ME SOBRAN 1.500 CARACTERES PARA DESNUDAR UN PENSAMIENTO

Cuarenta y ocho horas son suficientes para darse cuenta de que somos propia comunicación. Comunicación y descomunicación. Somos cambiantes, influidos por el hábitat propia de los dioses eternos. Los dioses de la pasión y del disfrute. Por Baco, Dionisio y Apolo. Yo voy con  Nietzsche, y me dejo llevar por lo Dionisíaco.

¿Por qué cambiantes? ¿Nunca os ha pasado que depende de la canción que escuchéis queréis hacer una cosa u otra? ¿Quizás quitarle las telarañas a los deseos y enamoraros? Estáis metidos en el mundo apolíneo. Pero, en un minuto, cambiáis vuestra lista en Spotify y ya no queréis enamoraros, queréis vivir la vida. A esto lo llamo yo, dejaros llevar por el mundo dionisíaco. Vivimos entre dos mundos, entre dos dioses. Apolo y Dionisio. Y la película que veáis, la canción que escuchéis, el libro que leáis, las fotografías que visualicéis, os llevarán a decidiros por un dios. Pero sólo durante un minuto, o dos. Así de simple resumiría toda nuestra andaza. Nuestro camino, eternamente marcado por dos diosese griegos inventados. Estamos influenciados por el contorno pero nosotros tenemos el mando y le damos a Play, Pausa, Rebobinar... ¿En qué dios estáis ahora? Y lo más importante, ¿cuánto creéis que durará?

  Barca Marrero, Karla S1A 1A1

Posted on 6 Maio, 2012, in Documentos and tagged , , , . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: