Un juego de…¿manipulación?

¿Es la programación televisiva fruto de lo que los espectadores demandan? ¿Consumimos lo que queremos o lo que las cadenas nos imponen? Estas preguntas que todos nos hemos planteado las refleja la película Un juego de inteligencia, aunque quizás sin llegar al fondo de un asunto que preocupa a una parte importante de la población.

El protagonista, tras ver como su vida se desmorona abandona su posición acomodada como programador de realities para cambiar la mentalidad de todo un país. Para ello, ayudado de un grupo de marginados en paro, manipulan los audímetros para que los datos reflejen algo que no es verdad (que la gente ve documentales en vez de telebasura).

Este es un tema “tabú” en España, del que apenas se habla. ¿Qué opináis de los audímetros, condicionan unos pocos lo que ve todo un país?

 

PELÍCULA    TGP 1E

 

 

Posted on 24 Marzo, 2011, in Sen clasificar and tagged , . Bookmark the permalink. 6 Comentarios.

  1. Ana Pérez Martín

    No he visto la película, aunque tal y como la ponéis parece interesante.
    Como seres sociales que somos,creo que sin darnos cuenta nos dejamos llevar por lo que los demás hacen. Yo pienso que si los audímetros muestran que hay un programa seguido por millones de espectadores lo querrás ver un día para descubrir si realmente merece la pena.

  2. Sonia Herrera Rey

    Estoy de acuerdo con Ana, la película pinta bastante bien.
    La verdad es que creo que aunque hoy en día hay una gran diversidad de programas de todo tipo en los medios de comunicación, la mayor parte de ellos no cubren las necesidades informativas de los espectadores.
    Creo que en ocasiones nos vemos “obligados” de alguna forma a consumir ciertos progamas que las cadenas nos imponen, pero que no por ello son más interesantes (claro ejemplo de ello es la aparición cada vez mayor de telebasura que existe hoy en día).

    • Quizás no es un peliculón, pero si que hace reflexionar sobre los temas que las dos habéis tratado. En concreto, en el tema de los audímetros lo peor es que a lo mejor sólo estudian a mil individuos (por poner un ejemplo) y esos deciden lo que ve la mayoría de un país. En concreto en la película se dice que, además, se excluye de estos estudios a parados y estudiantes.

  3. Los audimetros y Galicia

    Las audiencias son una buena parte del negocio de los medios (de la televisión sobre todo) Sin ellas los anunciantes, mejor dicho las agencias de anunciantes, no financiarían el gasto de los contenidos de las cadenas. Hasta hace bien poco, 300 audimetros se repartían por Galicia (ahora parece que han aumentado) y, efectivamente, decidían la programación de las cadenas y fundamentaban aquella sentencia de los directivos de las cadenas “les damos lo que les gusta”. En un estudio de una revista sobre este tema se comprobó que la mitad de aquellos audimetros gallegos no funcionaban, o el necesario feedback de aquellos que sí tenían en su mano (y en su casa) cambiar la orientación de la programación no era ni mucho menos el apropiado. Todo esto forma parte del engranaje, de la venta de espacio para financiarse. Era mentira entonces el share que se ofrecía a las agencias de anunciantes como real, era mentira también que nos daban lo que nos gusta. Mientras los dueños de los audimetros se forraban y el establishment de las teles se mantenía. No hay como ser intermediario de los públicos. En la sociedad de consumo, estos tipos viven como dios, sin apenas esfuerzo.
    Marcelo

  4. Andrea Fernández Alejandre

    Yo de lo de los audímetro no me fío na de na. Y después de los datos que acaba de poner el profesor menos… Sí que es cierto que se dice que los medios eligen qué vamos a ver y de qué vamos a hablar… Evidentemente, a mi no me dan lo que quiero ver: muchas series, pelis buenas… para eso me tengo que ir a Digital + y pagar. Tu ves lo que hay y dentre eso selccionas. Pero vamos, que me gustaría poder tener un sistema de medición de audiecias completamente fiable. Me gustaría ver los datos VERDADEROS de la audiencia española… Quiero saber qué ven los españoles, y de momento, con el sistema actual, no me fío.

    Andrea Fernández Alejandre, 2A1, 2G

  5. El problema es que los medios de comunicación son un negocio más. En lugar de regirse por la calidad, se regulan por leyes de oferta y demanda. Lo único que controla la programación son los audímetros y, en última instancia, leyes que impiden que se difundan ciertos contenidos (que subirían la audiencia). No existe afán por la profesionalidad, sólo por el dinero.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: