Comunicación: a figura dos avós

Como inciden os nosos avós na educación que lles dan aos netos?

Os avós seguen a ser imprescindibles para retransmitirnos os seus sabios coñecementos e, ademais, proporciónannos un sentido de patrimonio familiar.

Creo que a relación cos avós é especialmente positiva para ambas as dúas partes, xa que os netos coñecen toda a experiencia dos seus antepasados, mentres que os avós senten mellorar a súa propia autoestima e realízanse a través dos netos, cumprindo ao mesmo tempo unha misión interxeneracional que consiste en influír no proceso de identidade dos mozos.

Quen dixo que a mellor educación é a que dan os pais?

Eu creo que non é un factor imprescindible, xa que moitos nenos foron educados polos avós e gozan de igual ou mellor educación que os que foron adoutrinados polos seus pais. O que si que é verdade é que a educación ten que ser complementada ca dos pais.

A convivencia das tres xeracións posibilita e fai preciso á súa vez o entendemento e os pactos entre as diferentes etapas vitais representadas. É recomendable a práctica da comunicación para conseguir unha boa educación . Deben estar presentes os nenos, os pais e os avós.

A relación avós-netos é unha gratificante e frutífera experiencia humana. Por un lado, os avós representan unha fonte de transmisión de saberes do pasado de forma directa e en vivo. Ademais, os vínculos cos descendentes de distintas idades son decisivos para forxar o carácter e cultivar os rasgos máis esenciais da nosa personalidade.

S3A

Posted on 22 Marzo, 2013, in Documentos and tagged , , . Bookmark the permalink. 3 Comentarios.

  1. Concuerdo completamente con lo expuesto en la entrada. Los abuelos y en esencia nuestros mayores son una fuente de conocimiento y de experiencia. Considero que una óptima relación con los mismos nos proporciona una visión más amplia del mundo: de lo que ha sido, de lo que es y de lo que probablemente será. Mucho de lo que soy hoy en día se lo debo a mi bisabuela, una persona fascinante a la que quería todo el aquel que hubo tenido la fortuna de conocerla. A diferencia de lo que acontece hoy en día, mi madre fue quien se encargó de mi educación, con todo, siempre me animaba a pasar tiempo con mis abuelos. Jamás he perdido oportunidad de estar con ellos. Incluso en esa turbulenta etapa que conocemos como “la edad del pavo”, yo continuaba escuchando y pasando el rato con ellos. También he de decir que este respeto y admiración por los mayores, viene nutrido por los lazos tan fuertes que desde pequeño me unieron a mi ya mencionada bisabuela que me demostró como dos generaciones completamente alejadas pueden tener tantísimo en común.

  2. Ao igual que Roberto, eu tamén estou dacordo co que decides no voso post. Dende moi pequena crecín na casa dos meus avós, vendo a meus pais tan só pola noite por motivos de traballo, pero aínda así nunca me faltou comunicación nin afecto por ningunha das dúas partes.
    Coma min, penso que viviron esta situación moitos de nós, e sinceramente creo que é algo positivo en tódolos ámbitos, é dicir nos aprendemos a comunicarnos e a entender as costumes e as limitacións dos nosos maiores, e eles aprenden ou rememoran eso de volver a ser pais e de volver a educar, pero de outra maneira, pois os tempos avanzan a pasos axigantados.
    A pesar de todo, segue existindo xente que pensa que os nenos non deberían de estar atendidos polo avós, senón en guarderías ou inmersos en actividades extraescolares toda o día. Este feito resultame un pouco entristecedor, pois penso de quen máis podemos aprender de nenos é de aqueles que máis viviron.

  3. Está interesante el comentario y las dos respuestas, pero posiblemente por una cuestión de edad perdéis de vista que el trato abuelos/nietos fue una constante de la humanidad hasta nuestros tiempos. Lo habitual fue siempre la convivencia de distintas generaciones bajo un mismo techo, debido en buena medida a la inexistencia de organizaciones o instituciones que se hicieran cargo de las personas cuando alcanzaban la vejez. El sistema de asistencia social empezaba y acababa en la familia. Era así por falta de alternativas, pero al mismo tiempo creaba vínculos indestructibles entre padres, hijos y nietos, conscientes todos de que el paso inexorable del tiempo los haría subir en la escala. El chaval pasaría a la edad adulta y más tarde a la ancianidad, e igual que de joven había cuidado de sus padres, lo mismo esperaba de sus hijos.Así fue la norma durante siglos y siglos, con las lógicas excepciones de las personas que voluntaria o forzosamente vivieron sin descendencia, o por la ruptura de generaciones a causa de guerras o migraciones.

    Los ancianos podrían en algún caso ser una carga cuando la economía apretaba, pero siempre representaron la voz de la experiencia y se escuchaba su opinión cuando había que tomar decisiones transcendentes.

    El mundo es hoy distinto (al menos en el primer mundo occidental en el que vivimos a pesar de la crisis), y ya hay muchos abuelos en residencias especializados para la tercera edad, o en sus propias casas al cuidado de personas a cambio de un sueldo. En todo caso, veo con alegría que la figura del los abuelos continúa siendo un referente para Ángela, Roberto y Eva. Ojalá sea así por mucho tiempo y por muchas generaciones.

    Gallego Estremera T4A S2E

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: