¿Cómo acercarse al Otro?

En las últimas clases hemos hablado de espacios, del acercamiento al Otro en su terreno.Hemos visto cómo dominar ese espacio que nos es ajeno para llegar a la persona. En el TGA traducimos la teoría en práctica:

Un espacio: el albergue coruñés Padre Rubinos.

El Otro: el sin techo.

Una estrategia: alcanzar una posición de acompañantes, guías, voluntarios. Y que así nos vean los usuarios.

Una táctica: el de la la implicación como acompañantes, para llegar al estudio de la comunicación existente dentro del colectivo sin techo y de estos con los voluntarios.

El pasado miércoles preparamos un cine forum en las instalaciones del albergue. El tema (la actualidad en Japón y Libia) era una escusa para entablar conversación y analizar reacciones, interacciones e intercambios. Pudimos distinguir tres partes en el funcionamiento del debate: en primer lugar, el cruce de intervenciones (nuestra pregunta-su respuesta). En un segundo momento, los usuarios del albergue se sienten cómodos e interesados y ya no necesitan de nuestra intervención (hay algún intercambio interesante de opiniones). Y por último, cuando crece la confianza entre los miembros de la sala, ya se deja a un lado el tema para que cada uno hable de su “yo”, de su experiencia.

TGA 2b3

Posted on 25 Marzo, 2011, in Sen clasificar and tagged , . Bookmark the permalink. 5 Comentarios.

  1. Francamente, este paréceme un TGA apaixoante e interesantísimo, á vez de ser parente non moi lonxano do do meu grupo, que trata a comunicación entre un suposto grupo de “excluídos” e a autodenominada “sociedade”.
    Despois de ler este post quédame unha grande dúbida: que opinaron os inquilinos do albergue sobre a situación das persoas en Libia e Xapón? Cal era a súa postura respecto do que afirman os medios?

  2. Rubén Luengo Miguel del Corral

    Permíteme responderte, Pan. No tocante a Xapón, apenas se pronunciaron. Existía unha opinión unánime de que era unha verdadeira traxedia (“¡Un nuevo Chernóbil!”, berrou un dos usuarios do centro) e que a ver se os nipóns lograban, con algo de colaboración internacional, solventar un pouco o problema.
    No tocante ó asunto libio, houbo un certo conflito: por unha banda, os partidarios da necesaria intervención das grandes nacións para botar do poder a Gadafi, e por outra os que alegaban que aquilo era un conflito nacional e que, polo tanto, debíase decidir dentro do propio país, sen necesidade de colaboracións extra-fronteiras. Así, este bando non vía correcta a intervención española nun conflito que xa conta con mortes civís, especialmente dada a situación económica en España.
    Tras un acalorado e polémico debate, ningún dos bandos logrou porse de acordo. Minto, si que houbo unha cousa na que ambos coincidían: se os estadounidenses deciden entrar na guerra, 1º aniquilaran a cantos poidan, e 2º levaranse todo o petróleo.

  3. Nuria Lago Rodríguez 2b3 2M

    Como ya se dice en el post el debate era un poco una excusa para acercarnos más a ellos. Íbamos un poco predispuestos a que todo saliese mal y no teníamos mucha esperanza en que el debate fuese a resultar. Pero por suerte nos equivocamos, menos mal!! Tras una fase de respuestas y un posterior diálogo entre los presentes, la experiencia personal cobró cada vez más protagonismo. Nada mejor para analizar las relaciones entre “El voluntario y el Otro: el sin techo” que meterse en la piel de un voluntario. Una experiencia muy recomendable y muy gratificante.

  4. Alejandro López Carballeira

    Hola Jorge,
    Quisiera añadir una conclusión más dentro de nuestro TGA que me viene a la cabeza al leer en tu comentario la palabra “sociedad”.
    Pues cuando hablamos de colectivo sin techo nos referimos a algo más que un perfil dentro la sociedad, nos referimos a una sociedad dentro de la sociedad. Es decir, un conjunto de individuos (que a pesar de nuestros intentos por catalogarlos) no tienen nada más en común que no tener vivienda. Son muy distintos, y por ello, se cierran y son individualistas.

  5. Ángel Miranda Ramos

    Totalmente de acordo contigo, Alejandro. Eu tamén penso que estas persoas, que non teñen a sorte de ter un teito baixo o que durmir, tamén deben ser considerados como membros dunha sociedade que á súa vez forma parte da nosa. Estás persoas forman unha sociedade entre eles, xa que comparte cousas en común e teñen uns mesmos obxectivos. Deste xeito,tal e como di Alejandro son un tanto individualistas porque cada un mira o seu porvir

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: