Ahora además de la gripe, se contagian los estados de ánimo

Un experimento realizado en la Universidad de Wurzburg, Alemania, ha analizado el impacto emocional que recibimos de las personas que nos rodean. Los sujetos debían escuchar una voz grabada leyendo un párrafo muy pesado, una traducción del Tratado de la naturaleza humana, del filósofo David Hume. Pero la grabación tenía dos versiones diferentes. Una ligeramente alegre y otra ligeramente triste. La diferencia entre ambas era tan sutil que nadie se podía percatar de ello a menos que se le indicara expresamente. Las versiones determinaban que luego el sujeto saliera un poco más alegre o un poco más triste después del experimento.

Hay pocas cosas más contagiosas que la risa. Imitamos la alegría de un rostro que sonríe tensando los músculos faciales que esbozan la sonrisa, y esto ocurre de manera automática. El corto de Christine Rabette, “Merci”, nos muestra como se transmite magnéticamente la vibración por simpatía o resonancia. Parece que el protagonista es consciente de esto, del contagio de su estado de ánimo y esto hace que reflexionemos sobre la responsabilidad que eso supone, influir en los demás con nuestra actitud.

http://www.youtube.com/watch?v=YdQnuqFlD7U&feature=related

 “Cuando quiero saber lo bondadosa o malvada que es una persona, o qué es lo que está pensando, reproduzco en mi rostro, lo más exactamente que puedo, su expresión y luego aguardo hasta ver cuáles son los pensamientos o sentimientos que aparecen en mi mente o en mi corazón que equivalen o se corresponden con esa expresión”. Edgar Allan Poe

Urrea López, María. GOBE

Posted on 11 Maio, 2012, in Sen clasificar and tagged , , . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. Astrid Seijas Rodríguez

    Muy interesante lo que planteas. Nunca me había parado a pensar en esto y reflexionando un poco si es verdad que cuando compartimos relación con una persona que está feliz nos hace sentir mucho mejor.

    • María Urrea López

      Y viceversa. Cuando una persona nos transmire pesimismo terminamos nosotros mismos por ser así tambien. Quizás sea por esta razón el refrán de “dime con quien andas y te diré quien eres”, porque inevitablemente vas a contagiar y te van a contagiar su estado de ánimo, y en ocasiones también costurmbres y formas de ser… Todo se pega menos la hermosura!

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: