os medios de comunicación comunitarios deben están comprometidos cos enfoques de dereitos humanos, xustiza social e sostenibilidade para o desenrolo e son controlados polas mesmas comunidades.
Sendo a comunicación un dereito básico e unha condición para o desenrolo social, débense realizar as reformas lexislativas necesarias para asegurar o acceso efectivo e políticas de apoio para os medios de comunicación comunitarios.Ademais estes medios necesitan ter acceso suficiente a recursos financeiros que respeten e preserven a súa independencia do goberno e de corporacións comerciais de medios de comunicación. Só de este xeito poderán cumprir a súa función primordial, a de informar.

Díaz Leal, Carla

S1D, 2A1