¿A qué precio?

Dicen que la entrevista del periodista David Frost al Presidente de Estados Unidos Richard Nixon ha marcado un antes y un después en el periodismo televisivo. El señor Frost fue y seguirá siendo recordado como el periodista que consiguió que Nixon reconociese el verdadero promotor del Escándalo Watergate. El líder del mundo libre había dimitido como consecuencia de la presión social, pero lo hizo sin haber reconocido, hasta la entrevista de Frost, su culpabilidad. Sin embargo, para algunos, Frost no ha quedado exento de críticas, pues ofreció una ostentosa cifra de 500.000 por una entrevista de más de 30 horas. Incluso diversas fuentes indican que fue una cantidad más cuantiosa. De esta manera, hay algunas versiones que indican que aunque la conmovida cara del Señor Nixon indicase lo contrario antes las pantallas, la confesión estaba planificada.

Kienyke.com

Kienyke.com

Según estas fuentes, después de la gran compensación económica que se le había entregado y la clara victoria durante toda la entrevista, esa era la mejor táctica que podría emprender.

Así que cabe destacar que la célebre entrevista ha tenido una gran importancia histórica, y periodística en su momento. Pero tal y como se nos reconoce en el film, no es hasta la última parte del encuentro cuando la entrevista adquiere valor. Frost encarna al periodista que ejerce su papel como contrapoder o cuarto poder. Sin embargo, el mito parece desvanecerse al tener en cuenta la cifra por la que pagó por la entrevista o la supuesta premeditación de Nixon.

PICALLO DOCE, IRENE BCP 306

Posted on 18 Febreiro, 2014, in Lecturas e filmes and tagged , , . Bookmark the permalink. 3 Comentarios.

  1. Lo importante de una entrevista, y de esta en concreto, es sacar de ella algo que se desconocía, sacar un titular. Siendo Nixon el único presidente que abandonó el cargo, fue él el que quería utilizar a un medio de comunicación para lavar su imagen. En ese caso, me parece válido que se ofrezca tanto dinero por hacer una confesión tan importante como finalmente hizo.
    Respecto a si la entrevista pactada, creo que en cualquier entrevista a una gran personalidad, tiene que haber un pacto. Todo está estudiado. Yo pondría por caso la de Oprah a Lance Armstrong (http://www.youtube.com/watch?v=ItUsss7VnBA). Él tenía problemas de dinero, tenía que pagar una multa por dopaje multimillonaria y Oprah le iba a pagar por hacer una confesión. Los fans del exciclista querían conocer esa verdad y a ellos no les importa el dinero que pagó la televisión. No podemos cuestionarnos si una verdad cuesta mucho o no. Y los periodistas nos debemos a la verdad.

    Pérez Álvarez, Lucía 142.E03

  2. Buenas Lucía. Bien es cierto lo que dices, pero mi intención ha sido poner en duda el valor de esa entrevista. Desmitificar un poco a Frost porque ha sido sobrevalorado al haberle atribuido unos méritos que han sido cuestión de suerte. Aún así, también digo que independientemente de eso, esa entrevista tiene un gran valor histórico y en su momento periodístico.

  1. Pingback: Analizando el trabajo en equipo: memorias posts 142.E00 | Común (e persoal)

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: